miércoles, 28 de mayo de 2008

Envejecimiento cerebral

Cornéliu E. Giurgea.
Envejecimiento Cerebral. Normal y Satisfactorio.
El reto del siglo. XXI. Le vieillissement cérébral: Normal et réussi. Le défi du XXI siécle.
Lieja [fecha de edición de orígen no tiene. -aprox. 1992/93-]
Editorial Masson.
Barcelona, 1995, 217 pág.


INDICE DE [algunos] CAPÍTULOS

Capítulo 1

La revolución gris 1
Capitulo 2
Concepto de envejecimiento cerebral "satisfactorio" 7
Cambios ontogénicos frente a cambios "generacionales"
Parámetros biológicos 13
Ambiente y rendimiento cognitivo 14
Rendimiento cognitivo 15
Variable de motivación 16
Control y salud en relación con la edad 29
Principios de investigación en geriatría 31
Restricciones de control en el anciano 31
Mecanismos de los efectos del control sobre la salud 32
Premisas teóricas 33
Ambiente de la residencia 33
Incapacidad aprendida 34
Desesperanza 35
Conclusiones 39
Concepto de "normalidad" en los estudios sobre envejecimiento 39
Envejecimiento usual y envejecimiento satisfactorio 40 Edad y metabolismo de los carbohidratos 41
Edad y osteoporosis 41
Edad y función cognitiva 42
Importancia de los factores psicosociales 42 Algunas guías futuras 43

(...)
Capítulo 3
Edad y memoria: ¿Qué es lo normal? ¿Qué es lo anormal? 45
Modelos de entrenamiento y estrategias 47
Déficit en el aprendizaje o en la rememoración 49
Cambios relacionados con la edad frente a demencia 50
Programas de entrenamiento de memoria 51
Otros problemas 51
Olvidos seniles: ¿benignos o malignos? 53
Memoria, depresión, ansiedad 55
Personalidad y memoria 61
Vision general de la teoría 61
Pruebas empíricas 63
Extensiones empíricas y teóricas 65
Ensayos clínicos y valor del entrenamiento 65 Estudios de Schmitt y cols. (1981) 66
Estudio de Zarit y cols. (1981) 67
Estudios de grupo de Yesavage 73

Capítulo 4
Vejez o enfermedad? 79
Pérdida de agua 81
Cataratas 82
G1óbulos rojos 83
Consecuencias clínicas de la pérdida de agua 83
Actividad eléctrica del cerebro y estado del corazón 85
Otros déficit orgánicos 87
Aspectos cardíacos 88
Aspectos renales 88
Aspectos cerebrales 89
Importancia del ejercicio 89
Enfermedades crónicas 90

Capítulo 5
Fármacos para el cerebro 91
Organización funcional del cerebro: conceptos básicos 94
Antiguos conceptos 94
Cambios en las ideas concernientes a la localización de las funciones cerebrales: el siglo XIX 95
Concepto actual de la organización funcional del cerebro 96
Concepto de Luria 98
Diferenciación funcional de los dos hemisferios y conexión interhemisférica (nuestros "dos cerebros") 106
Conceptos de psicofarmacología general y experimental 109
Psicolépticos 119
Psicoanalépticos 143
Psicodislépticos 159
Psicofarmacología de las funciones intelectuales 166

Capítulo 6
Fármacos y problemas en psicofarmacología geriátrica 191
Aspectos farmaconcinéticos en geriatría 193
El problema del cumplimiento en geriatría 194
Otros aspectos de importancia en psicogeriatría y
psicogerofarmacología 195
Sordera 195
Ansiedad 196
Depresion y su tratamiento 197
Problemas relacionados con los trastornos de sueño 198

Apéndice
La próxima década en el tratamiento de los trastornos
cognitivos 203
Introducción 205
Perspectivas psicofarmacológicas previsibles Premisas teóricas 206
La próxima década 208
Antidepresivos 208
Tranquilizantes mayores y menores 209
Nootropos 210
Nuevos enfoques 211
Conclusiones 211

Bibliografía seleccionada 213

INTRODUCCIÓN (Pág VIII) [fragmento]

El ruego de este libro se centra principalmente en la opinión de que, cuando se considera el envejecimiento cerebral normal, y aún más, el envejecimiento "satisfactorio"?, el objetivo no debe ser sólo "ayudar" al anciano Lo que se necesita por encima de todo es crear aquellas condiciones que les permitan alcanzar sus deseos básicos, que son ser todavía de utilidad, tener un papel en Ia sociedad, ser capaces de "dar" en lugar de "recibir" Recuerdo en este sentido una hermosa idea hallada en el prospecto de una asociación cuyo fin era ayudar a jóvenes discapacitados a encontrar trabajo remunerado, un trabajo que pudieran hacer: "Benditos seáis, vosotros que nos necesitáis, ya que nuestra mayor necesidad es ser necesarios"

