martes, 1 de julio de 2008

Dos bombas mejor que una

Jorge Wagensberg
La Hormiga Astronauta
Mundo Científico, nº 197. Enero 1999, pag. 93

La probabilidad de un suceso es una medida de la verosimilitud de su ocurrencia. Casi todas las confusiones y bromas que tienen que ver con la estadística nacen de un único malentendido: la definición del concepto probabilidad sólo tiene sentido antes de que el suceso ocurra.

La probabilidad de un suceso histórico siempre es igual a uno. Es el límite superior de la verosimilitud, la certeza. Eso es casi todo lo que hay que saber para evitar el anumerismo estadístico y algunas de sus consecuencias, tales como la fe en los juegos de azar y en tantos otros negocios que explotan la incertidumbre del futuro. Un chiste ejemplar:

En un control de aeropuerto se intercepta a un matemático que pretendía subir al avión con una bomba oculta en su maleta. El profesor, con una sonrisa pícara, declara a los indignados agentes que la suya es justamente una medida de seguridad ... he calculado que la probabilidad de que en un avión comercial haya dos bombas es mucho menor que la de que haya sólo una... La anécdota nos hace reír, pero ¿sabemos de qué nos reímos? (...)