miércoles, 13 de agosto de 2008

Personajes del radicalismo musulmán.7

Abu Musaf al Zarqaui / Abu Musab al-Zarqawi

Terrorista, particularmente sangriento. Dirige en Irak la org. terrorista "Monoteísmo y Guerra Santa.

Los investigadores de EEUU tienen la convicción de que el terrorista jordano es el autor material de la decapitación del norteamericano Nick Berg.
Date: Thu, 13 May 2004 05:37:10 -0400
* Fuente:
http://www.periodistadigital.com/object.php?o=25288

Redacción / Agencias (13/05/04, 05.17 horas)

El crimen lleva la inequívoca marca de Al Qaeda. Sobreimpreso, en la cinta, los asesinos titulan: «Abu Musab al Zarqaui mientras masacra a un americano». Nick Berg, el joven ingeniero estadounidense a quien van a degollar, va embutido en un chándal anaranjado, el color de los uniformes carcelarios que usan los terroristas islámicos presos en Guantánamo. La puesta en escena, los gritos de dolor de la víctima, los aullidos de júbilo y los histéricos «¡Alá es grande!» de los matarifes parecen calcados del vídeo que los esbirros de Osama bin Laden hicieron llegar al consulado de Estados Unidos en Islamabad tras la ejecución del periodista Daniel Pearl.


Escribe hoy Alfonso Rojo en El Mundo que hay más similitudes. Como Pearl, el reportero de The Wall Street Journal secuestrado y degollado en enero de 2002 cuando investigaba tramas islamistas en Paquistán, Nick Berg era judío. Su religión, según su propio padre, debió de complicar todavía más su destino.

La impresión de alguno de los expertos en Seguridad que deambula estos días por Bagdad es que el muchacho fue capturado por facinerosos durante la oleada de secuestros del 9 de abril y que después, cuando descubrieron que era estadounidense y además judío se lo fueron pasando o vendiendo de un grupo a otro.

Es imposible saber cuándo llegó a las manos de Abu Musab al Zarqaui, pero la extrema delgadez con que Nick aparece en las imágenes previas a su muerte denota varias semanas de sufrimiento.

La parte más prominente del discurso de los rufianes, no es la advertencia al presidente Bush -a quien llaman "perro de Occidente"- de que le enviarán "ataúd tras ataúd con hombres sacrificados de la misma manera", sino la convocatoria a la Jihad hecha a los jóvenes musulmanes, a los que el lector del comunicado insta a tomar la espada en la guerra santa contra los infieles.

Zarqaui lee su comunicado antes de aferrar por los cabellos a Nick Berg y degollarlo al grito de "¡Alá es grande!".

"Luchar y asesinar a los paganos donde quiera que se encuentren", lee el aparente jefe, citando una frase textual del Corán. "La dignidad de los musulmanes de la prisión de Abu Ghraib. vale el sacrificio de cuerpos y almas".

Los asesinos no se despojan en momento alguno de sus capuchas, pero los investigadores tienen la convicción de que el sujeto situado en el centro, el que lee el comunicado, extrae de sus ropajes el enorme cuchillo, sujeta por los cabellos a Nick y comienza a cortarle el cuello es Abu Musab al Zarqaui. Se trata de un personaje conocido en Irak.

Zarqaui, quien tiene 37 años y fue condenado en rebeldía en Jordania por el asesinato, en 2002, del diplomático estadounidense Laurence Foley, es el cerebro de los fanáticos islámicos en Mesopotamia. Se incluyen en su lista de tropelías atentados como el del 19 de agosto de 2003 contra la sede de la ONU -23 muertos, entre ellos Sergio Vieira de Mello, y el capitán de navío español Manuel Martín Oar-; el del 29 del mismo mes en la mezquita de Ali en Nayaf -85 muertos, incluido el ayatolá Mohamed al Hakim-; el coche bomba del 12 de noviembre en Nasiriya contra el cuartel general de las Fuerzas italianas, con más de 30 muertos, y la masacre de peregrinos en Kerbala, el día de la Ashura. También una docena de comisarías iraquíes arrasadas hasta los cimientos.

Al siniestro Zarqaui se le atribuye una carta en la que terroristas iraquíes piden ayuda urgente a Al Qaeda. El texto se encontraba en un disco de ordenador decomisado a Hasan Ghul, un malhechor paquistaní al que atrapó la policía iraquí y que ha confesado pertenecer al grupo de Bin Laden. Ghul fue detenido en una operación de registro de un domicilio en Bagdad el 23 de enero. El documento diseña con perversa precisión cuál debe ser la estrategia para hacer insoportable la estancia en Irak a las tropas de la Coalición: atentados indiscriminados, asesinatos de civiles, secuestros y horror.

