sábado, 5 de abril de 2008

Dormir y temperatura

La temperatura de la habitación donde se duerme tiene una importante incidencia en la calidad del sueño, según neurólogos

Expertos del Área de trabajo sobre trastornos del sueño de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) afirman el frío o calor extremo pueden provocar “microdespertares” que alteran el ritmo normal del sueño

E.P. (1-9-06).-El ritmo normal del sueño se altera cuando el calor de la habitación supera los 26 grados centígrados lo cual puede llegar a provocar "irritabilidad y mal humor", según han advertido expertos del área de trabajo sobre trastornos del sueño de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). Así, recordaron que durante el sueño es cuando teóricamente se recargan "las pilas" para la vitalidad necesaria para el día.

El cuerpo tiene una temperatura durante el día diferente a la de la noche, con lo que los 36,7 grados centígrados diurnos van descendiendo durante el atardecer cerca de medio grado, teniendo a las once o doce de la noche un calor corporal de unos 36,2 grados, explican estos especialistas. Por ello, si hace frío o calor extremo en la habitación en la que se duerme el sueño se vuelve más superficial y se registran "microdespertares" (despertarse sin darse cuenta pasando de una fase profunda a otra superficial).

Contra todo ello, los neumólogos han aconsejado mantener, tanto en invierno como en verano, una temperatura más o menos constante en las habitaciones, con valores de entre 18 y 23 grados centígrados.

En cuanto a la fórmula para enfriar la habitación, la SEPAR aboga por los ventiladores o abrir las ventanas, puesto considera que los sistemas de aire acondicionado pueden afectar a la "humidificación" de las vías respiratorias.

Otro consejo de la SEPAR es no hacer cenas copiosas y, mucho menos, antes de irse a dormir, así como moderar la ingesta de alcohol, que supone añadir otro "fuego" al cuerpo justo cuando sobra calor.

En cuanto a los bebés, que tienen -según los neumólogos- "más riesgo" porque sus padres tienden a "sobrecalentarlos", esta Sociedad Científica alerta de que uno de los factores que pude incluir en su muerte súbita es el calentamiento. Por ello, estos especialistas recomiendan que se esté muy atento a esta posible circunstancia.