miércoles, 21 de mayo de 2008

El caso de Matt Drudge y Bill Clinton

Escándalo en el web
Por Luis Manuel Davila
La verdadera historia de Matt Drudge

Desde un pequeño apartamento en Hollywood se tejió la historia que en enero de este año hizo estremecer los cimientos de la Casa Blanca. Basado en informaciones sin confirmar y rumores emanados desde la propia red de redes, Matt Drudge -un joven reportero que no estudió su oficio en ninguna universidad-lanzó en su lista de correos una noticia impactante: el presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, había tenido un encuentro sexual con Mónica Lewinsky, una empleada de la residencia oficial de la pareja presidencial.

Ya el semanario Newsweek sabía de la historia, pero no se atrevían a publicarla. Drudge liberó la información a los más de cien mil suscritos a su servicio de noticias y las visitas a su sitio Web se multiplicaron como la espuma.

Fue, sin duda, su exclusiva más importante, pero no era la primera vez que el ciber-periodista le tomaba la delantera a los medios tradicionales. Este joven de 31 años, sin la más mínima formación académica en el mundo periodístico y que hasta 1995 se dedicaba a la venta de recuerdos en una tienda, ha aprovechado el poder de divulgación de Internet y de sus capacidades para comunicar a muchas personas -a veces de forma anónima- para crear un servicio de noticias capaz de tocar las más altas instancias de poder en los Estados Unidos.

"Cualquiera con un modem puede ser reportero" clama Drudge ante una prensa que no pareciera saber qué hacer ante un nuevo medio absolutamente bidireccional capaz de mover noticias por todo el mundo de manera instantánea.

Las informaciones que Drudge libera en su lista de correos y en su sitio Web tienen un común denominador: parten de rumores que en muchas ocasiones no tienen ningún tipo de confirmación y carecen de fuente. Estas dos características harían de las noticias de este reportero impublicables en cualquier medio impreso.

Sin embargo, para él precisamente el éxito de sus servicios en Internet son una muestra de lo que el público quiere. "Me dejo guiar por mi conciencia y la tengo tranquila" respondió cuando en alguna ocasión le preguntaron por los criterios profesionales que toma en cuenta cuando se trata de publicar o no una información que le llega por correo electrónico. "En una ocasión publiqué una noticia cuando apenas me habían enviado un mensaje sobre ese tema, pero la persona se veía bastante honesta" sostiene.

Profeta del futuro

Hasta el año pasado, Drudge trabajó con una máquina 486 corriendo Windows 3.x. Ahora mismo su apartamento está equipado con tres PC, televisores y radios encendidos todo el tiempo. Diariamente, Drudge lee más de una decena de periódicos y actualiza su sitio en Internet, que por lo demás no contiene el material gráfico al que nos tienen acostumbrados los grandes sitios de noticias en la red.

El "Reporte Drudge" está basado casi en su totalidad en textos, sin aplicar ninguna herramienta avanzada de diseño en html. Para Drudge, la noticia es lo más importante y sus reportes son prácticamente una versión para Internet de la lista de correos.

Dentro del concepto del nuevo reporterismo en Internet que maneja Drudge, el lector deja su papel de ente pasivo que sólo es receptor de noticias, para transformarse él mismo en un reportero y también en un analista de las informaciones que consume. "Mis informaciones son exactas en un 80 por ciento" dijo en una ocasión, aclarando que las notas publicadas por su servicio en la red no deben tomarse como verdades irrefutables. Y el propio Drudge ha tenido que reconocer que algunas de las noticias que maneja son falsas, sobre todo luego de que un furioso afectado lo demandara por 30 millones de dólares. "Todas las notas publicadas en mi sitio Web llevan mi firma, yo me responsabilizo de todo lo que allí está y cuando he incurrido en errores me he disculpado por ellos".

Sin embargo su estilo tiene detractores. "La barrera entre un rumor y una noticia es muy difícil de precisar. En ocasiones las mejores noticias comienzan como rumores" dice ante los que critican su manera de hacer reporterismo.

Aunque el "Reporte Drudge" aún no produce ganancias económicas espectaculares, puesto que la contribución de diez dólares anuales por estar suscrito a la lista de correos no son de pago obligatorio, Drudge ha vendido informaciones a la conocida revista Wired y al proveedor de acceso America On-line. "Muchas personas reciben mis servicios de manera gratuita, pero eso no me preocupa. En un principio ninguno de los medios que ahora se consideran tradicionales como la radio o la televisión, percibieron ganancias", apunta este neoreportero, para quien "el futuro apenas está comenzando".

Drudge ante la prensa "de verdad"

Hace poco, justamente el pasado 2 de junio, Matt Drudge a quien muy pocos periodistas en Washington consideran un colega, habló el Club de Prensa, una entidad que recoge a los más destacados reporteros radicados en la capital de los Estados Unidos. "Mis dos hijos, de 20 y 17 años, saben quién es Matt Drudge, pero desconocen por completo el nombre de cualquiera de los reporteros más famosos de esta ciudad" dijo Doug Harbrecht, editor de la revista Bussines Week.