Estados Unidos ha doblado de 5 a 10 millones de dólares la recompensa que se pagará a cualquiera que facilite datos que permitan la captura o muerte de Zarqaui. Del tétrico jordano se sabe que acompañaba a Bin Laden en Afganistán en el año 2001 y participó en las batallas finales en Tora Bora, donde resultó levemente herido aunque consiguió escapar.

Zarqaui ha entrado y salido de Irak con frecuencia. En agosto fue detectado cuando visitaba a su mujer e hijos, que viven en la ciudad jordana de Zarqa. Un error garrafal de la policía secreta jordana impidió su detención y permitió que cruzara de nuevo la frontera con Irak, para seguir matando.

De los cuatro asesinos enmascarados que le acompañan en el vídeo y vociferan entusiasmados durante la decapitación de Nick Berg, se ignora todo, pero podrían ser miembros de Ansar Al Islam, una banda terrorista integrada por islámicos intransigentes, que ha operado casi siempre en la zona kurda del norte de Irak.

Lo que nadie duda es que la decapitación Nick se produjo en Bagdad. Eso hace presumir que Zarqaui y sus secuaces tienen una base secreta en la capital iraquí, donde residen confundidos entre los 4 millones de vecinos. La reivindicación del crimen y la firma en la carátula del vídeo son sólo un acto de soberbia: los fanáticos islámicos matan convencidos de los cristianos les temen y de que terminarán doblegando a Occidente.
---

Abdel Karim Bergues, gob. de la prov. de Al Ambar, al oeste de Bagdan, renunció ayer (transmitido por Al Yazira) para cumplir la condición de los secuestradores de sus tres hijos. Estos son de la org. de Abu Musab al Zarqaui. (El Pais: 7-ago-2004)
---

Date: Tue, 13 Jul 2004 10:32:25 -0400
Subject: Abu Musab al-Zarqawi
--------
* Fuente:
http://slate.msn.com/id/2103109/


Abu Musab al-Zarqawi
The mysterious man behind the beheadings.
By Eric Umansky
Posted Tuesday, June 29, 2004, at 1:53 PM PT

In early 2002, when German investigators thwarted a plot to attack Jewish targets across that country, many people naturally blamed al-Qaida. It was months after 9/11, and al-Qaida was known to have operated in Germany. In fact, it doesn't seem that al-Qaida was responsible for that plot, at least not in the commonly understood sense of the group. The man behind the German scheme, investigators believe, was Abu Musab al-Zarqawi, now the United States' No. 1 enemy in Iraq.

Zarqawi, who has been blamed for the recent beheadings of foreigners in Iraq, remains something of a mystery. The U.S. government's wanted poster lists his height and weight as "unknown," and the military recently concluded that despite reports to the contrary, he may still have both his legs. Zarqawi isn't even his given name. He was born Ahmed al-Khalayleh, to a poor Palestinian family outside Amman, Jordan, in 1966.

But officials are growing certain of this much: that Zarqawi is his own man, with his own group, distinct from Osama Bin Laden. "I don't know if I should say this or not, but I-I suppose I can-it appears that Zarqawi may very well not have sworn allegiance" to Bin Laden, Secretary of Defense Donald Rumsfeld said last week. "Maybe, because he disagrees with him on something, maybe because he wants to be 'The Man' himself, and maybe for a reason that's not known to me."

The distance between Zarqawi and Bin Laden, it turns out, has been suspected for a while. They have had contacts and fought together in Afghanistan against the Soviets in the 1980s. But after the war, Zarqawi dedicated himself to overthrowing Jordan's King Hussein, while Bin Laden eyed bigger targets. Following a stint of several years in a Jordanian jail for plotting against the regime, Zarqawi returned to Afghanistan, where he built training camps and established his group, al-Tawhid. He retained his focus on Jordan, with the added goal, as one trainee put it, "to kill Jews everywhere." Zarqawi's camps were hundreds of miles from Bin Laden's, and the two reportedly competed for funds and recruits. One of Zarqawi's fighters, a Jordanian named Shadi Abdallah, told German investigators, "He is against al-Qaida."

Zarqawi isn't the only jihadist leader independent of Bin Laden. In the 1990s, myriad jihadist groups in Afghanistan had their own training camps and agendas, from Uzbeks to Chechens to Pakistani fighters for Kashmir. Bin Laden and his cadre of loyalists were the most dangerous. But other, local groups have also targeted the West. Indonesia's Jemaah Islamiyah bombed the night club in Bali, Indonesia, in October 2002, and a Moroccan cell is suspected of having masterminded the Madrid, Spain, attack in March of this year.

