sábado, 5 de abril de 2008

Bebés prematuros

Los bebés prematuros ven alterado su reloj biológico por una luz constante en la incubadora

La exposición a una luz invariable provoca también daños crónicos en el comportamiento de estos neonatos.


Tennessee (Estados Unidos), 21 agosto 2006 (mpg/azprensa.com)

Exponer a un bebé prematuro a un foco de luz constante puede tener como consecuencia un trastorno en el desarrollo de su reloj biológico y provocar importantes daños crónicos en su comportamiento. Así lo afirma un estudio realizado por la Universidad de Vanderbilt, en Tennessee (Estados Unidos).

“El estudio demuestra que cambiar las luces en las incubadoras puede ser mejor que una luz constante en los bebés prematuros, visto desde la perspectiva del desarrollo de sus relojes internos”, explicó Douglas Mc Mahon, profesor de Ciencias Biológicas del citado centro docente. "Estamos interesados en los efectos de la luz en los relojes biológicos porque son éstos los que regulan nuestra fisiología al completo, además de tener también un efecto importante en nuestro humor", añadió.

Además, el también responsable de Enfermería del Vanderbilt's Monroe Carrel Jr.Children's Hospital, afirmó que “hemos comprobado que la luz es muy importante en la actividad de las enfermeras, pero nuestro conocimiento acerca de los efectos de la luz en los pacientes y el personal es todavía muy rudimentario”.

Estudios recientes demuestran que los bebés que han sido expuestos a luz alternativa tienen mayor facilidad para dormirse por la noche que aquellos que fueron sometidos a una luz constante. Otras investigaciones han comprobado que los bebés ingresados en unidades que variaban el tipo de luz según fuera de día o de noche cogían peso más rápidamente que aquellos que habían estado expuestos a una luz constante.

Cada año, en torno a 14 millones de bebés nacen con bajo peso en todo el mundo y son expuestos a luz artificial en los hospitales.