lunes, 15 de septiembre de 2008

Ángeles

 miércoles, 23 de noviembre de 2005 11:34
* Fuente: 
http://www.dw-world.de/dw/article/0,,1788302,00.html?maca=spa-Titulares-640-html
¡Angel de la guarda, no me desampares! 
La adoración a los seres celestes se remonta al siglo IX. 

La creencia en la existencia de ángeles protectores es tan vieja como la humanidad misma. En Alemania la mayoría de la población cree que estos seres divinos existen y que están a su lado en momentos de adversidad. 

Según una encuesta realizada por la revista "Vida y educación"  (Leben und erziehen), el 84% de un centenar de personas entrevistadas reconocieron creer en la protección de los seres celestes. Sólo un 8 por ciento de ellos calificó como una tontería tener ese tipo de creencias.  

Según la fe católica sin embargo, cada persona tiene a su lado un ángel protector. El evangelio según San Mateo sostiene "que todos tenemos un ángel de la guarda que nos acompaña a lo largo de la vida y nos protege ante situaciones de peligro". 

Antigua tradición                             
El coleccionista y fundador del Museo del Angel de la Guarda, Dieter Friedrich. 

Los ángeles vuelven a estar de moda, sobre todo ahora que se acerca la Navidad. La creencia en los ángeles tiene una larga tradición, fundamentada en la Biblia y fuertemente arraigada en la fe popular. Los primeros precursores de nuestros ángeles los encontramos en los guardianes de los templos babilonios, sumerios y asirios. 

La celebración del día del ángel de la guarda se remonta al siglo XVI en España y desde entonces se celebra cada 2 de octubre. Sin embargo la adoración del ángel custodio es una tradición más antigua, que data del siglo 9 cuando se le adoraba en celebraciones familiares. En Inglaterra desde el año 800 se celebraba una fiesta a los ángeles de la guarda y desde entonces se multiplicaron las oraciones al ángel protector. 

Angel de la guarda, dulce compañía. Museo en Alemania

No muy lejos de la ciudad de Heidelberg, en el sur de Alemania, en la pequeña localidad de Bad Wimpfen, se encuentra el único museo en el mundo dedicado al Angel de la Guarda.  

En el pequeño museo albergado en una antigua casa de entramado se muestran las más variadas representaciones de querubines. El visitante encontrará imágenes de serafines europeos realizadas con todo tipo de materiales. Las más antiguas se remontan a principios del siglo  siglo XIX. En total se muestran 600 ejemplares. 
 
Eva Usi