lunes, 26 de mayo de 2008

Crítica a la utopía de un mundo "comunicado"

Date: Tue, 18 Jul 2000 11:52:28 +0200

"... el 99,999% de todas las comunicaciones tienen interés sólo y exclusivamente para sus receptores, e incluso esta cifra exagerada. También en esto engaña la profecía del poder emancipador de los nuevos medios. No a todo el mundo se le ocurre algo, no todo el mundo tiene algo que decir que pueda interesar a sus semejantes. La tan cacareada interactividad tiene aquí su frontera.

Esto se vio enseguida en el ejemplo de los aficionados a la onda corta que fueron los pioneros del trafico a través de la radio. Intercambiaban ansiosamente sus datos de situación y hablaban de las prestaciones técnicas de sus aparatos. Y aparte de eso, apenas tenían nada que decirse; algo parecido sucede con los innumerables autores de pintadas, que suelen limitarse al consabido "Pepe ha estado aquí" o "yo soy yo". También los canales abiertos de televisión con los que se experimenta en Alemania desde los años ochenta apenas muestran otra cosa que imágenes de asociaciones de cualquier tipo o un patético exhibicionismo, un fenómeno que ha llegado a su cenit con las mesas redondas y los chats."

de Hans Magnus Enzensberger "El Evangelio Digital" en Claves 104, julio/agosto 2000, pag. 8 ---http://usuarios.iponet.es/ddt/

"Confundir simples datos con información valiosa produce curiosas quimeras. Se puede suponer con motivo que las enciclopedias, cuanto más caras, más ricas en contenido y más difíciles de usar. Esto es porque los conocimientos que ofrecen están cada vez más fragmentados en porciones menores, hasta que las entradas quedan comprimidas en unos pocos bits. El conjunto se sustituye por el enlace que invita a una búsqueda interminable del contexto mediante un clic del ratón. Comparado con esto, los antiguos diccionarios como la Encyclopedia Britannica, de 1911, son maravillas por su capacidad de aclaración. En ella se encuentran, por ejemplo, bajo las palabras "electricity", "song" o "anarchism", largos y concisos artículos de especialistas de primera fila que proporcionan toda la información deseada según el estado de la ciencia en aquel momento. Los nuevos medios, por el contrario, sólo ofrecen cascajos y virutas".
(...)
"También una ventaja más de la red de ordenadores, su ilimitada capacidad de almacenamiento, tiene su lado negativo. El vertiginoso ritmo de innovación tiene como consecuencia que la edad media de validez de los medios de almacenamiento decrezca. Los archivos nacionales de Washington ya no están en situación de poder leer los datos electrónicos de los años cincuenta y sesenta. Los aparatos que serían necesarios para ello están fuera de uso desde hace tiempo. Los especialistas que podrían convertir los datos a los formatos actuales son escasos y caros y, en consecuencia, debe darse por perdida la mayor parte del material. Al parecer, los nuevos medios disponen sólo de una corta memoria volátil técnicamente limitada. Las implicaciones culturales de este fenómeno no se han reconocido hasta ahora. Aparentemente todo está relacionado con el hecho de que cada vez somos menos capaces de concebir la duración."

de Hans Magnus Enzensberger "El Evangelio Digital" en Claves 104, julio/agosto 2000, pag. 9. ---http://usuarios.iponet.es/ddt/