miércoles, 17 de septiembre de 2008

El placer de las matemáticas

71. Hay una minoría de personas que inmediatamente piensan en 
las cuatro letras [cuando se dice "Roma"]... Ven directamente las 
propiedades abstractas, formales... Les gusta lanzarse a una serie 
de cálculos, coincidencias, correlaciones. Roma, cuatro letras, 
tres millones de cohes; Londres, siete letras,siete millones de 
coches... 

72. Pues bien, la enseñanza de las matemáticas en la escuela 
puede proporcionarnos esta clase de placer: sentir que crece en 
nosotros, en contra de nuestra espontánea inclinación, una 
familiaridad con las magnitudes, las cantidades y las relaciones 
puras. 

73. Dos aspectos poco naturales, y por tanto un poco odiosos, de 
las matemáticas están ya reunidos: el papel fundamental del 
razonamiento sobre los símbolos y el hecho de que nuestra 
intuición no puede legislar sobre las propiedades matemáticas. 
Dicho de una manera simple, la existencia y las propiedades de 
las entidades matemáticas son algo que se descubre, no algo que 
se inventa o se "estipula". 

El carácter necesario de las verdades matemáticas nos fastidia, 
porque está muy alejado de nuestra experiencia cotidiana, de 
nuestro natural subjetivismo. 

75. ...se trata de ser fieles al espíritu de la primera convención y 
de no contradecir ninguna de las propiedades de los números y 
de las operaciones que ya hemos establecido. 


Massimo Piattelli Palmarini
Las Ganas de Estudiar
Editorial Crítica.
Colección Drakontos