Así habló Drudge ante una audiencia que no termina de convencerse de sus métodos reporteriles: Cuando tenía 12 años mis amigos me conocían como un buen contador de historias. Llevaba a mis amigos a una parte oscura de la casa y les narraba cosas terribles. Desde entonces lo único que ha cambiando es la talla de mis zapatos. Un buen día, mi padre vino a visitarme y cuando íbamos de regreso al Aeropuerto me dijo: "Voy a darte una computadora". Yo me reí y le dije: "¿ Qué puedo hacer yo con eso ?". Dos meses después estaba enviando cosas a Internet. En los grupos de noticias comencé a enviar informaciones de farándula y luego noticias de política que había escuchado a algunos amigos. Alguien me sugirió que iniciara una lista de correo, así que tomé algunas direcciones y comencé con la lista, que llamé "El Reporte Drudge". Cinco personas se convirtieron en cien y esas cien en mil. Y tan pronto como se puede decir "Yo nunca he tenido sexo con esa mujer" había diez mil personas en la lista. Pronto llegué a 100 mil personas y el sitio Web nació por sí solo. El mes pasado tuve seis millones de visitantes y ahora mismo tengo igual número de visitas diarias que las ventas de la revista Time en una semana. ¿ Esto qué significa ? Que hay un deseo de conseguir información sin editar y ausente de consideraciones corporativas. Y como la primera persona que ha hecho un nombre en Internet por sí mismo, invito a que los demás lo hagan también. Estamos entrando en una era que vibrará con las voces pequeñas. Cada ciudadano puede ser un reporterto, puede tomar el poder que esto representa. La diferencia entre Internet y la radio, la televisión, y las revistas, es que la red es una herramienta de comunicación de dos vías. Internet da tanta voz a un muchacho de trece años como al CEO de una corporación o al vocero de la Casa Blanca. Todos parecemos iguales. Desde una pequeña esquina de mi apartamento en Hollywood, sin otra compañía que mi computadora 486 y mi gato, he sido capaz de escribir grandes historias gracias a una red de personas comunes. He sido el primero en dar el nombre del nominado a vice-presidente en la Convención Republicana durante las últimas elecciones, el primero en informar de la muerte de la princesa Diana, primero en anunciar la alianza entre Microsoft y NBC Ahora, con un modem cualquiera puede seguir el mundo y reportear en el mundo, sin intermediarios ni "Hermano Mayor". Creo que eso lo cambia todo. Veo un futuro en el cual hay trescientos millones de reporteros, que desde cualquier parte producirán información de todos los temas posibles. Es la libertad de participación totalmente realizada. ¿ Acaso no se dijeron las mismas cosas de Benjamin Franklin o de Tomás Edison o de Henry Ford o de Albert Einstein ? Todos ellos rompieron el balance de lo que existía. Yo digo a mis críticos: hay que ir más rápido, no más lento. Hay que crear, dejar que la mente esté libre, que la imaginación tome su camino. Ayer estuve caminando por las calles de Washington y de pronto me encontré frente al edificio del Washington Post. En ese momento me reí y pensé: el futuro apenas está comenzando.

En la televisión

A pesar de su estilo individual y basado en Internet, Matt Drudge firmó recientemente un contrato con la multimillonaria cadena de televisión "Fox News Channel" para la producción de un programa de televisión.

El programa -aún en desarrollo- mezclaría entrevistas con los populares rumores que Drudge lanza a través de su sitio Web. Aunque aún no tiene nombre, se transmitiría los fines de semana.

Los ejecutivos de Fox aún no deciden sobre el sitio en el cual se produciría el programa, pero Drudge -quien es nativo de Washington DC- dijo que no tiene intenciones de abandonar Hollywood. Este sería también el primer trabajo en medios remunerado de Drudge, pues aún el "Reporte Drudge" no produce beneficios económicos.

"Este será mi primer trabajo real en medios" dijo el reportero. "Hace tres años vendía franelas en la tienda de regalos de los Estudios CBS. Creo que he tenido la suerte de estar en el lugar correcto en el momento preciso" apuntó.

Los términos económicos del acuerdo entre Drudge y la Fox no fueron comentados por ninguna de las dos partes.



Dr. Jeckyll and Mr. Hyde

Héroe del nuevo milenio para algunos, otros sin embargo, ven en "El Reporte Drudge" un ejemplo concreto de irresponsabilidad en línea, un sitio de Internet en donde se lanzan acusaciones y se difunden rumores que en algunos casos no tienen ningún basamento.

La propia esposa del presidente de los Estados Unidos, Hillary Clinton, sugirió que se "repensara" el esquema de divulgación de opiniones libres en Internet. Aunque no propuso específicamente ningún mecanismo de censura, la declaración fue vista como una mención directa a las informaciones liberadas por Drudge que propiciaron el último escándalo sexual en la Casa Blanca.

Lo cierto es que aún hoy se están escribiendo las páginas de la historia de Drudge y aún no es tiempo para saber si este tipo de reporterismo totalmente liberal se impondrá en la red, con todos los cambios de conducta en los lectores que serán necesarios. Opina ahora ¿ Qué piensas de Matt Drudge ? Es un pionero Es un irresponsable

Resultados Correo de La Red, 1era. edición del mes de Agosto. 1998