viernes, 10 de octubre de 2008

“La Tabla Rasa” 9: En contacto con la realidad.


Los movimientos relativistas se fundan en supuestos sobre la cognición, conceptos, palabras e imágenes, donde pueden descubrirse errores entre la apariencia y la realidad. A partir de una crítica acertada al “realismo ingenuo” que sostiene que las cosas son tal como las vemos, deducen inadecuadamente que no hay forma de aprehender la verdad de los hechos. El cerebro se engaña cuando percibe formas que en realidad no existen, tal como puede experimentarse en las ilusiones ópticas, pero de ahí no puede deducirse que no exista un referente empírico que en ciertas circunstancias engañosas se percibe de cierta manera incorrecta. El cerebro ha desarrollado mecanismos falibles pero inteligentes que nos permiten mantenernos en contacto con la realidad y que fueron relevantes para supervivencia y reproducción de nuestros ancestros. “Las personas de todas las culturas distinguen la verdad de la falsedad y la vida mental interior de la realidad manifiesta, e intentan deducir la presencia de objetos no observables de las pistas perceptibles que dejan tras de sí” (S. Pinker, La Tabla Rasa, pág. 298)

El relativismo ha puesto en solfa la categorización del pensamiento haciendo notar que esta herramienta puede llevar a consolidar prejuicios de raza, sociales o de sexo; y es evidente que el uso de ciertos estereotipos favorece la acción de discriminar u oprimir a determinados grupos, pero de allí no puede deducirse ni que los estereotipos no tengan una base empírica, ni que toda categorización tenga que ser un arma de dominación y por lo tanto una forma sutil de manipulación de la realidad.

Los estereotipos pueden ser absolutamente inexactos cuando una persona tiene poca experiencia personal de primera mano en el trato con el grupo estereotipado; además estos se consolidan en la medida que ese grupo sea considerado hostil o peligroso, pero ello no implica que todos sean falsos e incluso se pueden encontrar algunos estadísticamente exactos. Las investigaciones sobre los estereotipos dan información muy variada y no siempre en el sentido que se considera previsible. Lo que si es importante destacar que la existencia de errores, interesados o no, no dan carta blanca para afirmar el relativismo que pone todas las afirmaciones o negaciones en el mismo nivel, como si fuera imposible investigar la cuota de verdad o falsedad que implican.