viernes, 9 de mayo de 2008

El uso cotidiano de una lengua

[De una lista, 1996]

Esta mañana, cuando estaba ocupado en cierto *asunto* que no viene al caso mencionar, y a propósito del artículo de Caravantes, he pensado lo que sigue.

La verdad es que no conozco exactamente el significado de *abaratamiento del lenguaje*, pero voy a referirme al uso de expresiones imprecisas, de significado muy amplio o diverso.

<<>>

El lenguaje contiene un *stock* de palabras, giros, expresiones, frases. Estos elementos están completamente entrelazados por sus significados, agrupados por sus propios usos y limitados por los contextos en que se utilizan. De este modo cuando tenemos que expresar una idea tenemos a nuestro alcance un conjunto de expresiones con distinto grado de frecuencia de uso, de precisión en el significado y de adecuación al contexto. Este conjunto de expresiones disponibles varía para cada individuo y para su grupo de contertulios. Pero también varía según el contexto y, sobre todo, según los medios de comunicación adicionales o complementarios que se utilicen.

Quisiera explicarme un poco más. Supongamos que acabo de leer un artículo en Grumetes y quisiera expresarlo públicamente. Tengo un surtido de expresiones que puedo usar. Las hay muy *baratas", puedo, por ejemplo, mandar un mensaje que este simple texto: "ma gustao"; barato, barato. También es posible, enviar un mensaje indicando los puntos que más me han agradado y los motivos de ello. Finalmente, puedo coger el diccionario y afinar en cada una de las palabras y frases, a fin de obtener un significado de la mayor precisión. En cambio, para el receptor del mensaje la valoración del mensaje no es necesariamente la misma. Tanto un mensaje excesivamente rebuscado, como uno extremadamente simple, pueden resultar de dificultosa interpretación.

Fíjense ustedes que el profesor Demetrius en su ámbito académico utiliza un lenguaje característico, lenguaje que ha tenido la amabilidad de darnos a conocer a través de sus contribuciones a la lista :-). Sin embargo, sé de buena tinta, que cuando el susodicho profesor acude al fúrbol con sus colegas de la Academia, que han formado una peña, no utilizan el lenguaje académico y le gritan al árbitro "hijoputa" con la mayor naturalidad. El profesor Demetrius con sus colegas suelen realizar seminarios donde una de ellos expone una tesis que luego discuten en coloquio. Es de observar que en estas conferencias y coloquios no utilizan el mismo lenguaje que en los artículos que publican en las revistas de su especialidad. El motivo de este diferente uso de su propio argot se debe a un motivo económico; cuando escriben para una revista pueden tomarse el tiempo necesario para encontrar la expresión más adecuada, en cambio cuando hablan en un coloquio no disponen de ese recurso, deben limitarse al escaso tiempo (recurso) disponible para construir mentalmente su contribución. Pero hay otra razón, cuando estos doctos profesores se comunican de forma presencial, no sólo disponen del lenguaje como forma de comunicación sino que utilizan las expresiones faciales y corporales así como el *tono* de la voz para reforzar su mensaje, de modo que una expresión lingüística menos precisa apoyada con un gesto y el tono adecuado de voz puede resultar la forma económicamente más eficiente de comunicarse.

Supongamos que observamos a un matrimonio cenando solos en su propia casa. Uno de los cónyuges toma un plato en una mano y haciendo ademán de querer levantarlo para acercarlo a su pareja, con una expresión facial de ofrecimiento y una situación corporal de acercarse a su cónyuge, le dice: "mmm". Su contertulio entiende perfectamente el mensaje, pero quiere rechazar el ofrecimiento sin ofenderle, de modo que pone gesto de encontrarse saciado, con una mano señala su estómago y le contesta: "mmm". Un señor académico que se encontraba con nosotros observando la escena manifiesta su desagrado por el abaratamiento del lenguaje que ha llegado a lo más íntimo de nuestros hogares. Sin embargo nuestro estimado mirón no está de acuerdo, piensa que ambos cónyuges han sido suficientemente precisos en sus expresiones. Han utilizado una combinación de mecanismos de expresión suficiente y sólo suficiente para hacerse entender entre ellos. Piensa que han utilizado una expresión económicamente suficiente, ni barata ni cara, sino la adecuada.

No quiero extenderme más, que ya me estoy cansando de esta perorata. La idea que quiero expresar es que entiendo que hay abaratamiento del lenguaje cuando se utilizan medios insuficientes para hacerse entender, teniendo en cuando en tema del mensaje, la capacidad del emisor y de los receptores, así como los medios disponibles. En cambio habría en encarecimiento del lenguaje cuando se utilizasen medios excesivos para la finalidad del mensaje.

Aplicando lo dicho a nuestro grupo, hemos de tener en cuenta que el único medio que tenemos es la escritura, apoyada eso sí por las *smiles*, de modo que no nos sirve decir "mmm" como al matrimonio del ejemplo, sino que tenemos que esforzarnos un poco más al escribir. Conviene saber que entre mil grumetes de diversos países y culturas tenemos un auditorio completamente heterogéneo, con lo cual, la economía del lenguaje nos debería llevar al uso de giros bastante generales (que algunos pudieran considerarlos baratos). Finalmente, a la hora de leer un mensaje recibido habremos de pensar que no conocemos al emisor, ni su cultura, ni su conocimiento del lenguaje, ni su facilidad de expresión; con lo que deberíamos tener cierta tolerancia y estar dispuestos a realizar algún esfuerzo de nuestra parte para entender el mensaje.

(...)
Gerardo Folch Rafelbunyol (Valencia.España)