martes, 1 de julio de 2008

Redes neuronales. 4

A pesar de que las redes neuronales son un tipo de inteligencia artificial, los investigadores de redes neuronals y los que trabajan con i.a. simbólica forman comunidades distintas. Tradicionalmente, la inteligencia artificial, el esfuerzo por crear máquinas inteligentes, ha igualado la inteligencia a la parte consciente de nuestros procesos mentales. En esta tradición, la inteligencia mecánica halla su inspiración en el modo en que resolvemos problemas ajedrecísticos o analizamos frases gramaticalmente (...).

Por otro lado, las redes neuronales han tenido hasta ahora mucho más éxito en el tipo de procesos mentales que no podemos describir con palabras, como identificar un modelo en una confusión de sonidos de manera que podemos hallar un cachorro de dálmata incluso en la oscuridad de un bosque; o clasificar cosas de modo que podemos decir lo que es un gato y lo que no, a pesar de que es extremadamente difícil articular normas para definir lo "gatuno"; o completar un esque tan sólo con una parte de los datos para poder recordar la cara de Greg, el día de su cumpleaños (...)

(...) no hay reglas explícitas que definan "gato" en la red neuronal. Tampoco hay una búsqueda mediante un árbol de decisión de todas las posibles correspondandes para "recordar" (...) La inteligencia es una propiedad que surge de la interacción de todas esas pequeñas y tontas neuronas. De algun modo reside en el conjunto.
Pag. 26 y 27 ut supra.

El aprendizaje de una lengua, de hecho, dicen Rumelhart y McClelland, no es un proceso de adquisición de reglas en absoluto. Las reglas describen la estructura de la lengua resultante, pero no tienen nada que ver con el proceso de aprendizaje de la lengua. Paradójicamente, los seres humanos no necesitan aprender reglas para producir un comportamiento que pueda ser descrito por reglas. Ese comportamiento emerge de la interacción de la fina estructura del cerebro y las estructuras potenciales en el entorno.

En 1985 Rumelhart McClelland diseñaron una máquina para comprobar esta teoría (...)
Pag. 75


Jim Jubak
La Maquina Pensante. El cerebro humano y la inteligencia artificial.
Ediciones B. Documentos.
Bcn, feb93