lunes, 27 de octubre de 2008

Despedida de Gehard Schröder

Adiós,

* Fuente: 
http://www.dw-world.de/dw/article/0,,1785816,00.html?maca=spa-Titulares-640-html
Siete años en el poder llegan a su fin: a partir de mañana, el canciller Schröder será sólo, y nada menos, Gehard Schröder, el abogado de orígenes humildes que llegó a dirigir un gobierno.
Mañana martes Angela Merkel asumirá el poder, convirtiéndose en la primera mujer canciller de la historia de Alemania. El arduo proceso hasta la envestidura de la democristiana, y el cansancio generando por el largo cambio de gobierno, han dejado en un segundo plano la despedida del canciller saliente.
Pero Schröder se va condecorado con los más altos honores militares y sin poder ocultar la emoción que le produce el adiós. Sin librarse de críticas y recriminaciones, Schröder logró eso que sólo alcanzan unos pocos políticos, que no consiguió Helmut Kohl y de lo que aún no puede jactarse Merkel: caer simpático.
"I did it my way".
El sábado en Hannover, ciudad natal de Schröder, el ejército alemán rindió homenaje al canciller y a su labor de gobierno. Siguiendo una vieja tradición, cuyos orígenes datan del siglo XVI, 300 soldados escenificaron la misma ceremonia con la que fueron despedidos Adenauer o Kohl, y que supone el máximo honor militar que la Bundeswehr puede otorgar.
Privilegio de los cancilleres salientes es elegir tres canciones para que suenen en su despedida. El sábado, cuando el ejército entonó los primeros acordes de "A mi manera", de Frank Sinatra ("ahora que se acerca el final", empezaba la canción), Schröder no pudo reprimir las lágrimas. .
Las otras dos canciones de Schröder fueron "Summertime" y "Mackie Navajas", la balada del líder de los bandidos de Bertolt Brecht, que estaba a punto de ser ahorcado. "In the ghetto" (en el gueto), de Elvis Presley, no sonó pesé a la petición de Schröder.
Esta elección musical es todo un simbólico de las formas políticas de Schröder. Sólo decir, que en el adiós a Kohl como canciller, se pudieron oír el tema coral "Agradezcamos a Dios" y el "Himno de la alegría" de Beethoven.  .
Balance de siete años.
  Los méritos y los errores de siete años: la Historia juzgará la "era Schröder"."A pesar de algún que otro error, hemos transformado el país en la dirección adecuada", dijo Schröder haciendo balance de sus siete años en la cancillería. El adiós es también momento para hacer recuento de lo que fue la "era Schröder", aunque la mayor parte del juicio correrá a cargo de la Historia.
Entre los méritos que el Presidente Federal, Horst Köhler, reconoció a Schröder están la determinada labor del ejercito alemán en Kosovo y en Afganistán. Pero Schröder será recordado también como el canciller de la paz, que se enfrentó a Estados Unidos y activó la alianza europea para oponerse a la guerra en Irak. Además, Schröder cuenta entre sus méritos como canciller haber contribuido a la implantación del euro y a la ampliación de la Unión Europea a 25 Estados miembros. 
Donde Schröder tendrá más dificultades con los libros de historia es en la política interior. Su "Agenda 2010" y su programa de reformas le han creado muchos enemigos. "Destrucción del Estado del Bienestar" y "desmantelamiento de la protección social", son acusaciones que un socialdemócrata no encaja con facilidad.   
Y ahora ¿qué?.
Schröder abandonará la política para dedicarse a la familia y la cultura.Tras siete años como canciller, ¿cómo vuelve uno a la rutina? Sin citas internacionales, comidas de alto rango, grandes responsabilidades y un país que poner en orden. Schröder ha informado hoy oficialmente que renuncia a su escaño de diputado en el Parlamento alemán: para el futuro, el pronto ex canciller tiene otros planes. .
Primero, regresar a Hannover para ser el padre y el marido que no le dejó la política. Además, Schröder quiere escribir sus memorias, volver a trabajar como abogado e incluso hay quien rumorea que quiere dedicarse a la pintura. Tal vez dentro de unos años veamos colgado en un museo "Mancha roja sobre fondo negro", del canciller de la "Agenda 2010".