miércoles, 21 de mayo de 2008

Rafael Rattia

Date: Wed, 1 Dec 1999 18:08:27 -0400

Rafael Rattia publica su libro "La Pasión del Suicida".

***El poeta, historiador y escritor deltano irrumpe las barreras de lo desconocido para comenzar a transitar los caminos del mundo editorial venezolano. Inspirado en el amor, la nostalgia y la exaltación de la mujer, Rafael Rattia ve hecho realidad el sueño más ambicioso de cualquier literato, la publicación de su primer libro preparado desde 1.995 y que sale al mercado luego de vencer los obstáculos y limitaciones propias del sector literario.


Naylee Mujica

Después de vencer un largo periplo de vicisitudes, superar una cantidad de trabas burocráticas y limitaciones financieras y administrativas propias del burocratizado mundo literario y cultural venezolano, el escritor, historiador y poeta Rafael Rattia ve felizmente editado su primer libro de poesía "La Pasión del Suicida".

Este conjunto de textos poéticos y otros aforismos, es auspiciado por el Centro de Actividades Literarias "José Lira Sosa" del estado Monagas; del cual, el escritor es director ejecutivo de Investigaciones Literarias desde 1.998.

"La Pasión del Suicida", sale al mercado editorial bajo el cuidadoso resguardo de la prestigiosa imprenta merideña Editorial Venezolana, que también realiza co-ediciones con la editorial gubernamental Monte Ávila Latinoamericana. Actualmente, la Dirección General de Cultura y Extensión de la Universidad de Los Andes, considera la aprobación del segundo libro de Rattia, esta vez de Ensayo Filosófico, titulado "La Concepción de la Historia en E. M. Cioran".

Frente al importante acontecimiento para este constante colaborador de Notidario, quisimos conocer de cerca la emoción que ahora lo regocija luego de haber vencido tantos obstáculos que durante varios años nos privaron del placer de leer sus composiciones poéticas.

Considerando las dificultades que tuvistes que vencer para ver editado tu libro, ¿qué sientes al ver tu sueño hecho realidad?.

-Publicar en Venezuela es una tarea ardua, difícil; podría decirse que publicar en este país es una odisea, sobre todo cuando el escritor es inédito, que no cuenta con el apadrinamiento de instituciones editoriales consagradas ni con el apoyo de las vacas sagradas de la literatura venezolana, es muy difícil.

¿Qué tropiezos encuentra en su camino un escritor inédito?

-En primer lugar, no contar con el aval de grandes escritores, de los escritores consagrados que dictaminan quién publica y quién no. En segundo lugar, en Venezuela los escritores jóvenes no tienen un ambiente propicio para la creación, para la producción literaria en general, poética en particular. Por otra parte, no tener un apoyo institucional es un impedimento muy grande para salir adelante con un proyecto editorial; afortunadamente este libro sale a la luz pública bajo los auspicios del Centro de Actividades Literarias "José Lira Sosa" del estado Monagas conjuntamente con la Dirección General Sectorial de Literatura del Conac, máximo ente rector de la cultura en el país.

Dada mi condición de Director Ejecutivo de Investigaciones Literarias del Centro "José Lira Sosa", me ha permitido editar este primer volumen de poesía; cosa que agradezco altamente, puesto que me permite dejar de ser un escritor inédito y empezar a transitar los caminos del mundo editorial venezolano.

¿Cuánto tiempo te llevó prepararlo?

-Este libro está listo desde el año '95, es decir, tenía tiempo en las carpetas que suelo almacenar; porque yo no escribo para publicar, eso hay que tenerlo muy claro.

Entonces, ¿para quién escribes?

-Escribo básicamente para almacenar en carpetas, para cada cierto tiempo expurgar esos baúles y carpetas archivadas, revisar, limpiar, reconsiderar, reescribir una vez más con el tiempo. No suelo escribir para complacer a los lectores, que de paso son más exigentes de lo que uno se imagina. Creo que no debe escribirse un libro como se fabrica una "ristra de salchicha". Para mí, el tiempo es un aliado fundamental. Escribo para reelerme, para ver con el tiempo sí lo que escribí puedo asumirlo como mío. Es difícil escribir algo y guardarlo y una vez que uno desempolva ese escrito, resulta difícil estar de acuerdo totalmente con lo que se ha escrito años antes.

