sábado, 21 de junio de 2008

Mormones. 3

Y ¿QUE OCURRE EN NUESTROS DIAS?

Bien, ya sabemos en que acontecimientos históricos y/o legendarios se basan los mormones actuales para sostener sus creencias, pero ¿que predican los mormones a fianles del siglo XX ?

Entramos ahora en un terreno más delicado, en cuanto que los mormones reniegan de ciertas costumbres y hábitos que están muy arraigados entre la población en general.

Creo que por aquí empiezan los choques con otros sectores de la sociedad, que tienen una opinión generalizada de que los mormones son gente intransigente y de mentes cerradas.

Personalmente creo que algo de eso hay, pero también hay que reconocer que en el fondo buscan el bienestar y la salvación de sus seguidores. Sin embargo no comparto el que se le impongan los hábitos y costumbres a las personas que pertenezcan a esta comunidad religiosa.

Para empezar, según los mormones todos somo pecadores y nos encontramos en un estado impuro. Para purificarnos y poder prepararnos para la recepción del Espíritu Santo hay que alejarse de todas las cosas que profanan y hacen nuestro cuerpo aún más impuro.

Para un mormón, ¿que profana nuestros cuerpos?.

Por una parte, los pensamientos negativos, la disposición rebelde y egoista, el odio, etc. Por otro lado, todo aquello que destruye nuestra salud, nos roba nuestras funciones normales, y debilitan nuestra voluntad, hasta tal grado que podamos hacer cosas peores aún.

Está claro, sobre todo es pecado beber alcohol. El hecho de probarlo, aunque sólo sea una copa, es considerado como un pecado muy a tener en cuenta. Sólo se permite beber vino durante el sacramento que lo requiera, pero debe de ser un vino puro, hecho por los mismos mormones.

El tabaco sólo se usará como planta medicinal para magulladuras y para el ganado enfermo. Ningún tipo de exitante como el café está permitido. Tampoco otras bebidas calientes como infusiones de té o similares.

La carne no está prohibida, aunque debe consumirse con moderación.

Pasarse por alto alguna de estas indicaciones es considerado pecado, y no contribuye a que nuestro cuerpo sea un templo purificado para recibir al Espíritu Santo.

LOS MORMONES EN ESPAÑA EN LOS 90.

Es dificil que exista algún español de ciudad que no haya visto al menos una vez a una pareja de mormones, con su camisa blanca, corbata oscura, placa de identificación en la camisa, y pantalones oscuros (negros o grises). Si hace frio llevan también chaqueta y gabardina oscuras.

Su apariencia siempre es la de un chico de buena presencia, con pelo corto y edad entre 21 y 27 años más o menos. Suelen ser estadounidenses del continente, pero también los hay de Hawai, o bien de Sudamérica, o incluso de Corea.

Al menos, uno de ellos suele llevar una mochila en la que guardan sus herramientas de trabajo: un libro de Mormón, folletos y una agenda para anotar sus impresiones o para recordar la dirección de alguna persona amable que le abre sus puertas.

En la placa de identificación, escrito en letras blancas sobre fondo negro, se lee la palabra "ELDER" seguido del nombre del "misionero". Esta palabra que a mí me sonó a chino la primera vez que la escuché, es usada para hablarse entre ellos, sin necesidad de usar el nombre propio. Por ejemplo: "... hola soy Elder Beck", o bien, "... Elder vamos a comer...". Así que si vemos una reunión de mormones y gritamos "Eldeeeeeer ..." todos vuelven la cara. :-)

PREGUNTAS COMUNES SOBRE LOS MORMONES.

1. ¿Los mormones pueden tener más de una esposa?

Esta era una pregunta que yo mismo me hacía antes de conocer algunos mormones. Es una imagen que se ha difundido en algunas películas del Oeste americano y que se ha quedado grabada en la mente de muchos. En realidad, en nuestros días no es una práctica habitual, es más, de todos los que he conocido, ninguno sabe de ninguna familia de mormones en la que se den un marido y dos mujeres.

