lunes, 21 de abril de 2008

Manual para asesinos


En La Vanguardia del sabado 22 de noviembre de 1997, se publicó la siguiente columna:

EE.UU. retira del mercado un manual para asesinos. (Xavier Mas de Xaxàs). Washington Corrresponsal.

"James Perry es un asesino a sueldo que espera su turno en el corredor de la muerte de una prisión de Maryland. En 1993 mató a dos mujeres y un niño siguiendo las 27 instrucciones del libro: "Hit man: un manual técnico para asesinos a sueldo". La familia demandó a la editorial Paladin Press y la semana pasada un tribunal fedral decidió censurar el libro y retirarlo del mercado. El juez no considera que esté protegido por la primera enmienda de la Cosntitución, que garantiza la libertad de expresión, porque, "la prosa de Hit Man está en el polo opuesto del espíritu del derecho que protege la enmienda".

Paladin Pres es una pequeña editorial de Boulder (Colorado) que funciona desde hace 26 años y que dirige Peter Lund, un ex comandante de la furza aérea. Vende libros básicamente por correo. De "Hit Man" había vendido 13.000 ejemplares. Los medios de comunicación, America Online, la Asociación de Editores Americanos y la Universidad de Colorando han defendido la publicación del libro y criticado duramentge la censura decretada por el juez. Este aprovechó la resolución del caso para críticar a los que apoyan a Paladin porque la editorial "defiende que es su derecho constitucional ayudar conscientemente a los asesinos, ofreciéndoles información técnica sabiendo que puede ser utilizada para cometer un asesinato u otros crímenes contra la humanidad". El abogado de Paladin piensa recurrir la sentencia ante el Tribunal Supremo.

En las librerías estadounidenses pueden encontrarse manuales sobre armas, explosivos, bombas y maneras de matar. Paladin tiene uno sobre cómo hacer desaparecer un cadáver. Ninguna de estas publicaciones ha sido censurada.

En el prólogo de "Hit Man" se lee que "los asesinos a sueldo cubren una necesidad de la sociedad y a veces son la única alternativa a la justicia". Lawrence Horn contrató a Perry para que matara a su hijo tetrapléjico de ocho años, a su ex mujer y a la niñera. Quería hacerse con los dos millones de dólares (292 millones de pesetas) que el niño había recibido como indemnización por un error médico. Perry desconectó el respirador del chaval, disparó a las mujeres en los ojos y borró las pruebas del crimen, tal y como recomienda el manual. la policía, sin embargo, pudo apresarlo y fue condenado a muerte por el triple asesinato. Lawrence Horn pasará el resto de sus días en la cárcel."