sábado, 5 de abril de 2008

Cibercafés, locutorios, etc.

Cómo sentirse seguro cuando se usa la Red en lugares públicos

http://www.lanacion.com.ar/tecnologia/nota.asp?nota_id=834891

Los pasos para minimizar los riesgos

La sensación no puede ser más perturbadora. Se produce al salir del locutorio, al dejar el lobby del hotel con la notebook bajo el brazo, al devolver una PC prestada. ¿Quedará rastro de lo que hicimos en esa computadora? ¿Un desconocido podría entrar en nuestra cuenta de mail al utilizar el mismo equipo que nosotros en el locutorio? Las conexiones inalámbricas con Internet, ¿garantizan la seguridad de una transacción bancaria o una compra on line?

La respuesta no es menos perturbadora. Todo lo que hacemos deja huellas en las computadoras y los navegadores Web son capaces de memorizar nombres de usuario y contraseñas. Las conexiones Wi Fi en los hotspots nos liberan de los cables, pero también pueden colocar en el aire, al alcance de un pirata informático, los paquetes de datos que salen y llegan a nuestra notebook .

"Si al conectarnos con un hotspot no se nos pide nombre de usuario ni contraseña, el vínculo no es seguro y los datos viajan sin encriptarse; así que un hacker podría capturar y leer esos paquetes de información", dice Claudio Avín, presidente de la Asociación Argentina de la Seguridad de la Información y responsable de consultoría de seguridad de la empresa Symantec, creadora del Norton Antivirus. "Si se nos pide nombre de usuario y contraseña, sigue existiendo algún riesgo de que un pirata haya quebrado las defensas para robar información. Por esto, nunca es aconsejable realizar transacciones bancarias o mandar información sensible, como un contrato de licitación, desde un hotspot público", agrega.

Las redes privadas virtuales (VPN), en cambio, sí son seguras. "No sabemos de nadie que haya quebrado la seguridad de una VPN", señala Avín.

A continuación, y también en la edición del sábado próximo, se indica qué hay que saber para minimizar los riesgos al operar en locutorios, PC prestadas y hotspots.

Información personal . La máquina que usamos en un cibercafé o un locutorio es idéntica, en lo que concierne al hardware, a la que usamos en casa o la oficina. Pero no sabemos si fue configurada para proteger nuestra privacidad. Los navegadores más usados pueden recordar nuestro nombre de usuario y contraseña al entrar en un sitio, lo que es confortable en el hogar, pero peligroso en una PC pública.

Para asegurarnos de que el Internet Explorer (IE) no recordará estos datos hay que seguir estos pasos:

Abrir Herramientas>Opciones de Internet e ir a la pestaña Contenido.

Apretar el botón Autocompletar.

Se abre una ventana con varias casillas de verificación: Direcciones Web, Formularios y Nombres de usuarios y contraseñas en formularios. Hay además dos botones: Borrar formularios y Borrar contraseñas.

Deben quitarse los tildes de todas las casillas y apretar ambos botones. Luego, para mayor seguridad, cerrar y volver a abrir el IE.

El navegador Firefox ofrece un método más sencillo: apretando Control+Mayúsculas+Suprimir se abre una ventana para elegir los datos privados por borrar cuando se cierre el programa. Además, siempre, invariablemente, hay que concluir nuestras sesiones de correo y banca electrónica y asegurarse de que todas las ventanas del navegador queden cerradas al terminar de usar una computadora pública.

Rastros de navegación. Los pasos antedichos nos aseguran que un desconocido no podrá acceder a nuestra cuenta de mail y otros sitios que requieren registro, incluido el banco, el sitio de compras en línea o las búsquedas en Google. Pero todos los navegadores dejan una cantidad muy grande de información sobre lo que hacemos en la Web. Se llama caché o archivos temporales de Internet. No constituyen por sí mismos una brecha de seguridad, pero pueden ayudar a preparar el terreno para robarnos información, de la misma manera que observar nuestros hábitos puede ser explotado por un delincuente. No es mala idea, por lo tanto, eliminarlos luego de usar una computadora pública o un equipo prestado. ¿Cómo se hace?

Ir a Herramientas>Opciones de Internet.

En la primera pestaña (llamada General) apretar el botón Eliminar archivos y Eliminar cookies del apartado Archivos temporales de Internet. En Firefox, el atajo es Control+Mayúsculas+Suprimir.