miércoles, 2 de julio de 2008

Jordi Pujol y los andaluces

Date: Sat, 01 Feb 1997 22:24:04 +0000

El hombre andaluz.

Me sorprende mucho que pueda ser linchado públicamente un catedrático de universidad por enseñar, entre otras cosas -muy discutibles, desde luego- que hay razas que parecen estar menos dotadas que otras para el pensamiento abstracto y que, sin embargo, se pueda editar lo siguiente, sin que hasta el momento sepa que haya suscitado ningún tipo de repulsa:

"...El hombre andaluz no es un hombre coherente, es un hombre anárquico. Es un hombre destruido. (...) es, generalmente, un hombre poco hecho, un hombre que hace cientos de años que pasa hambre y que vive en un estado de ignorancia y de miseria cultural, mental y espiritual. Es un hombre desarraigado, incapaz de tener un sentido un poco amplio de comunidad. A menudo da pruebas de una excelente madera humana, pero de entrada constituye la muestra de menos valor social y espiritual de España. Ya lo he dicho antes: es un hombre destruido y anárquico. Si por la fuerza del número llegase a dominar, sin haber superado su propia perplejidad, destruiría Cataluña. E introduciría su mentalidad anárquica y pobrísima, es decir, su falta de mentalidad."

Lo antedicho está escrito en el libro "La inmigració, problema i esperança de Catalunya", (Editorial Nova Terra, Barcelona, 1976, págs. 65, 67 y 68) y lo firma Jordi Pujol i Soley, actual presidente de la Generalitat de Catalunya.