No olvidemos que, en el área de la actividad mental, la mejor forma de conservar una cierta juventud del espíritu es ejercitarlo, y especialmente en el ambito de la creatividad El importante geriatra inglés Sir Martin Roth utilizó una excelente expresión cuando, hablando de la actividad mental, dijo: "Úsala o piérdela" De hecho, sea cual sea la profesión que uno tiene o ha tenido, siempre hay un cierto grado de potencial para la creatividad, para la innovación Se ha dicho que no es sólo el entorno lo que favorece la creatividad en el anciano ¿No es cierto que a menudo contribuyen ellos mismos abandonando sus costumbres y aceptando, más o menos abiertamente que, después de todo para qué? Sobre este tema, quisiera contar lo que P. S. Kupalov, mi profesor en Leningrado (ahora San Petersburgo) me dijo hace unos cuarenta años. Él mismo había sido discípulo del gran fisiólogo ruso I. P. Pavlov, que, gracias a su descubrimiento de los reflejos condicionados, hizo posible el primer abordaje importante, objetivo y científico de las actividades del cerebro (1) Mientras le estaba hablando de un proyecto de investigación que implicaba enormes riesgos, Kupalov me dijo: "Fíjese, tengo 64 años, soy profesor y Miembro de la Academia, nunca me he dedicado a la política, así que ya nadie podrá hacerme daño Si comencé investigando sobre una falsa hipótesis, si he tomado el camino erróneo y he elegido el trabajo equivocado, incluso durante años, sin ninguna finalidad, soy todavía lo que soy. Por esto yo y la gente como yo debemos intentar nuevas aventuras, nuevas líneas de investigación, porque de hecho no arriesgamos nada. Pero, con algunas excepciones, continuamos siguiendo las viejas líneas, que nos hacen sentirnos seguros, y son en general los jóvenes los que intentan las grandes aventuras del espíritu, los que abren nuevos caminos cuando tienen éxito Pero si cometen un error -y esto ocurre a menudo en el caso de la investigación- están poniendo en peligro toda su carrera."

Ésta es la verdad, con algunas excepciones, tal como dijo el profesor Kupalov Sin embargo, incluso estas excepciones bastan para demostrar que los ancianos todavía pueden desarrollar una gran creatividad y, cuando se añade a lo que han aprendido de su experiencia, son aún capaces de grandes logros

Algunos ejemplos bastarán para convencernos de que la creatividad no cesa necesariamente con la edad

El propio Pavlov había trabajado durante toda su juventud y durante el período de su madurez científica en el área de la fisiología de la digestión y, en particular, sobre la función motora y las secreciones de las glándulas del sistema gastrointestinal Realmente, esa fue la razón de que recibiese el Premio Nobel en 1904, cuando estaba cerca de los 60 años De hecho, acababa de cambiar completamente de dirección, siguiendo algunas observaciones casuales sobre sus perros que le Ilevaron a concentrar toda la investigación de su laboratorio en el estudio del cerebro Szent-Gyorgy, también Premio Nobel -que obtuvo por el descubrimiento de la vitamina C-, tenía más de 65 años cuando volvió a los estudios endocrinológicos Freud tenía cerca de 80 años cuando escribió su provocador ensayo Moisés y el monoteismo Darwin y Newton se mantuvieron creativos hasta el final de sus vidas, (2) (3)


(1) El lector interesado encontrará un resumen del trabajo de Pavlov en C Giurgea: L'héritage de Pavlov (La herencia de Pavlov), Éditions Mardaga, 1986


Pág 13: (2) un gran número de estudios longitudinales han hecho posible establecer, de forma retrospectiva, el rendimiento cognitivo en relación con la muerte de los individuos En general, estos estudios han llegado a la conclusión de que la correlación entre declive y edad cronológica puede ser artificial, ya que los rendimientos cambian más en función de la distancia a la muerte que de la distancia al nacimiento
Existe en general una ausencia de declive intelectual en los ancianos con buena salud

Pág 14: (3) De hecho, la edad, el entorno no promueve una conducta asociada a la competencia Por el contrario, los más jóvenes describen a menudo el envejecimiento como un proceso caracterizado por un creciente desarrollo de dependencia, incompetencia y senilidad Este aura de desinterés social y de estereotipos negativos que rodea la vida de las personas mayores tiene dos consecuencias: los elementos idóneos que podrían reforzar su conducta son eliminados y todo los tipos de conducta vinculados a sus capacidades son activamente reprimidos De esta forma, la organización de las instituciones favorece, de hecho, la dependencia y el concepto de una persona mayor incapacitada para todo Además, la mayoría de los ancianos parten del punto de anticipar el ineludible deterioro de sus habilidades