miércoles, 4 de marzo de 2009

Azaña "jacobino"


































Pío Moa (en "Los Mitos de la Guerra Civil") considera a Azaña una inteligencia jacobina, dispuesta como Robespierre a cortar cabezas si la ocasión lo imponía. Escribe "Al jacobinismo español lo distinguía una débil producción intelectual y un cerrado anticatolicismo". No dice que Azaña fuera todo eso, sino que simplemente le adjudica el rótulo. Por ello encuentra  que la actitud de Azaña, en defensa de la República, es puro jacobinismo dándo a entender que, como tal,  fue una respuesta extrema, de un radicalismo injustificado.
Pio Moa tiene todo el derecho de opinar como le guste, pero veo mucho más cercana a la realidad la descripción que de la actitud del ese entonces Ministro de Guerra de la República, hace Santos Juliá Por lo de pronto nada de "jacobinismo" sí de firmeza; respeto a la ley y la búsqueda de un ambiente de seguridad que era esencial para la estabilización del nuevo régimen. 
La actitud de los detractores de la República, y justificadores del levantamiento militar, recuerda bastante a la manera humorística en que el filósofo Bertrand Russell conjugaba ciertos verbos: "Yo soy firme, tú eres obstinado, él es un tonto cabeza dura".