viernes, 29 de agosto de 2008

El ahorro alemán

Sat, 18 Dec 2004 11:46:28 -0500
Subject: Primer mandamiento: ¡Ahorrar!

* Fuente:
http://www.dw-world.de/dw/article/0,,1431970,00.html?maca=spa-Titulares-640-html

Tacaño, más tacaño, el más tacaño.

Ahorrar parece haberse convertido en el deporte favorito de los alemanes. Ante tanto esfuerzo por reducir los gastos, el comercio germano empieza a reestructurar su ofensiva para sobrevivir en los nuevos tiempos. Seguro, moderno, informado, pero también exigente y burdo a la hora de demandar rebajas. Así es como definen los comerciantes al moderno cliente alemán. Los germanos padecen en masa el virus de "cazagangas" y, necesitados o no, concentran sus compras en cadenas de descuento. Por estos días uno de los pasatiempos más comunes es el de comparar precios y el regateo. A los comerciantes no les ha quedado más que reaccionar a tan generalizada tendencia popular.

La palabra mágica

Si hasta hace unos meses la mayor parte de comerciantes se cuidaba de calificar su mercancía de "barata", por la denotación negativa de la palabra y a lo más la habría calificado de "económica", ahora esta de moda la palabrita. No hay rama comercial que no trate de atraer la atención del consumidor con lemas en donde lo que más sobresalta es justamente la palabra ganga u otra similar. Incluso aquellas empresas que no se han visto perjudicadas por la caída de demanda han descubierto que esta es la palabra mágica para atraer la atención del público.

La avaricia es genial

Lo que comenzó siendo la necesidad de algunos que realmente tienen muy poco dinero en el bolsillo, se ha difundido y convertido en una tendencia social. Empresas dedicadas a la organización de eventos explican, por ejemplo, que muchos de sus clientes les piden organizar las fiestas de navidad y fin de año de tal forma que no parezcan demasiado lujosas. Conscientemente se pide que ahorren en dos áreas, la música y la comida, para dar la imagen de que no hay dinero para desperdiciar.

Todo indica que en Alemania el lema de "la avaricia es genial" se ha marcado en las mentes. El slogan de un comerciante de electrodomésticos parece definir el espíritu moderno en Alemania, en donde ser tacaño ha dejado de ser negativo.