jueves, 9 de octubre de 2008

Los deslizamientos progresivos de una ecuación


¿Cuándo puede calcularse la parte genética y la del entorno?

El autor, Jacques Fromeut –periodista científico-, somete a dura crítica a la disciplina que recibe el nombre de “Genética cuantitativa”. Esta rama de la Genética busca determinar la proporción en que un rasgo, característica o enfermedad de un individuo está determino genéticamente. Hay casos donde su aplicación es precisa y útil, sin embargo a medida que aumenta la complejidad de la enfermedad o rasgo, los supuestos de que se parten para asignar números a las variables en juego pueden llegar a hacer los resultados poco confiables.

Así analiza el caso de la preedición de la mucoviscidosis (donde si se obtienen resultados razonables), la enfermedad cardiovascular y la obesidad (con conclusiones mucho más discutibles).

Los cuantitativistas intentan perfeccionar sus cálculos utilizando herramientas estadísticas sofisticadas pero el problema clave radica en donde trazar la linea divisoria para convertir un continuo en fenómeno discreto y medible. El autor concluye que “hay que rendirse a la evidencia: no se conoce el número de variables que hay que tener en cuenta, y tampoco se sabe como ponderar las variables que se quiere conocer. Parece evidente que, para este tipo de problemas la ecuación de base de la genética cuantitativa presenta, sobre todo, el interés paradójico de demostrar la imposibilidad de establecer una relación mensurable entre genes y entorno” (M.Científico nº 194, octubre 1998, pág. 35).