lunes, 21 de abril de 2008

Asesinos 2



Art: TERMINOLOGIA

Hay que distinguir claramente a los asesinos en masa de su contrapartida, los asesinos en serie y los frenéticos. El asesino en masa mata a un montón de gente en un solo lugar; el asesino en serie mata en muchos lugares pero a una persona por vez.

El perfil predominante de los asesinos en masa es el de un sombrío varón blanco, de treinta a cuarenta años abrumado por el fracaso. De este fracaso es responsable todo el mundo -mujeres, compañeros de trabajo, maestros, jefes, ciudades enteras, a veces el Demonio- salvo él mismo. Los malévolos planes de los torturadores le infunden deseos de venganza, que se inflaman con películas de ajuste de cuentas y fortifican con la fascinación por las armas. Llegado este punto sólo hace falta una gota: que el sujeto pierda el trabajo, por ejemplo, o que lo deje la novia.

Hasta la fecha no se conocen asesinas en masa, en parte porque las mujeres no suelen venerar las armas de fuego. Además, admiten más fácilmente la depresión, Ilaman a una amiga o van al psicologo.

El asesino frenético -paso siguiente en la evolución-siega varias vidas sin que medien los esenciales "períodos de calma' característicos de los asesinos en serie, pues los crímenes de un "acceso frenetico" tienen lugar en distintos puntos durante una caminata o paseo que a veces sólo dura veinte minutos.

Tanto el asesino frenético como el asesino en masa matan indiferenciadamente; cualquiera que se cruce en su camino corre peligro, e incluso lo corren ellos mismos. A menudo se suicidan; en norteamérica muchos siguen matando hasta que un tirador les dispara.

El rasgo esencial del asesino en serie es que desea, a la vez, matar y vivir, en un delicado equilibrio que confiere a la psique cierta fascinación. Más discriminador, selecciona y suele limitarse a una clase particular de víctima. El asesinato en sí es más controlado, representa un empeño por obtener el máximo placer posible actuando deliberadamente paso a paso; por ejemplo, del secuestro a la mutilación y de ésta a la muerte, para llegar a la recomposición ritual del cadáver. Luego viene el "período de serenidad", que puede ir de un día a varios meses o incluso años, y es una fase de inercia emocional. La pauta subyacente equivale a la del sexo o las drogas, bien que intensificada por infinitas vibraciones de autorrepulsión: quererhacerlo-hacerlo arrepentirse-aceptar haber lo hecho-querer hacer lo de nuevo.El asesino en serie puede mudarse, cambiar de trabajo, ir a la cárcel por otra cosa o morir; lo improbable es que se suicide, aun cuando estén a punto de capturarlo.

De vez en cuando las dos úItimas categorías se confunden. En su huida final, un asesino en serie acorralado puede estallar en un frenesí de matanza; es lo que sucedió en Florida con Christopher Wilder.

Estas distinciones de apariencia académica son sumamente prácticas para los investigadores; sobre todo en Estados Unidos, donde cada estado envía a la centraldel FBI (en Quantico) su mosaico de "incidentes" no resueltos, que las computadoras primero desenmarañan para luego integrar homicidios aparentemente no vinculados en la obra de un solo sujeto.

El FBI no atribuye la denominación de asesino en serie a nadie que no cuente con al menos tres muertes separadas.

Autor: Oliver Cyriax
Título: Diccionario del Crimen
Tít.Orig.: Crime. An Encyclopedia
Edic.Orig.: 1993
Editorial/Colec.: Anaya & Mario Muchnik /Milhojas
Lugar/Fecha/Pág.: Gran Bretaña/29-feb-1996