miércoles, 7 de mayo de 2008

Cuando aparece el lenguaje en el niño

EL INICIO DEL LENGUAJE:

¿A partir de qué momento los sonidos que produce un niño de corta edad se convierten en palabras con sentido y significado? Las investigaciones de unos científicos de la Johns Hopkins University indican que ello suele ocurrir hacia los seis meses.

Cuando escuchamos a un pequeño decir "papá" o "mamá", sabemos que algo ha cambiado. El niño "habla" y podemos darle la bienvenida formal a un mundo dominado por el lenguaje.

Sin embargo, ¿es posible saber el momento exacto en el que el niño empieza a relacionar sonidos con significados específicos? Peter W. Jusczyk y Ruth Tincoff creen que ello ocurre hacia los seis meses de edad y que queda marcado precisamente por la primera vez que el infante consigue pronunciar las palabras que definen a aquello que tiene más cerca: sus padres.

En efecto, seis meses es la edad más temprana a la que se ha podido demostrar que un niño puede emparejar sonidos para producir palabras con un significado concreto. Hasta ahora, las cifras se encontraban ancladas entre los 8 y los 10 meses. También se sabía que a los 4 meses y medio son capaces de responder ante sus propios nombres, aunque en realidad desconocen totalmente el significado de la palabra.

Para sus experimentos, Jusczyk y su equipo utilizaron 24 bebés de 6 meses. Cada uno de ellos permanecía en el regazo de uno de sus padres mientras miraba una cinta de video en dos monitores de TV, los cuales mostraban las imágenes separadas de su padre y de su madre. Cuando un sintetizador de voz pronunciaba las palabras "papá" y "mamá", los investigadores medían el tiempo que el niño permanecía mirando una imagen u otra. La primera conclusión es que pasaban más tiempo mirando al progenitor mencionado por la voz.

En otro experimento, se comprobó si las palabras "papá" y "mamá" tenían un significado real para el niño. A menudo, éste puede llamar de una determinada manera a un objeto, de tal manera que puede usar la palabra "perro" incluso para los animales que no lo son pero que se le parezcan. En busca de comprobar si el niño puede llamar "papá" o "mamá" a otras personas, otros 24 niños contemplaron las imágenes de individuos diferentes, mientras escuchaban las dos palabras. El resultado, en función del tiempo de contemplación de las imágenes, fue que no los relacionaban con sus progenitores.

Así, a los 6 meses, los infantes saben perfectamente lo que significa "papá" o "mamá" y no otorgan esta denominación a ninguna otra persona. Es en este punto donde empieza a desarrollarse su propio lenguaje.

Información adicional en: http://www.jhu.edu/~jhumag/0298web/baby.html