jueves, 14 de agosto de 2008

Llevar un Diario

From jbermejo@iponet.es Sat Oct 16 22:59:38 1999
Date: Sat, 16 Oct 1999 22:59:38 +0200
El Sat, 16 Oct 1999 19:32:39 +0200 escribio [Manuel
]:

>Lleva tiempo anotar las cosas, pero es muy rentable, todo esto lo
>aprendí de Carlos.
>Me escribe Cristobal de Sevilla, hoy y puedo saber lo que opina pues
>me mando un agradecimiento hace 3 meses el cual anoté...

Sin duda el anotar es muy util y frecuentemente necesario.

Aprovecho para decir algo que pensé el otro día viendo unos msj vuestros pero que creo que no llegué a escribir (pues con el viaje largo no podía): me parece estupenda la idea de llevar un diario. Es la base ideal para anotar, porque hay ideas que no merecen tal vez una entrada diferenciada en una base de datos, porque no tenemos muy claro todavía dónde han de ir o porque tal vez tengan todavía poca entidad, pero no merecen perderse. ¿Dónde ponerlas, pues? Pues en el diario.

Luego, tiempo habrá de copiar fragmentos de ese diario a distintos puntos de la BD. Digamos que es una forma de trabajar como en la contabilidad: se lleva un libro-diario y un libro por conceptos (aunque aquí no estemos obligados a que toda entrada esté en ambos).

Eso sin olvidar que el diario "anima" a escribir cosas sobre las investigaciones que uno hace: los progresos, dudas, incluso encuentros personales y las impresiones que uno tuvo...

En el viaje de Paris practiqué eso. Recuerdo que en algún caso sentí la necesidad absoluta de escribir algo en ese diario. Por ejemplo, después de una cita que tuve a última hora del día con un profesor norteamericano. Hablamos varias cosas de mi investigación (que en parte coincide con la suya) y me enseño unos documentos que tiene (y que por el momento lo único que me ha dejado es "verlos" en lectura rápida). Son cartas escritas hace 20 años por una persona que ya no puede hablar (tiene un Alzheimer muy avanzado). En cuanto volví a mi habitación me puse rápidamente a anotar todo lo que había retenido de esa lectura rápida y de la conversación con él. Al día siguiente todavía añadí alguna cosa de la que me fui acordando después. Gracias a esas notas todo eso quedó. Incluso yo diría que gracias a esas notas ahora mismo me acuerdo de casi todo incluso sin mirar las notas :-). Pero dentro de un par de meses seguro que no me acordaría tanto. Y ahí siguen las notas!.
Saludos, Jesús