Faced with a loose jihadi movement-a kind of Afghan-Soviet war alumni network- Israel's intelligence agencies have reportedly shunned the term "al-Qaida" and instead refer to "World Jihad": what one Israeli intelligence official described as "a series of dozens of small affiliated organizations that operate in different levels of co-operation."

The White House, however, resisted that concept. For a long time, it not only portrayed al-Qaida as a single cohesive organization but boiled it down to one man-Osama-as the network personified. That kind of thinking can lead to strategic errors, namely the belief that taking out the leadership equals victory. It's a necessary component for success but rarely a sufficient one.

With Osama still at large, the Bush administration now speaks less of the necessity of capturing him. But is it now making the same mistake over again with Zarqawi?

Zarqawi almost certainly is playing some role in Iraq, despite rebel assertions that he died back in March. CIA analysts believe that the videos of the beheadings of Kim Sun-il and Nicholas Berg show Zarqawi himself wielding the knife. But even though the United States suggests that Zarqawi is behind most large-scale attacks in Iraq, it's suffering from a dearth of intelligence about him. "There is no direct evidence of whether he's alive or dead at this point," one military spokesman acknowledged recently. Some military officials even suspect that Zarqawi might not really be in control. "Not all other organizations are necessarily going to be in agreement with him," one senior military official told the Los Angeles Times. "Nor are they going to operate necessarily under his command and control."

Indeed, Zarqawi may be only a figurehead around whom Iraqi fighters are rallying, not someone directing operations there. "Most are not members of his group in a formal sense," one insurgent told Time. "But everyone, especially the foreigners in Iraq who share his ideals of jihad, considers himself part of Attawhid [as al-Tahwid is sometimes spelled]."

Most Iraqis don't see Zarqawi as a hero. And after last week's widespread attacks against Iraqis, even some supporters of the insurgency criticized the strikes and jihadists who seemed to be behind them. But as with Bin Laden, a feedback loop seems to have developed: The United States blames Zarqawi, increasing his street cred and thus the number of insurgents who proclaim fealty to him-giving substance to the initial charge. That might help explain one of the more curious aspects of last week's rebel offensive. Dozens of guerrillas who captured the center of Baquba were wearing headbands showing their loyalty to Zarqawi. It was the first time his supporters have come out in public.

The Bush administration has an obvious motivation to place an Osama-connected outsider at the center of the attacks. And it's possible that this analysis is correct. But one has to wonder: Even if Zarqawi is playing a key role in the Iraqi insurgency, is it wise for the United States to keep giving him credit for it?

Eric Umansky writes "Today's Papers" for Slate.
Illustration by Charlie Powell.


[traducción mecánica]

Abu Musab al - Zarqawi
El hombre misterioso detrás de los beheadings.
Por Eric Umansky
Poner el martes, 29 de June de 2004, a las 1: 53 p.m. PT

En a comienzos de 2002, cuando investigadores alemanes frustraron una conspiración de atacar las metas judías al otro lado de ese país, muchas personas criticaron al - Qaida naturalmente. Era meses después de 9/11, y al - Qaida fue sabido haber operado en Alemania. A decir verdad, no seem que al - Qaida era responsable de esa trama, por lo menos no en el sentido comúnmente comprendido del grupo. El hombre detrás del plan alemán era el no de Abu Musab al - Zarqawi, ahora los Estados Unidos, los investigadores creen. 1 enemigos en Irak.

Zarqawi, que ha sido culpado por los beheadings recientes de extranjeros en Irak, se queda something of a misterio. El anuncio de buscado del gobierno estadounidense enumera su altura y peso como "Desconocido", y los ejércitos llegaron a la conclusión de que a pesar de informes en contrario, todavía podría tener ambos sus piernas recientemente. Zarqawi no es incluso su nombre de pila. Era born Ahmed al - Khalayleh, a una familia palestina pobre fuera de Amán, Jordania, en 1966.

Pero los funcionarios están creando certain of todo esto: ese Zarqawi es su propio hombre, con su propio grupo, distinto de Osama bin Laden. "No sé si debo decir este o not, excepto II supongamos que enlato - aparece ese Zarqawi no may very well haber jurado la lealtad" to bin Laden, secretary of defense Donald Rumsfeld dijeron la semana pasada. "Maybe, porque no está de acuerdo con él sobre algo, tal vez porque quiere ser "El hombre" él mismo, y tal vez para una razón que no es conocido por mí."

