lunes, 25 de agosto de 2008

Células pro y eucariotas

Christian de Duve
El Orígen de las Células Eucariotas
Investigación Y Ciencia, junio 1996, nº 237
pág. 18 a 26.

C.de D. compartió en 1974 el premio Nóbel de fisiología y medicina con Albert Claude y George Palade "por sus descubrimientos relacionados con la estructura y organización funcional de la célula" Prof. de la Universidad Católica de Lovaina y La Rockefeller de Nueva York, Autor de "La célula viva" y fundador del Instituto Internacional de Patología Cerebral y Molecular.

[Presentación] Animales, plantas y hongos deben su existencia a una transformación en virtud de la cual bacterias diminutas y elementales se convirtieron en células grandes y dotadas de una organización compleja.

Resumen:

Hace 3700 millones de años que surgieron los primeros seres vivos unicelulares, los procariotas, así llamados por carecer de un núcleo identificable. Estos organismos crecieron y se multiplicaron y en un lento proceso de millones de años dieron paso a un nuevo, las células eucariotas, provistas de un núcleo donde se localiza la maquinaria genética (eu -bueno-, kayron -núcleo-, en griego). Desde entonces todos los organismos pluricelulares son eucariotas, provistos de células con núcleo y con una complejidad desconocida en las procariotas. Dado que esta evolución no ha dejado fósiles, por razones evidentes, el paso de una organización a otra tiene que ser deducido a partir de la diferencia entre ambas apoyándonos en lo que ya sabemos sobre los mecanismos evolutivos. Las células eucariotas son de gran tamaño, en términos de volumen, unas 10.000 veces mayores que las procariotas, y su longitud oscila entre los diez y treinta micrómetros (las procariotas miden alrededor de un micrómetro de diámetro). El ADN en las procariotas, "formado por una ristra circular" está en contacto directo con toda la célula; en cambio en sus sucesoras tiene departamento propio, el núcleo, rodeado por el citoplasma que a su vez está segmentado por membranas que forman una red de compartimentos con funciones muy diversas pero necesarias para la vida de la célula. En el citoplasma tiene cabida millares de estructuras organizadas, los orgánulos, cada uno con un tamaño equivalente a una célula procariota. Como se ve la diferencia entre ambos organismos es de tamaño y de diversidad; algo similar a comparar una pequeña aldea rural con una gran ciudad.
No obstante estas diferencias el parentesco entre ambos está probado. Probablemente la separación entre ambos se produjo hace más de 3.000 millones de años y el autor desarrolla a continuación los complejos procesos que hicieron posible el surgimiento, desarrollo y preeminencia del segundo.

1 comentario:

francisca ibarra dijo...

wou gracias, no entendia la base de este articulo. soy estudiante de media y tenia k hacer un informe sobre el articulo de chistian de duve en verdad me ayudaste a comprender de que trataba gracias :D :D