miércoles, 7 de mayo de 2008

Creatividad e inteligencia

Krónidas Amigos Os deseo un 1.999, pleno de realizaciones y parabienes.

Que nuestro capitán Manú siga deleitándonos con sus series de escritos magníficos y que todos los gocemos con una salud de hierro.

Felicitaciones y agradecimientos a los más prolíficos: Elia, Marcia Alejandra, Quirón, Hugo Luchetti, Carlos Salinas, José Biedma, Data, Ahriman, Manuel Montes... y que este año antes del 2000 lleguemos a las 2000 Ediciones.

Vuestro amigo Zaratustra

ZarAtuStrA
\`|´/
{~_ó}

¡Ah!, os adjunto esto de "creatividad e inteligencia" que me reenviaron a su
vez, espero que guste.


CREATIVIDAD E INTELIGENCIA

La psicología contemporánea y sus diferentes escuelas han aplicado numerosas definiciones a la inteligencia, pues se trata de un concepto abstracto al que muchos psicólogos le han dado forma de diversas maneras. Sin embargo, parece válido afirmar que habitualmente la inteligencia se asocia a la capacidad que tiene el individuo de aprender (en especial con rapidez), adaptarse a situaciones nuevas, emplear el razonamiento abstracto, comprender conceptos verbales y matemáticos además de ejecutar tareas en las que sea preciso captar relaciones. Mientras Jean Piaget planteó que la inteligencia se va desarrollando individualmente en la medida que el ser humano va madurando, Vigotsky habló de la importancia de la socialización del niño, para el paso de un estado de inteligencia inferior a uno superior. Sin embargo, después de haber debatido el tema de si la inteligencia humana se desarrolla individual o colectivamente, o si es innata o adquirida, se tiende hacia un consenso en el sentido de que la inteligencia es el resultado de una interacción de la herencia y el medio, cuyos efectos operan al mismo tiempo, es decir, que la inteligencia sería el resultado de concebir al ser humano y a su conducta como un ente biopsicosocial. Ahora bien, independientemente del código hereditario del individuo o de la información recibida por él, hay algo que distingue a los seres humanos que va íntimamente relacionado con la manera de concebir y hacer las cosas: La creatividad. Por creatividad se entiende la actitud del individuo ante el mundo que le rodea, caracterizada por la capacidad de descubrir nuevas relaciones, modificar acertadamente las normas establecidas, hallar nuevas soluciones a problemas y enfrentarse positivamente a nuevas situaciones, contribuyendo así al progreso de la realidad social. La creatividad es una actitud compleja constituida por una serie de propiedades con las que debe contar el individuo, como la sensibilidad, originalidad, fantasía, espontaneidad, capacidad de reflexión, sentido crítico, muchas de las cuales se pueden desarrollar por medio de una adecuada educación. Algunos la llaman talento otros la definen como genialidad. Al igual que en el caso de la inteligencia, la creatividad ha sido ampliamente definida en función de la importancia que los psicólogos dan a los elementos que acompañan al proceso creativo. Sin embargo, existe un punto de acuerdo entre las diferentes escuelas psicológicas a la hora de señalar cuáles son los factores que acompañan al proceso de la creación. Toda acción creativa termina en un producto, concepto o idea, resultado de una serie de procesos mentales. La persona que crea algo, es diferente de las personas no creativas, producto de la información que recibe del medio cultural y social.

../...

¿Conceptos paralelos?

Podemos encontrar que existen personas con un alto grado de inteligencia y muy creativas, pero también hay personas con un elevado coeficiente intelectual y poco creativas. Por otra parte, vemos cómo personas con altos niveles de creatividad, pueden ser mucho o poco inteligentes. Este trabalenguas nos lleva a preguntarnos ¿Existe o no relación entre la inteligencia y la creatividad? Según Guilford, en las personas con cocientes intelectuales entre 62 y 150, se puede encontrar relación directa entre la creatividad y la inteligencia. Si el coeficiente intelectual es bajo, la creatividad será escasa. Si es elevado, la creatividad será rica. Pero, por encima de los 150 puntos de CI (Coeficiente Intelectual), la relación entre ambas es nula. En los años '60 se negaba la existencia de una relación entre ambas, sin embargo, más recientemente, se acepta una mínima correlación cuando el CI se ubica entre 85 y 120 puntos. Por encima de 120 se pueden conseguir individuos o muy creativos o poco creativos. Wallach y Kogan, distinguieron cuatro grupos de individuos: Los de mucha creatividad y mucha inteligencia. Los de poca creatividad y elevada inteligencia. Los que poseen una gran creatividad pero poca inteligencia y los que tienen escasa inteligencia y escasa creatividad. En el primer grupo se caracterizan por ser personas con una alta capacidad de atención y concentración en las cosas que hacen. Son altamente sensibles y perciben con facilidad los significados de las informaciones que reciben del entorno y de otras personas. Se manifiestan generalmente como agradables, populares y aceptados en gran medida. Son personas de una alta autoestima y la seguridad de sus actuaciones se basa en el profundo conocimiento que tienen de sus capacidades. En consecuencia, no son personas que le tienen miedo a los retos. Son tolerantes frente a las ambigüedades, flexibles, espontáneos, tienen una alta motivación hacia el trabajo y gran capacidad para generar ideas. Los individuos con baja creatividad y poca inteligencia, son personas a las que no les gusta correr riesgos y se apegan a convencionalismos a la hora de interpretar la realidad. Prefieren la seguridad que dan las situaciones, cosas o personas ya conocidas, pues al no poner en práctica su creatividad, saben que no cometerán errores, lo que los hace ser inseguros y de poca iniciativa. Viven con la preocupación de que los critiquen y con frecuencia son tímidos, retraídos y poco sociables. Tienden a evitar la preocupaciones y las situaciones que les generen inseguridad. Las personas que cuentan con una creatividad elevada pero tienen una baja inteligencia, poseen una capacidad de atención y concentración muy reducida. Se muestran con poca confianza en sí mismas y con un alto nivel de autocrítica, por eso tienden al aislamiento a un punto tal, que pueden llegar a ser rechazadas por los demás. Por último, las personas cuya creatividad e inteligencia son reducidas tienen una adecuada confianza en sí mismas, son de carácter agradable, extrovertidas y sociables. Cuentan con un rendimiento mayor en el trabajo o los estudios, que quienes están dentro del grupo anterior.



