domingo, 4 de mayo de 2008

Teoría Sociológica. Control Social

CONTROL SOCIAL Y DESVIACION
(pag.183 ss)
Light y otros
"SOCIOLOGIA"

Control Social: esfuerzos de un grupo, o sociedad, para regularse (Janowitz.1978).

Depende de la cooperación (voluntaria o a regañadientes); el control social es lo opuesto al control coercitivo, que solo depende de la amenaza. Pero en la práctica tambien incluye un elemento de coerción.

Los controles sociales funcionan sobre diferentes niveles. Ej. en el caso de fumar se puede prohibir hacerlo en lugares públicos, o cambiar la valoración de este acto por medio de la propaganda. Influye mucho, el caso de los adolescente, la opinión que los iguales tengan de ello; lo que tambien tiene que ver con los modelos o ejemplos que tratan de imitar. Pero por sobre todo son los controles internos los más eficaces de todos.

INTERIORIZACION.

El control social descansa sobre la socialización (proceso de trasmisión de valore, normas y hábitos a los nuevos miembros). Interiorización es el proceso por el cual los est ndares culturales llegan a ser parte de la estructura de la personalidad. Cuando es eficaz desviarse de la normas hace que la mayoría de las personas se sientan culpables desorientadas. El control social se convierte en autocontrol.

Pero la socialización nunca es perfecta. Además no se puede interiorizar TODAS las reglas que la sociedad considera "adecuadas". Tambien existen muchas situaciones nuevas, aún no cubiertas por reglas, donde la improvisación es la única posibilidad para el individuo.

Debido a estos fallos y lagunas de la socialización se necesitan frenos exteriores al individuo, son las "sanciones": recompensas por conformarse a la norma, o castigos por violarla.

CONTROLES SOCIALES INFORMALES.

Se refiere a la presión no oficial y sutil para conformarse a las normas y valores.

Es eficaz porque las personas desean vivir ajustandose a las expectativas de los otros (aunque ello no sea consciente).

Sanciones informales positivas son: una alabanza, una sonrisa, un beso...; y negativas son las amenazas (verbales o físicas), mala cara, ridiculización, etc.

Erwin Goffman (1967) descubrió que las personas llegan a extremos para guardar las apariencias. La mayor parte de las conversaciones son "intercambios rituales" en los que el principal objetivo es evitar momentos difíciles de manejar. Damos la impresión de estar interesados y cubrimos los intervalos de silencio porque son amenazantes. Quien comete una falta ofrece una disculpa y el interlocutor otorga el perdón; el infractor concluye con una expresión de gratitud. Tales gestos rituales permiten que cada uno sienta que el orden social se mantiene.

La vergüenza juega un importante papel. Según Goffman la incomodidad que produce la vergüenza crea una motivación fuerte para evitar comprometerse en conductas que susciten desaprobación social.

Es una ventaja -dice Goffman- para todos seguir reglas. Se hace predecible el comportamiento de unos con los otros. Cuando las reglas se quebrantan ambas partes se desacreditan.

Las penas informales van desde una leve desaprobación hasta un tratamiento diferencial. En el caso de los hospitales ser "paciente problema" (resultado de no someterse a los procedimientos y normas de la institución) lleva a estar peor cuidado, hay mayores probabilidades de una negligencia deliberada, una prematura dada de alta, o una remisión al psiquiatra. También la dirección está menos dispuesta a aceptar sus quejas.

CONTROLES SOCIALES FORMALES.

Comprende las presiones directas y oficiales para conformarse a las normas y valores sociales. Existen organizaciones especializadas como la policía, los tribunales, las cárceles, los centros de rehabilitación, etc.

Este control tiende a ser coercitivo. El sistema medico-psiquiárico tambien funciona como una institución de control social al definir quién está "enfermo" y luego manejar la "enfermedad".

El control social necesita del "poder" para poder regular la conducta de los individuos. Los marxistas, en particular, se preguntan quién está controlando, a quién, y por qué medios, bajo qué circunstancias y por qué razones (Schur.1980)

La relación entre desviación y control social es muy compleja.

La línea entre el control legítimo (establecido claramente por las normas) y el ilegítimo (donde hay muchas posibilidades de interpretación) es sinuosa.

También los que tienen por cometido hacer cumplir la ley frecuentemente usan a los transgresores menores para coger a los más importantes (ej. en el caso de drogas, o de terroristas arrepentidos).

Por último la creación de nuevas reglas puede tener una consecuencia perversa al crear nuevas formas de crimen y desviación. Ej. la ley de inmigración de EEUU de 1982 donde dispone que los empleadores que contratan trabajadores sin documentación, cometen crimen. El resultado fué una explosión de falsificación de tarjetas del Seguro Social, de recibos de renta, de formularios para declaración de impuestos sobre el ingreso y de certificados de nacimiento

En las sociedades tradicionales, normalmente más pequeñas, los controles informales eran suficientes. En las contemporáneas los controles formales tienen un peso mucho mayor. Lo que antes era objeto de vergüenza ahora se redefine como un crimen y se castiga con multa o prisión.