domingo, 6 de abril de 2008

Volski y Chernóbil

Arkadi Volski, político y empresario ruso
Fue el primer dirigente que llegó a Chernóbil tras la tragedia
Arkadi Volski, empresario en la nueva Rusia, falleció el pasado fin de semana en Moscú, a los 75 años. Fue vicepresidente del Gobierno y en tiempos mediador en los conflictos del Alto Karabaj y en Chechenia.
RODRIGO FERNÁNDEZ
EL PAÍS - Gente - 14-09-2006


Arkadi Volski. (NATALIA BRITOVA)

Arkadi Volski, quien fue un influyente político y hombre de negocios de la nueva Rusia, falleció el fin de semana pasado en Moscú a los 75 años de edad. Presidente honorario de la Unión de Industriales y Empresarios de Rusia, Volski entró en la alta política en vísperas de la perestroika: en 1983 se convirtió en asesor económico del entonces líder soviético, Yuri Andrópov. Con la subida al poder de Mijaíl Gorbachov, fue nombrado responsable de la industria de construcción de maquinaria, pero se hizo famoso en 1989, como representante del Gobierno soviético en el Alto Karabaj, durante el conflicto entre armenios y azeríes.

Anteriormente, había sido el primer alto dirigente en llegar a Chernóbil el mismo día de la tragedia y fue él quien dio la orden de evacuar la ciudad de Prípiat, construida junto a la central nuclear para atenderla. Más tarde, a mediados de los años noventa, participaría en las negociaciones con el presidente checheno independentista Dzhojar Dudáyev y en las que se mantuvieron con Shamil Basáyev para liberar a los rehenes que los guerrilleros habían tomado en el hospital de la ciudad rusa de Budiónovsk.

Después del fracaso del intento de golpe de Estado de 1991, fue vicepresidente del Gobierno. En la nueva Rusia capitalista, Volski fundó la influyente Unión de Industriales y Empresarios (UIE), que a fines del 2000 acogió a los más importantes oligarcas. Fue contrario al acoso del multimillonario Mijaíl Jodorkovski y se negó a cesarle en su puesto directivo de la UIE cuando lo detuvieron.

Volski alcanzó a dejar, poco antes de morir, unas memorias sobre algunos episodios de su vida en las que recuerda, entre otras cosas, que Andrópov quería terminar con la división de la URSS en repúblicas y le dio la tarea de organizar el país en estados de acuerdo al número de población. Al final, preparó un proyecto con tres variantes en las que resultaron 41 estados. Pero precisamente entonces la salud de Andrópov empeoró. Volsski estaba seguro de que si Andrópov hubiera alcanzado a dar su visto bueno a la nueva división territorial, la historia rusa sería hoy diferente y con la caída del comunismo la superpotencia no se habría desintegrado.


Arkadi Volski, político y empresario ruso
Fue el primer dirigente que llegó a Chernóbil tras la tragedia
Arkadi Volski, empresario en la nueva Rusia, falleció el pasado fin de semana en Moscú, a los 75 años. Fue vicepresidente del Gobierno y en tiempos mediador en los conflictos del Alto Karabaj y en Chechenia.
RODRIGO FERNÁNDEZ
EL PAÍS - Gente - 14-09-2006


Arkadi Volski. (NATALIA BRITOVA)
ampliar
Arkadi Volski, quien fue un influyente político y hombre de negocios de la nueva Rusia, falleció el fin de semana pasado en Moscú a los 75 años de edad. Presidente honorario de la Unión de Industriales y Empresarios de Rusia, Volski entró en la alta política en vísperas de la perestroika: en 1983 se convirtió en asesor económico del entonces líder soviético, Yuri Andrópov. Con la subida al poder de Mijaíl Gorbachov, fue nombrado responsable de la industria de construcción de maquinaria, pero se hizo famoso en 1989, como representante del Gobierno soviético en el Alto Karabaj, durante el conflicto entre armenios y azeríes.

Anteriormente, había sido el primer alto dirigente en llegar a Chernóbil el mismo día de la tragedia y fue él quien dio la orden de evacuar la ciudad de Prípiat, construida junto a la central nuclear para atenderla. Más tarde, a mediados de los años noventa, participaría en las negociaciones con el presidente checheno independentista Dzhojar Dudáyev y en las que se mantuvieron con Shamil Basáyev para liberar a los rehenes que los guerrilleros habían tomado en el hospital de la ciudad rusa de Budiónovsk.

Después del fracaso del intento de golpe de Estado de 1991, fue vicepresidente del Gobierno. En la nueva Rusia capitalista, Volski fundó la influyente Unión de Industriales y Empresarios (UIE), que a fines del 2000 acogió a los más importantes oligarcas. Fue contrario al acoso del multimillonario Mijaíl Jodorkovski y se negó a cesarle en su puesto directivo de la UIE cuando lo detuvieron.

Volski alcanzó a dejar, poco antes de morir, unas memorias sobre algunos episodios de su vida en las que recuerda, entre otras cosas, que Andrópov quería terminar con la división de la URSS en repúblicas y le dio la tarea de organizar el país en estados de acuerdo al número de población. Al final, preparó un proyecto con tres variantes en las que resultaron 41 estados. Pero precisamente entonces la salud de Andrópov empeoró. Volsski estaba seguro de que si Andrópov hubiera alcanzado a dar su visto bueno a la nueva división territorial, la historia rusa sería hoy diferente y con la caída del comunismo la superpotencia no se habría desintegrado.