jueves, 21 de agosto de 2008

Metabolismo, anabolismo y catabolismo

G. A. Thibodeau y K. T. Patton

“Estructura y Función del cuerpo humano”

Hartcourt-Mosby

Madrid, 1998

Structure and Function of the Body, 1997

Nutrición y metabolismo son dos palabras que se usan juntas muchas veces pero ¿qué significan? El término nutrición se refiere a los alimentos (nutrientes) que comemos. La nutrición apropiada requiere un balance de tres tipos básicos de alimentos: hidratos de carbono, grasas y proteínas más vitaminas y minerales esenciales. La mala nutrición es una deficiencia o desequilibrio del consumo de alimentos, vitaminas y minerales.

Una buena frase para recordar en relación con la palabra metabolismo es «uso de los alimentos», puesto que básicamente eso es el metabolismo: el uso que hace el cuerpo de los alimentos después de ser digeridos, absorbidos y transportados hasta las células.

El cuerpo utiliza los alimentos de dos formas: como fuente de energía y como bloques para la construcción de sustancias químicas complejas. Antes de poderlos usar para esos dos fines, los alimentos tienen que ser asimilados.

La asimilación ocurre cuando las moléculas de los alimentos entran en las células y experimentan en ellas muchos cambios químicos. Todas las reacciones químicas que liberan energía a partir de las moléculas de los alimentos constituyen el proceso del catabolismo, un proceso vital puesto que representa el único mecanismo mediante el que el cuerpo puede suministrarse a sí mismo la energía necesaria para realizar cualquier trabajo. Las muchas reacciones químicas que transforman las moléculas de alimentos en sustancias químicas más complejas constituyen el proceso del anabolismo. El catabolismo y el anabolismo componen el proceso del metabolismo.