¿Por qué existen genios?

Aristóteles, Albert Einsten, Leonardo da Vinci, Nicolás Copérnico, Miguel Angel, Francisco de Goya, Vincent Van Gogh, Pablo Picasso, son sólo algunos de los ejemplos de genialidad que ha tenido la humanidad. Pero, ¿Qué es un genio? Hay quienes consideran que los genios poseen un tipo de biología particular. Según algunos estudiosos del tema, las bases de la naturaleza diferente de las personas consideradas genios, se pueden buscar en la herencia o en patologías. Hay quienes asocian este concepto a la locura e incluso se han iniciado estudios para tratar de conseguir algún tipo de enfermedad mental en los grandes genios de la historia. Además, se ha llegado a afirmar que para ser genio, se necesita ese estado mental que sólo se da en la locura. Creemos que no es lícito darle el mismo valor al término de "loco" y de "genio" por el hecho de que algunas investigaciones hayan determinado alguna patología en la biografía de hombres geniales. Tampoco se puede concluir que estas conductas irregulares fueran la causa de sus rasgos creativos. En la actualidad se sabe que la genialidad no tiene que ver con la locura. Aún así, continúa la tendencia a pensar que los genios son personas malvestidas, excéntricas, despeinadas, caprichosas, por el simple hecho de ser diferentes a los demás.

¿Quiénes son los superdotados?

Se define como superdotado al niño cuyo cociente intelectual está entre 130 y 140 puntos. Estos proceden de ambientes superiores en materia de cultura y de educación y se caracterizan por tener un mejor desarrollo físico y mostrar un interés elevado por la lectura. Su rendimiento escolar es superior, comparado a sus compañeros de igual edad. Hoy en día, existen otros criterios para definir a los niños superdotados, como la habilidad intelectual en líneas generales, el intelecto específico, el pensamiento productivo y creativo, la capacidad de dirigir (liderazgo), la inclinación artística y la habilidad psicomotriz. En los primeros años de preescolar, los padres y maestros pueden detectar con facilidad la superioridad del niño, pues estos se destacan en ciertas habilidades, por encima del resto. Más que medir el coeficiente intelectual, los especialistas en la materia miden las aptitudes del niño para identificar habilidades específicas. En este sentido, lo que se evalúa son las capacidades en conocimientos matemáticos, aptitudes musicales, valoraciones estéticas y aptitudes mecánicas. Es importante que, una vez detectada la presencia de un niño superdotado en el hogar, se le sitúe en el contexto educativo que más le conviene, para que padres y maestros sepan cómo tratarlo. Los niños superdotados destacan por su nivel de madurez, un gran equilibrio personal y tienen menos conductas desadaptadas. Poseen una gran habilidad para razonar, generalizar y entender las abstracciones. Manejan muy bien el pensamiento lógico y cuentan con una mayor capacidad de comprensión y de comunicación. Aprenden más rápido y manejan muy bien el lenguaje. Son curiosos en extremo y se interesan demasiado por el entorno. Leen con rapidez e interpretan la lectura con mucha facilidad. Son independientes, originales y toman siempre la iniciativa. Son imaginativos, observadores y manejan con preocupación el concepto del tiempo. Aventajan en cuanto a peso y altura. Generalmente conservan un buen estado de salud, fortaleza y nutrición. Destacan por su buen sentido del humor y su alegría. Son populares, líderes, tienen una gran integridad moral, son objetivos y aceptan con facilidad sus capacidades. Cuentan siempre con un buen ajuste escolar, son responsables y tienen preferencia por los juegos difíciles.