En tu libro hablas de textos poéticos y aforismos, ¿qué es un aforismo?

-Un aforismo es una escritura breve, lapidaria, es una sentencia. Un aforismo se parece a un telegrama, es una escritura mediante la cual tú puedes emitir una idea fulminante. Una idea poética, literaria.

¿En qué te inspirastes para escribir La Pasión del Suicida?

-Básicamente, aquí hay un tema amoroso, de nostalgia, erótico, una exaltación de la mujer. También existe una metáfora de la sexualidad que hay que buscarla a través de una lectura menuda, minuciosa, si se quiere en filigrana. Pero el recuerdo, la memoria es prácticamente el sujeto protagónico en este libro.

¿De dónde surge el título?

-Surge de mí preocupación por la muerte como el reverso complementario de la vida, no podemos vivir como si la vida fuera una moneda de una sola cara, es decir, cuando se vive, se vive para la muerte como decía un gran filósofo alemán Martín Heigdger, "el ser, estar en el mundo en ser para la muerte". También hay que acotar, que pensé en lo que llaman los franceses "la petit mort"(la pequeña muerte). El orgasmo es una pequeña muerte de la cual tú resucitas una vez que reaccionas y vuelves a la superficie de la vida. De eso también trata mi libro.

Háblanos de tu segundo libro que está en proceso de publicación.

-Sí, está en proceso de publicación por la Universidad de Los Andes a través de la Dirección General y Extensión de la ULA, que dirige el doctor Eduardo José Zuletta. Este segundo libro, es un Ensayo Filosófico sobre un pensador rumano llamado Emil Michel Cioran. Es un libro muy querido por mí, porque es un ensayo de filosofía; donde estudio bajo una perspectiva nihilista, pesimista escéptica, el devenir de la humanidad, el sentido en la historia, ¿hacia donde marchan los acontecimientos fundamentales de la especie humana?, ¿tiene sentido el devenir de la especie humana?, ¿hacia dónde apunta la humanidad?, ¿qué horizonte de posibilidad tiene el ser humano para salvarse? y gracias a ¿qué mecanismos, dispositivos intelectuales la humanidad podría eventualmente salvarse de una posible catástofre universal?. Es un trabajo de ensayo, ya no es poesía; donde prevalece más la razón. En "La pasión del Suicida", prevalece la emoción, la intuición, la sensorialidad, la pasión, el recuerdo, la memoria, la exaltación de la mujer como motivo fundamental de la poesía erótica.

¿Cómo será la poesía del nuevo milenio?

-La poesía es un estado de gracia, es un estado del alma y una condición que se asume cabal e íntegramente, es un "apostalado", una opción de vida. Digamos que la poesía es una militancia absoluta, no se puede ser medio poeta, se está del lado de los territorios de la creación poética o no se está. En ese sentido, asumo la creación poética como una especie de maldición benéfica, de enfermedad saludable, valga la aparente contradicción en los términos. En este caso, la poesía es algo inevitable.

¿Cuáles son tus expectativas como escritor?

-Como te dije antes, uno no escribe un libro de poesía como se fabrica un embutido, es decir, un libro de poesía cuando es auténtico, prácticamente se elabora por sí solo. Los poemas van saliendo, se van escribiendo, se van madurando, archivando en una carpeta y con el tiempo sin darte cuenta tienes armado un libro de poesía, que seguramente no tiene título y que se te ocurre contemplando un atardecer, o a lo mejor algún interlocutor te sugiere un título; es entonces cuando armas esos papeles archivados en una carpeta y tienes un libro hecho. El ambiente no es propicio, sin embargo, cuando uno está claro de lo que quiere en la vida no puede estar pensando en irse a cualquier ciudad o país porque es muy propicio. En otras ciudades existe mucha burocracia, roscas, círculos de escritores que se descuartizan unos a otros, todo por el control presupuestario de los organismos que publican. Frente a esa situación, yo soy una persona privilegiada porque estoy al margen de toda esas traiciones. De hecho, el Delta me ha permitido pensar la metáfora, inventar, elaborar un discurso lírico.

