jueves, 22 de mayo de 2008

Una ventana al cerebro dormido

Función Cerebral.
Libros de Investigación Y Ciencia.
1ªEdic. 1991, 2da. reimpresión 1995.

UNA VENTANA ABIERTA AL CEREBRO DORMIDO
Adrian R. Morrison
Junio de 1983
Pág. 137

Se había sugerido que la inactividad de las neuronas del núcleo dorsal del rafe constituia una característica fundamental del sueño REM. De hecho, se había especulado con que el descenso de su actividad provocaba el comienzo del sueño REM. Para contrastar estas hipótesis me puse en comunicación con Barry L. Jacobs y Michael Trulson, de la Universidad de Princeton, quienes habían estudiado a fondo la actividad de las neuronas del rafe dorsal en el estado de vigília y en el sueño normal. Al registrar la actividad de esas células en el sueño REM sin atonía, los resultados nos sorprendieron. En los gatos con lesiones en la protuberancia, las neuronas del núcleo del rafe, en lugar de cesar la actividad, la aumentaban después del sueño de ondas lentas. El incremento situaba la frecuencia de disparo en un impulso por segundo, esto es, no alcanzaba el nivel de vigilia; sin embargo, ese valor era unas seis veces superior al del sueño REM normal.

Existen, al menos, dos explicaciones plausibles de ese inesperado descubrimiento.
[...]

[nota: la cita pretende destacar que es lo que hacen los científicos cuando encuentran algo que no se ajusta a sus expectativas iniciales]