miércoles, 21 de mayo de 2008

Leer en silencio y el gusto por leer

53. Así como los niños tardan en llegar a leer sin pronunciar, la humanidad tardó en aprender a leer en silencio captando directamente el sentido de la escritura, sin pasar por el sonido. Todavía en el siglo V, San Agustín habla maravillado de haber visto leer en silencio a San Ambrosio.

54. d) El nivel siguiente, en el cual se quedan "deletreando", como esos campesinos, muchos médicos, ingenieros, maestros, investigadores, es ver un libro de golpe, como una totalidad.

55. La persona no lee libros porque nunca aprendió a leerlos, porque nunca "les dio el golpe", porque nunca les encontró el gusto, por lo cual nunca le gustarán. Y como, además, para tener éxito profesional y ser aceptado socialmente y ganar bien no es es necesario leer libros...


Gabriel Zaid
Los demasiados libros
Anagrama. Colección Argumentos.
Bcn -1996