¿En que momento escribes?

-Mi inspiración es trabajar veinticinco horas diarias o treinta horas al día, eso significa que no trabajo con un método determinado; es decir, procedo sin método. No quiero decir que soy esclavo de un horario, no, llevo una vida absolutamente normal, trabajo como empleado público en un organismo del estado y fuera de mi horario de trabajo, leo mucho y escribo por una necesidad urgente de recrear el lenguaje, de retrabajar lo leído, de construir una perspectiva imaginaria, de fraguar el lenguaje, elaborar construcciones lingüísticas. En realidad, no tengo un método de trabajo que me identifique, puedo escribir un fin de semana o puedo dejar tres meses sin escribir una línea; lo que sí no puedo es dejar de leer constantemente, porque la lectura es lo que me mantiene vivo. Antes que escritor, me asumo como un lector con pretensión de profesionalidad. Sí alguna vez aspirara algo en mi vida, sería convertirme en un lector profesional, vorazmente, insaciable.

¿Cómo es un lector profesional?

-Es un lector que no tiene horario, que lee cuando su estado anímico se lo pide. No lee porque se lo ordenan ni para ganarse un salario, lee por placer, por degustar la lectura, por disfrutar, por experimentar estados de excitación mental e intelectual y por alcanzar una felicidad plena a través de ese mundo ficticio, como es el mundo literario. Construir un mundo aparte del mundo real que no es menos real que el que vivimos, eso es una de las metas de un lector.

¿Se nace poeta?

-Pensar que la elaboración del poema es una lección premeditada, sería como someter la creación poética a un proceso de racionalización. El poema no es una elaboración de la razón, hay poemas racionalistas, pero éste surge como chispazo de la intuición, una especie de razón a racional.

¿Podríamos decir que todos llevamos dentro algo de poeta, especialmente cuando nos enamoramos?

- Pienso que es una especie de fatalidad, una marca, una huella imborrable que trae el individuo desde el ADN, antes del nacimiento uno está predestinado. Hay poetas que no han escrito una línea en su vida, pero viven el mundo en actitud poética, asumen la vida poéticamente. Se es poeta sin ser escritor de versos, por ejemplo éste libro(La Pasión del Suicida) está escrito en versos blancos o en prosa.

Enamorarse es un acto poético.

¿Cuál es tu mensaje para los escritores que se inician?

-Mi llamado a los jóvenes escritores que se inician, es que no desmayen, que escriban. Mi página "Laberintos de Agua" editada por Notidiario está a la orden. Te aclaro, que este espacio literario está dedicado a los poetas, narradores, ensayistas, dibujantes y fotógrafos, porque en ésta página tiene cabida la fotografía como expresión estética; también a los pintores que deseen colaborar con la página. Es una ventana abierta a la imaginación, a la creación, a la producción de belleza, entendida como disfrute máximo de los sentidos de la naturaleza humana. En ese sentido, la página "Laberintos de Agua" es un espacio democrático, abierto, receptivo, donde pueden participar cualquier escritor, dibujante, fotógrafo, que lo desee sin ningún tipo de obstáculos.

Es importante destacar, que Rafael Rattia además de escribir artículos de opinión para Notidiario, también escribe para revistas electrónicas de Internet; entre ellas la revista "Casi Nada", con sede en Madrid, "Sólo Texto" hija de "Casi Nada", "El Invencionero" dirigida por el poeta Celso Medina. En nuestro país colabora con revistas como "Ateneo" del Ateneo de Los Teques, el suplemento sabatino "Verbigracia" del diario El Universal. Otros espacios culturales de la ciudad de Mérida, el periódico "Hoy Viernes", un semanario con una página literaria de la cual es miembro.

El libro "La Pasión del Suicida", fue presentado en la VIII Feria Internacional del Libro realizada el pasado 16 de noviembre, en la zona rental de la Plaza Venezuela en la ciudad de Caracas, en el stand E.