La distancia entre Zarqawi y bin Laden, resulta, ha sido suspected durante un tiempo. Han tenido contactos y luchado contra los soviéticos juntos en Afganistán en the 1980s. Pero después de la guerra, Zarqawi se se dedicó a derrocar a King Hussein de Jordania, mientras que bin Laden echó el ojo a blancos más grandes. Luego de una temporada de los varios años en una cárcel jordana para conspirar contra el régimen, Zarqawi regresó a Afganistán, donde desarrolló los campos de entrenamiento y fundó su grupo, al - Tawhid. Conservaba su foco sobre Jordania, con el objetivo adicional, cuando un aprendiz lo puso, para "Matar a Judíos por todos lados." Los campamentos de Zarqawi eran cientos de millas de el(la/los/las) de bin Laden, y lo dos compitió según se informa para reservas y reclutas. Uno de los luchadores de Zarqawi, un jordano named Shadi Abdallah, dijeron a investigadores alemanes, "Está contra al - Qaida."

Zarqawi no es el único jefe de jihadist independiente de bin Laden. En the 1990s, los grupos de jihadist inmumerables en Afganistán tenían sus propios campos de entrenamiento y agendas, de usbecos a Chechenia a luchadores paquistaníes para Cachemira. Bin Laden y su cuadro de partidarios eran los más peligrosos. Pero los otros grupos locales también han se centrado en the West. Jemaah Islamiyah de Indonesia bombardeó el club nocturno en Bali, Indonesia, en octubre 2002, y una célula marroquí es suspected de haber planeado las Madrid, España, atacar en marzo of this year.

Confrontado con un jihadi holgado el movimiento - una antiguos alumnos red de guerra un poco afgano - Soviet - que los organismos de inteligencia de Israel tienen según se informa rechazó el term "Al - Qaida" y en vez remitir a "Jihad de mundo": el lo que un oficial de inteligencia israelí describió como "A series of docenas de organizaciones afiliadas pequeñas que operan en diferente levels of cooperación."

La Casa Blanca, sin embargo, resistió ese concepto. Por mucho tiempo, no sólo retrató al - Qaida como una organización cohesiva sola pero le redució a uno hombre - Osama - como la red personificaba. Esa clase de la idea puede resultar en los errores estratégicos, namely la creencia de que obtener el liderazgo iguala la victoria. Es un componente necesario para el éxito pero rarely uno suficiente.

Con Osama todavía at large, la Administración Bush habla ahora less de la necesidad de capturarlo. ¿Pero está cometiendo el mismo error ahora desde lo alto otra vez con Zarqawi?

Zarqawi casi está teniendo aproximadamente el papel en Irak, a pesar de las rebelde aseveraciones de que se murió en marzo indudablemente. Los analistas de la Agencia Central de Inteligencia creen que los videos de los beheadings de Kim Sun - il y Nicholas Berg muestran Zarqawi mismo empuñar el cuchillo. Pero aunque los Estados Unidos sugieren que Zarqawi esté detrás de ataques más a gran escala en Irak, está sufriendo de una escasez de la inteligencia sobre él. "No hay prueba directa de si está vivo o muerto en este momento", un portavoz militar reconoció recientemente. Algunos oficiales militares sospechan que Zarqawi no podría estar en control realmente ni siquiera. "No todas otras organizaciones van a estar en la concordancia con él necesariamente", un oficial militar superior dijo al Los Angeles Times. "Ni van a operar necesariamente bajo su comando y control."

Efectivamente, Zarqawi podría ser solamente una figura decorativa alrededor de la que los luchadores iraquíes se están uniendo, no alguien dirigiendo las operaciones allí. "Mayoría no es miembros de su grupo en un sentido formal", un insurgente dijo a Time. "Pero todos, especialmente los extranjeros en Irak que comparten sus ideales de la jihad, se consideran part of Attawhid [cuando al - Tahwid es relevado a veces]."

La mayoría de los iraquíes no ven Zarqawi como un héroe. Y después de los ataques extendidos en contra de iraquíes de la semana anterior, incluso algunos partidarios de la sublevación criticaron los plenos y lo jihadists que seem estar detrás de ellos. Pero como con bin Laden, un bucle de realimentación seem haberse desarrollado: los Estados Unidos culpan Zarqawi, incrementando su cred de calle y por lo tanto, la cantidad de insurgentes que declaran la lealtad a la sustancia de him-giving en el cargo inicial. Eso podría ayudar explicar uno de los aspectos más curiosos de la rebelde ofensiva de la semana anterior. Docenas de guerrilleros que capturaron el centro de Baquba estaban llevando diademas mostrando su lealtad a Zarqawi. Fue the first time en que sus partidarios han salido en público.

La Administración Bush tiene una motivación obvia de poner a un intruso comunicado por Osama en el centro de los ataques. Y es posible que este análisis es correcto. Pero uno tiene que preguntarse: incluso si Zarqawi está teniendo un papel de tecla en la sublevación iraquí, ¿para los Estados Unidos guardar darle el crédito para él(ella/eso) ser sabio?

Eric Umansky escribe "Los periódicos de hoy" para pizarra.
Ilustración por Charlie Powell.