lunes, 28 de abril de 2008

Síndrome de Munchausen

De : Antonio R...
Sáb 20 Abr 96 16:36
Tema : Intervención radiada

Acuden a mi consulta, dos mujeres, una de ellas padece un sindrome de Munchausen, esta enfermedad lleva a la paciente a solicitar la atención sobre si simulando enfermedades, describiendo sindromes de una manera desmesurada, suyos o de sus familiares directos a veces hasta chistosa (esta paciente mencionó en una ocasión que su marido padecía tamaño dolor en el estomago que se daba golpes con una mazorca de maiz hasta hacerse sangre, semejante desviación masoquista del original Faulkeriano, quedaba desmontada por completo con el hecho de que entre otras cosas al marido no le molestaba el estomago para nada).

Se diferencia de la hipocondría en que la/el enfermo, la verdad es que suelen ser en un 90% mujeres, saben perfectamente que lo que cuentan es mentira y que tienen un perfil mucho mas agresivo, pueden lesionarse o lesionar a otras personas para simular enfermedades y de hecho, se pasan la vida en los servicios de urgencia de los hospitales, suelen ser chillones, maleducados, etc. en parte porque los han mandado con mucha lógica miles de veces a freir esparragos y que yo sepa son prácticamente incurables.

Pues bien la acompañante es una mujer con gravísimos transtornos psiquicos aunque mas mansa, dejo la voz a las protagonistas:

-Me he traido a esta amiga para que le cuente mi cistoscopia del otro día, porque yo no vi como me la hacían, anda cuenta

La amiga empieza a balbucear (huele a diablos , la pobre es muy, pero que muy corta y al final empieza a decir:

-Si mire la tumbaron en una cama y un señor cogió un aparato con dos gomas y se lo metió por bajo.

-Cha, pero cuéntale de que color era el aparato y las gomas, que el médico no lo sabe.

Llegados a este punto, no tengo mas remedio que detener la conversación, tengo mas de cuarenta que visitar, preguntando:

Pero piensa contarme toda la cistoscopía?

-Claro y la radiografía del día siguiente y le hubiese contado también la ecografía pero no dejaron entrar a mi amiga y yo no lo vi todo.

-¿Pero porque me cuenta todos estos detalles..?

-Claro el otro médico al que iba antes decía que al médico hay que contárselo todo y ya que me habían cambiado de médico (se libró el compañero de ella como pudo, yo hice lo mismo hace cinco años, todo hay que decirlo), pensé que lo mejor sería que viniera mi amiga para que contase todo lo que yo no veía.

El imaginarme la descripción completa y detallada de todas las exploraciones médicas, copiosas obviamente a las que había sido sometida la paciente, hechas por esta pareja, me pareció la mejor forma de describir el infierno de un médico.