miércoles, 13 de agosto de 2008

Personajes del radicalismo musulmán.3

Abdulá-aziz el-Moqrin
Fuente:
http://www.periodistadigital.com/boletin/object.php?o=26670

Miércoles, 16 de junio 2004

Al Qaeda presenta en vídeo e Internet a su rehén norteamericano
Tres días para morir degollado

El rehén Paul Johnson

Redacción (16/06/04, 05.33 horas)

El vídeo está subido a una de las webs islámicas que colaboran con los terroristas de Al Qaeda. En ella, los criminales muestran a un hombre aterrorizado, con los ojos vendados, que se identifica como Paul Johnson, el ingeniero norteamericano secuestrado el pasado sábado en Riad. A su lado, un terrorista con un cinturón explosivo, un fusil y encapuchado, que dice llamarse Abdulaziz Al Moqrin, advierte que el rehén será sacrificado en 72 horas, si en ese plazo las autoridades de Arabia Saudí no liberan a los terroristas islámicos que tienen presos y todos los infieles extranjeros abandonan el reino petrolero.

"Si los tiranos del Gobierno de Arabia Saudí quieren que su amo, Paul Marshall Johnson sea liberado, deben poner en libertad a los muyaidines detenidos en las prisiones de Haer, Al Ruiss y Allecha (en Arabia) en las próximas 72 horas", afirma el el jefe terrorista.
"En caso contrario, lo sacrificaremos para vengar a nuestros hermanos musulmanes cuya sangre fue derramada en varias partes".

El rehén, al que tapan los ojos con una tela blanca y va vestido con una camisa roja rota que deja ver un tatuaje sobre el hombro izquierdo, es efectivamente Paul Johnson, quien tiene 49 años, trabajaba en Arabia Saudí reparando helicópteros. Abdulá-aziz el-Moqrin es el fanático islámico que dirige la rama de Al Qaeda en el reino petrolero.

El estadounidense fue secuestrado el sábado pasado, el mismo día del asesinato en Riad de uno de sus compatriotas, crimen que también fue reivindicado por la red de Osama bin Laden.

Adel al-Jubeir, asesor de relaciones exteriores del gobierno saudí, dijo poco después de la difusión del video que su país consultaría con el presidente estadounidense George W. Bush sobre la mejor forma de proceder. Sin embargo, advirtió que Riad y Washington tienen una política estricta de no negociar con los secuestradores.

"No negociamos con los terroristas, ni con quienes toman rehenes", afrimó al-Jubeir durante una entrevista con la CNN. "Simplemente no podemos quedarnos con lo que aparece en las páginas de internet; Esto muestra el rostro cruel e inhumano del enemigo con el que lidiamos".

La web en que aapreció anoche el vídeo de los terroristas tiene como url http://www.hostinganime.com/sout18/ y ha sido desactivada "por violar las normas". El servidor incluye desde hace unas horas un mensaje en el dice textualmente: "We have received a lot of emails from viewers, concerned with the nature of content in which we host. We would like to inform you all, that HostingAnime does not support terrorism or attacks against our Country/Soldiers in anyway, shape or form..."

---
Date: Sat, 19 Jun 2004 06:10:31 -0400
Subject: LOS ASESINOS DIFUNDIERON LAS IMÁGENES POR INTERNET
--------
* Fuente:
http://www.libertaddigital.com/./noticias/noticia_1276225811.html


LOS ASESINOS DIFUNDIERON LAS IMÁGENES POR INTERNET
Muere el jefe de Al-Qaeda en Arabia después de fuera decapitado el estadounidense secuestrado
La muerte del líder de Al-Qaeda y de otros tres terroristas se produjo en un enfrentamiento con la policía saudí después de que la red de Ben Laden diera a conocer a través de un comunicado en Internet que había asesinado a Paul Marshall Johnson, el ciudadano estadounidense que mantenía secuestrado desde el pasado sábado.

L D (EFE) Las fuerzas de seguridad saudíes confirmaron que dieron muerte en la noche de este viernes, en un barrio de Riad, a tres terroristas de Al-Qaeda, entre ellos Abdulaziz Al Moqren, considerado líder de esa organización terrorista en la península arábiga. El enfrentamiento entre la policía y los terroristas tuvo lugar en el distrito de Malaz, en el centro de la capital del reino wahabi, pocas horas después de que Al-Qaeda anunciara el asesinato por decapitación del ciudadano estadounidense, Paul Marshall Johnson, secuestrado el pasado sábado en esa ciudad.

Según las cadenas de televisión árabes, los otros dos muertos en el enfrentamiento son los hermanos Al Dajil, cuyos nombres figuraban en la lista de los 26 terroristas mas buscados en el reino wahabi, difundida recientemente por las autoridades. Al Moqren, de 33 años, llevaba diecisiete años dentro de la red terrorista de Ben Laden. Tras desarrollar su principal actividad terrorista en Afganistán durante la ocupación soviética, viajó a Bosnia y Sudán como "muyahidin" ("combatiente islámico").

