viernes, 19 de diciembre de 2008

Mussolini y la Guerra Civil Española 1936-39











Mussolini desde 1931 pasó a patrocinar a los enemigos de la República Española. La consideraba un anacronismo con 150 años de retraso. Por otra parte tampoco consideraba al país; para él España era un lugar remoto, atrasado y sin importancia internacional. Aunque Mussolini subvencionó a José Antonio Primo de Rivera, el fundador de la Falange, no lo consideraba particularmente.

Franco fue el que pidió ayuda a Roma (también lo hizo, desde el exilio, el rey Alfonso XII), inmediatamente después del Alzamiento. Al principio los italianos negaron su apoyo. Como Franco mencionó que quería instaurar un gobierno de “tipo fascista”, el Conde Ciano, Ministro de Relaciones Exteriores, accedió a conceder los aviones que pedía Franco, pero, eso sí, pagándolos por adelantado.

Los franceses protestaron al caer dos de los aviones italianos en el Marruecos francés y confesar su misión los pilotos, pero la prensa fascista rechazó la condena francesa, y también se le unió el “Obsservatore” que consideró a la recientemente iniciada guerra civil española como un conflicto entre “la humanidad y los excluidos de la misma”. Naturalmente los “excluidos eran los republicanos.

Italia fue la principal potencia que ayudó al esfuerzo franquista, con un coste oficial de 3819 muertos, alrededor de 12.000 heridos y la pérdida de 157 tanques. El coste de la ayuda fue evaluado en 8500 millones de liras de la época.

Las páginas que se muestran del libro de Bosworth, Dr. por la Universidad de Cambridge y una autoridad en historia italiana, pertenecen a su libro sobre Mussolini.