lunes, 27 de octubre de 2008

Sexo masculino o género masculino

GENERO Y/O SEXO
31/07/2008 12:44 (-6 GTM)
El tema, visto desde cualquier ángulo o punto de vista, se presta para mucha discusión, para una amplia polémica de café o de inicio de francachela, ¡hasta para un velorio, aquello de las dos de la mañana!; además, es atractivo y atrayente, más en los últimos tiempos, en que ha tomado auge la CNDH, las Hijas de María y las del Cordón de San Caralampio.
Ya no sabe uno ni qué decir, si alguien es del sexo masculino, femenino o neutro, éstos son los definidos, los clásicos, los que son definidos por la Real Academia de la Lengua, por el Diccionario de Términos Médicos; ¡claro! faltarían aquellos o aquellas que se manifiestan casi siempre con escasa ropa, en las calles o en las plazas; que a resumidas cuentas vienen a ser unas o unos enfermos sociales, psicópatas sexuales "y de género".
A éste hay que valorarlo sobre todo desde el punto de vista que es un instrumento gramatical, muy relacionado con el nombre (sustantivo) y el adjetivo, con las clases de nombres, y de eso podemos analizar al género en varios aspectos, incluidos su formación, su utilización y aplicación en los nombres animados o no y en su función -que es importante en la gramática-.
No vamos a discutir si, sobre todo, en las solicitudes de empleo o de préstamo bancario, seguros de vida y la de tomar la decisión para entrar al sanitario, y que tenga qué ver con todo este lío.
La concordancia general es con el artículo, el adjetivo, el sustantivo y el pronombre, y así se dan las conductas de las palabras asociadas, clasificando las relaciones; a veces el género sólo cubre aspectos de la semántica, todo por las desinencias.
La diferencia con sexo, ésta se encuentra en una condición masculina o femenina, de los animales y las plantas; también puede el conjunto de seres pertenecientes al mismo sexo, se definen por material genético, que hasta la fecha no se puede sustituir ni suplantar, ni cambiar; si alguien lo pretende hacer, solamente lo hará en negación de los caracteres sexuales secundarios y de comportamiento, pero no de fondo ni de esencia. Médicamente, nos dicen los libros que es un estado o una condición de un organismo que se expresa en la producción de óvulos de la hembra (femenino) o de espermatozoides en el macho (masculino), o de óvulos y espermatozoides en cierto tipo de invertebrados hermafroditas (¿serán éstos los neutros o bivalentes?).
En el género masculino casi siempre se relaciona (aunque no siempre) a personas o animales masculinos; así, al decir "un pez" podrá ser femenino; lo mismo ocurre con el femenino, podemos decir "una oveja" aunque sea masculino, que termina en "o" o en "e", lo femenino en "a"; situaciones que no son ni masculino ni femenino sino comunes a ambos sexos; el ejemplo clásico: juez será el juez o la juez.
El género en estas situaciones no todas las veces concuerda con el sexo -es una diferenciación- que debemos tomar en cuenta, que trabaja al lado de la condición biológica, es real; el género es una realidad gramatical; queda claro que una cosa es el sexo y otra el género, pero se presta a confusión (una mesa tiene género, pero carece de sexo).
Esto es independiente de las preferencias o inclinaciones que cada quien tenga; así, los sexos biológicos son masculino, femenino y neutro (por los pronombres). Morfológicamente el sustantivo o nombre puede ser masculino o femenino desde el punto de vista morfológico, pero puede intercambiar. Desde el punto de vista del léxico, se puede cambiar por otra palabra: caballo por yegua, yerno por nuera, padre por madre. El género nos sirve para el estilo, es un mero accidente gramatical, sus consecuencias son pocas y leves, no siempre coincide con el sexo de los seres animales; pero sí ayuda a explicar muchas situaciones y así mejor entenderlas y las distingue de otras.
Dr. Miguel Angel Argüelles
http://www.aguasdigital.com/lasplumas/palabra.php?idnota=4353