Los analistas consideran la muerte de Al Moqren como el golpe más fuerte contra los terroristas de Al-Qaeda de los últimos meses. Tras la muerte de su antecesor, Jaled al Hay, en otro tiroteo con las fuerzas de seguridad saudíes en marzo pasado, se convirtió en el principal representante de la red terrorista en la Península Arábiga.

---
Date: Sun, 20 Jun 2004 08:35:03 -0400
Subject: LA AMENAZA TERRORISTA EN EL GOLFO. Arabia Saudí para el golpe de Al Qaeda
--------
* Fuente:
http://www.lavanguardia.es/web/20040620/51157128926.html


LA AMENAZA TERRORISTA EN EL GOLFO. Arabia Saudí para el golpe de Al Qaeda
La dinastía saudí intenta despejar las dudas sobre su lucha contra el terrorismo
La muerte del jefe de Al Qaeda en la península Arábiga da un respiro a Riad

La dinastía Saud celebró la muerte de Abdelaziz Al Muqrim, jefe de Al Qaeda en la península Arábiga, como una prueba de su implicación en la lucha contra el extremismo que ha surgido en su reino, el más conservador del mundo musulmán. Al Muqrim murió en un tiroteo después de decapitar al estadounidense Paul Johnson.

La policía saudí también afirma haber detenido a uno de los responsables del atentado en Yemen contra el portaaviones 'USS Cole'

TOMÁS ALCOVERRO - 20/06/2004
Corresponsal

Beirut. - La casa saudí está empeñada en convencer al mundo de que domina la situación en un reino que hierve de odios y de integrismos islamistas. El secuestro del súbdito estadounidense Paul Marshall Johnson por parte de una célula de Al Qaeda, que acabó trágicamente, motivó que la dinastía Saud ordenara una gran operación en la que participaron quince mil agentes de las fuerzas de seguridad.

El contingente movilizado no pudo impedir la decapitación de Johnson, llevada a cabo el viernes, pero la operación con agentes apostados en casas y esquinas de barrios en Riad dio como resultado la interceptación y la muerte en tiroteo del cabecilla de la célula de Al Qaeda, Abdelaziz Bin Isa Al Muqrim.

La dinastía gobernante ha celebrado la muerte de Al Muqrim como un gran triunfo contra la amplia campaña de subversión integrista y puritana que padece el reino petrolero, que ejerce de Vaticano del islam pero que no controla a los grupos radicales como el de Bin Laden.

Pese a todos sus esfuerzos de asegurar el orden público, los atentados de Al Qaeda han salido hasta ahora relativamente impunes. Pero lo que es más grave es que a veces estos ataques han puesto de manifiesto los intrincados vínculos tribales entre agentes de las fuerzas de seguridad y los militantes violentos de la yihad.

La casa de los Saud, aliada orgánica de Estados Unidos, está bajo fuertes presiones de Washington para que erradique las arraigadas organizaciones integristas -la red terrorista de Al Qaeda- alimentadas en su seno. La dinastía, con su ambigua plétora de príncipes, ha quedado atrapada entre la espada y la pared. Pero, al menos, la intercepción de la célula de Al Muqrim supone un alivio momentáneo.

Las autoridades del reino wahabí confirmaron con la difusión de imágenes a través de su televisión estatal que habían dado muerte en la redada no sólo al jefe de Al Qaeda en la península Arábiga, sino también a tres terroristas implicados en otras acciones violentas como el ataque del 22 de mayo a la vital localidad petrolera de Al Jobar. Al Qaeda, en un comunicado a través de una web islámica, desmintió que Al Muqrim hubiera muerto, pero las imágenes del cadáver parecen desestimar tal reclamo. Un equipo forense saudí se encargará de verificar si el cadáver ensangrentado y mostrado ante las cámaras es en realidad el cuerpo inerte de Al Muqrim.

Todos los muertos en el tiroteo figuraban en la lista de las veintiséis personas más buscadas publicada el año pasado tras otros mortíferos atentados en Riad. Los cuatro extremistas islámicos murieron en un intercambio de disparos con los agentes de seguridad cerca de una gasolinera, cuando se desplazaban en tres automóviles por el céntrico barrio Al Malaz de la capital saudí, una vez acababan de perpetrar la horrible decapitación de su rehén.

Dos gendarmes resultaron muertos en el tiroteo y otros dos terroristas, tal como había ocurrido tras los atentados de Al Jobar, pudieron darse a la fuga. Precisamente, la desaparición de responsables de los ataques a un complejo residencial y a unos establecimientos petrolíferos en Al Jobar provocó indignación y críticas, que ponían en entredicho no sólo la eficacia sino la lealtad de las fuerzas de seguridad del reino.

En la operación de la noche del viernes fueron detenidas alrededor de veinte personas y confiscados pistolas, fusiles, granadas de mano, bombas de fabricación casera, documentos y dinero en metálico en dinares y en dólares. Entre los detenidos figura un miembro de Al Qaeda que habría tenido una participación decisiva en el atentado del año 2000 contra el portaaviones estadounidense Cole en Yemen. La policía no facilitó el nombre del arrestado, pero aseguró que "gran parte del grupo que controlaba Muqrim fue desmantelado, ya sea porque murieron o fueron arrestados".