miércoles, 18 de junio de 2008

Asesinato de Giovanni Falcone

Comienza en Sicilia el juicio contra la mafia.
EL PERIODICO.

ROSSEND DOMENECH. ROMA
03-05-95

El llamado juicio contra la Mafia comenzó ayer en Caltanisetta (Sicilia), después de dos aplazamientos consecutivos. El juez abrió por fin la vista oral del proceso contra 41 miembros de Cosa Nostra por el asesinato del magistrado Giovanni Falcone, de su esposa y de tres agentes de la escolta, en el espectacular atentando del 23 de mayo de 1992 en la autopista que desde Palermo lleva al aeropuerto insular.

En el proceso, que se celebra en un aula blindada en la cárcel de aquella ciudad siciliana, figuran como imputados los ejecutores materiales del atentado y los inspiradores m s próximos, todos ellos de la Mafia de la isla. Un sumario paralelo sobre el atentado ha sido abierto en los últimos meses para investigar la posible conexión de Cosa Nostra con aparatos del Estado en la realización del atentado.

UNA VISTA COMPLEJA

Paolo Giordano, uno de los dos fiscales, declaró que "la responsabilidad de Cosa Nostra en aquella masacre ha sido confirmada", pero añadió: "Ser una vista oral muy compleja, muy difícil, y del proceso esperamos indicaciones para futuras investigaciones que proseguir n para esclarecer lo que falta por aclarar".

Según los expertos en temas mafiosos, la sentencia de muerte emitida por Cosa Nostra contra Falcone hace diez años fue ejecutada precisamente en 1992 y con aquella espectacularidad como pago de una deuda que algunos poderes ocultos debían a la Mafia. Por otra parte, resulta difícil entender que Cosa Nostra, infiltrada desde hace años por agentes secretos italianos, haya podido minar una autopista como aquella, donde casi a diario viajan las personalidades m s escoltadas de Italia, sin que nadie se hubiese enterado.

La primera audiencia de la vista oral empezó ayer en Caltanisetta con tres horas de retraso, a causa de los problemas que los carabineros tuvieron con el helicóptero que debía transportar a Salvatore (Totó) Riina, máximo jefe de la Cosa Nostra, que figura como el imputado principal. Salvatore Cancemi y Leoluca Bagarella, dos de los principales imputados que han confesado, han revelado que la decisión de matar a Falcone fue tomada por la cúpula mafiosa al completo.

Cancemi fue el encargado de estudiar el lugar del atentado, mientras que Santo di Matteo siguió los desplazamientos de Falcone el día de autos y Giovanni Brusca apretó el interruptor que levantó por los aires casi cien metros de autopista.

Brusca, considerado como el heredero de Riina en Cosa Nostra, se encuentra fugado. El único superviviente del atentado es el chofer de Falcone, Giuseppe Costanza, que ha quedado inválido en un 50% de su cuerpo. El estado italiano le ha indemnizado con 850.000 pts., situación que la Liga del Norte denuncia periódicamente.

El proceso durar aproximadamente un año y medio y los testigos citados por la acusación son 700, entre ellos el político Giulio Andreotti. Una contribución decisiva para descubrir a los autores del atentado fue dada por el FBI, que participó directamente y desde el primer momento en las investigaciones.