jueves, 4 de septiembre de 2008

La guerra que había que ganar

Murray(2000) Williamson Murray y Allan R. Millet "La guerra que había que ganar" Editorial Crítica, Colección Memoria Crítica, Barcelona, 1ra.Edición marzo 2002, 2da. Edición junio 2002, pp. 736 Tit.Orig: A War to be Won. 

Autores: W.M. es Senior Fellow en el Institute for Defense Analysis de Washington. A.M. es profesor de Historia Militar en la Ohio State University.

·FT (Fichas de texto):

Cap.16, 1944-45

Pág. Suceso
496 El ataque soviético. Operación Bagration, contra el Grupo de Ejercitos del Centro.

498 Destitución del Gral. Busch por Model, a raíz de la liquidación del G.E.Centro; los soviéticos, al contrario de los occidentales siguen atacando y explotan la penetración. Los transportes americanos permiten ese ataque.

499 Soviéticos se frenan junto a Varsovia. Descanso general. Hasta ese momento habían avanzado el frente 320 km, con más de medio millón de bajas alemanas. Pérdidas soviéticas de 243 mil muertos y 800 mil heridos.

501 Ahora los soviéticos se dirigen al sur y atacan Rumania, Bulgaria y Hungría; nueva victoria y Stalin consigue su propósito de extender su dominio de cara a la posguerra.

505,1 La campaña de los Balcanes alargó la guerra en el Este, pero permitió a Stalin conseguir sus objetivos políticos.

·Nazismo

"La mayoría de los líderes y observadores no se percataron de la naturaleza demoníaca de la amenaza nazi. Lev Trotski comentó despectivamente que el movimiento fascista era polvo humano, a la vez que Josif Stalin arguyó que el fascismo representaba la última etapa del capitalismo. A principios de los años treinta, los comunistas se afanaron en atacar a los socialdemócratas por considerarlos "socialfascistas", con lo cual destruyeron la unidad de la izquierda, especialmente en Alemania. Los secuaces alemanes de Stalin eran tan enemigos de la república como los nazis, sólo que menos hábiles.

Hubo, por supuesto, mucha gente que preparó el camino para el nazismo. Una masiva campaña de desinformación por parte de la burocracia de la república de Weimar persuadió a la mayoría de los alemanes de que el Reich no había sido responsable de la última guerra y de que, en noviembre de 1918, el ejército había permanecido imbatido en el campo de batalla hasta que los judíos y los comunistas le asestaron una puñalada por la espalda. Un clima nacional de autocompasión e intemperancia alimentó el atractivo del partido nazi." (#17)

·Barbarroja

Se describen las importantes deficiencias del proyecto del ataque alemán (pag. 136 a 145), sin embargo, a pesar de ellas "Stalin estuvo a punto de echarlo todo a perder. Estacionó las mejores unidades del Ejército Rojo en las zonas fronterizas y con ello consiguió que fueran aniquiladas cuando empezó la campaña, al tiempo que los temores que le infundían la estabilidad política de la Unión Soviética le empujarían a malgastar la mayor parte de sus reservas de hombres y material antes del invierno." (#145).

#146
Con dos ejércitos de infantería y un grupo blindado, el Grupo de Ejércitos del Norte arrancó desde una pequeña cuña de territorio en Prusia Oriental. Los tanques del 4º grupo blindado no tardaron en poder operar libremente y se dirigieron a toda velocidad hacia el rio Dvina, en Letonia. El LXVI cuerpo blindado de Manstein alcanzó el citado rio en cuatro dias y tomó los puentes de Dvinsk, a unos 320 km del punto de partida...

La indecisión de Leeb, junto con la falta de directrices para avanzar hacia Leningrado detuvo lentificó el avance