miércoles, 14 de mayo de 2008

Dieta hipocalórica para ancianos

Se ignora, asimismo, el efecto que puede ejercer sobre la función cerebral una dieta restrictiva, a pesar de su consideración generalizada como potencial antídoto contra el envejecimiento. Se ha demostrado que una dieta equilibrada desde el punto de vista nutritivo, y muy baja en calorías, retrasa la aparición de enfermedades asociadas con la edad y aumenta la vida media de muchos mamíferos inferiores. En algunos estudios, ratas alimentadas con dietas restrictivas presentaban menos cambios neuroquímicos en sus cerebros al final de la vida que sus compañeras que recibieron mejor alimentación; además, eran más diestras en las pruebas de laberinto.

Se desconoce el motivo de que la restricción calórica aumente la longevidad en las pruebas con animales de laboratorio. Ni nadie sabe cuál puede ser su efecto en el hombre. Lo cierto es que, para que resulte eficaz, el tratamiento debería aplicarse durante una gran parte de la vida. Ahora bien, un recorte drástico y grave de la nutrición en la vejez podría provocar síntomas de demencia; vale decir, la restricción calórica constituye un riesgo, si no se realiza bajo control médico.

Una alternativa más "apetecible" (literal y figuradamente) al peligroso recorte de la dieta podría ser la administración prolongada de un antioxidante, la vitamina E. Se ha demostrado que esta vitamina alarga la vida y retrasa la aparición de ciertas enfermedades sistémicas asociadas con la edad en roedores, pero aún no se ha demostrado su posible beneficio para el hombre.

de Investigación y Ciencia.
Suplemento
[nombre texto de orígen, no localizado] [Autor, no localizado]