viernes, 2 de octubre de 2009

La CNT y la FAI en los años de la República.

El libro de Julián Casanova "De la calle al frente. El anarcosindicalismo en España (1931-1939)" Editorial Crítica, Barcelona, 1997. Está lamentablemente agotado. Lo he buscado por las librerías de Barcelona y no lo encuentro. Conseguí un ejemplar en la Biblioteca y aquí pongo unos datos muy interesantes contenidos en el texto citado.
Se trata de las Finanzas de la CNT, la organización sindical anarquista que en los años de la Segunda República fue la mayoritaria (respecto de la otra, socialista, UGT).
Como se puede leer, en marzo de 1933, los afiliados en Cataluña habían bajado a 149.000 (considérese que Cataluña era, en esos momentos, la zona más popular del anarquismo español), de los cuales sólo la mitad cotizaban, y de éstos los "morosos y parados" tambien rondaban el 50%. Por lo tanto las finanzas eran francamente raquíticas, a pesar de su gran popularidad, respecto de la otra central sindical.
Lo interesante, para el estudioso del movimiento anarquista, es "el estado de cuentas de la organización" que se veía agravado por la "notable incapacidad para gestionar el escaso dinero", como puede leerse en la pág. 70.
La propia estructura de la CNT era un olla de grillos dónde "cualquier confederacion regional, apelando, eso sí, a la autonomía y al federalismo, podía decidir el momento, sin "órdenes desde arriba", de cabalgar "sobre la quimera revolucionaria"" (ver pág. 71).




El grado de confusión organizativa era una situación permanente que se mantuvo durante la Guerra Civil. Evidentemente la popularidad y heroísmo de los militantes anarquistas sufrió duramente en su eficacia por la discrepancia entre los propósitos y los medios puestos a ese fin.
Estas páginas describen la situación.