martes, 16 de septiembre de 2008

Razones contra "la excepción cultural"

fuente: El País, domingo 25 de julio de 2004, pag.11
Resumen:
2 argumentos se usan para justificar la excepción cultural:

1. Los bienes y productos culturales no pueden someterse a las fuerzas del mercado porque tenderían a ser desplazados por productos chabacanos, de baja calidad.
2. Estos productos deben ser protegidos por el Estado, ya que son parte primordial de la identidad de un pueblo.

Objecciones:

a. Se afirma que libertad y cultura son incompatibles, y que por lo tanto hay que practicar un "despotismo ilustrado".

b. Si se respeta la libertad la cultura estaría perdida porque la gente siempre elige la bazofia cultural. Por lo tanto hay que, por medio de subsidios, impuestos y obligaciones privilegiar los buenos productos.

Pero ¿quién decide entre lo bueno y lo malo? Artistas?, Burócratas? Políticos?

c. La idea de 'identidad cultural' es una ficción confusa. La cultura de un país está formada por tendencias y obras artísticas contradictorias. La creación que perdura siempre expresa visiones del mundo universales y fueron concebidas más allá de un horizonte localista. Ni siquiera la lengua puede ser considerada como tal, ya que abarca diferentes países y épocas. La esencia cultural de un país es una superchería metafísica fruto del nacionalismo.

d. Los productos culturales son diferentes de los otros, pero lo son porque en vez de desplazar del mercado a sus competideros les abren las puertas. Una obra de teatro, un libro, una pintura que tiene éxito invita a consumir más arte dramático, más literatura, más pintura. 

e. Querer acabar con el mercado porque la gente no sabe consumir es confundir causa y efecto. Si el gobierno quiere hacer algo que mejore la educación, no dedicar el dinero para subsidios que fomentan la corrupción y a los artistas mediocres.

f. La obligación primordial de un gobierno es fomentar la libertad en el más amplio sentido de la palabra; facilitando que los productos culturales circulen libremente. La idea de "proteger" a la cultura es peligrosa. Las culturas se defienden solas.