Sólo al principio, en tiempos aún de la expansión de los colonos de Estados Unidos, se hizo necesaria esta práctica. Muchos mormones fueron asesinados por los típicos pistoleros de la época, que se aprovechaban de la nobleza y las costumbres nada violentas de los mismos. Muchas mujeres quedaron sin marido, hasta el punto, que fue necesario tomar la determinación de que cada hombre que sobreviviera en una comunidad de mormones debía hacerse cargo de las viudas y de los huerfanos que pudiera, para ayudarles a salir adelante en aquellos tiempos en los que la ley brillaba por su ausencia en muchos lugares. Hoy en día, si un mormón muere dejando viuda y huerfanos, no quedan éstos últimos en una situación tan drástica como hace más de 100 años.

2. ¿Buscan dinero en España?

Rotundamente no. He captado comentarios de conversasiones en las BBS, en las que se decía que los mormones van pidiendo limosna por las casas. Nada más lejos de la realidad.

Todo lo contrario. El nivel adquisitivo del estadounidense medio está muy por encima al de los españoles. Aparte de esto, he comprobado que casi el 100% de los misioneros mormones que conocí (mas de 20), tenían un poder adquisitivo más que desahogado. Algunos tenían proyectado crear empresas cuando volvieran a su pais, otros unirse a la empresa familiar para ocupar su puesto en ella. Otros habían escogido profesiones en otros ambientes (piloto comercial, monitor de esquí, medico, etc)... Una cosa en común para todos ellos: el sueño americano.

Ninguno rechazaba la idea de ganar mucho dinero con su trabajo cuando volvieran, pero eso si, sin olvidarse de los riesgos que un exesivo interés por el dinero puede ocasionar a cualquier persona.

La manutención de cada uno durante los dos años que se llevan en España, corre a cargo de su propia familia. Cada pareja debe ocuparse de realizar sus compras, hacerse la comida y realizar todas las tareas de la casa. Cuando uno de los dos sabe cocinar, comerán bien. Si a ninguno de los dos le gusta la cocina (tengamos en cuenta que algunos son muchachos muy jóvenes), ambos se mantendrán a base de bocadillos, comidas fáciles, etc, pero no van a restaurantes o centros própios para comer.

Los gastos de luz y teléfono corren a cargo de ellos, así como el alquiler de sus viviendas. Si alguna vez tienen algún gasto extraordinario o calculan mal sus cuentas, se verán obligados a pedir más dinero a sus familias en USA.

Quiero hacer una puntualización importante, si alguien conoce un caso en el que se pida dinero por parte de una pareja de mormones, desconfien totalmente, puede tratarse de un par de listillos.

3. ¿Aceptan a los homosexuales?

En principio yo diría que no. La homosexualidad es una práctica de las que ellos calificarían como impura y totalmente pecaminosa. Podría decirse que en algún momento sería "problemático" el hecho de que en una pareja de misioneros mormones, uno de los dos fuera homosexual. No quiero molestar a ningún homosexual, pero por lógica podemos deducir donde pueden originarse algunos conflictos.

Yo he conocido a dos misioneros que bien prodrían haber sido homosexuales. Que yo sepa no coincidieron en el sitio ni en el tiempo. Doy por sentado, que si alguno de ellos lo es, no va a darlo a conocer.

En general, son muy, muy conservadores respecto al tema de la sexualidad. Bajo mi punto de vista, tienen ideas muy anticuadas en lo que respecta a las relaciones de pareja, sobre todo antes del matrimonio.

4. ¿Son racistas?

Se comentaba en las BBS que reniegan de las personas de color, sobretodo de los negros. Aquí no encuentro una postura totalmente clara, y parece que se quedan a mitad de camino entre el racismo y la aceptación de todas las razas. Es totalmente cierto que la gran mayoría de los misioneros mormones que vemos por nuestras calles son estadounidenses de piel blanca y típicamente altos y rubios, pero no todos son así ni mucho menos.

He visto un misionero de color, aunque no he hablado con él. Si he conocido a misioneros de Perú (totalmente de aspecto sudamericano) y a otro de Corea (totalmente de aspecto asiático). Aparte también he conocido a un indio norteamericano, descendiente directo de uno de esos guerreros piel roja de leyenda y a un hawaiano, de pelo moreno, grueso y con nariz ancha.

De manera que decir que son racistas o xenófobos al 100% lo veo exesivo. El hecho de que alguno de ellos tenga prejuicios raciales, no diria que sea debido a su doctrina, sino más bien a la cultura norteamericana, que en algunos Estados es demasiado "conservadora" e incluso racista. La influencia de cada Estado en los diferentes individuos se hace notar. No será igual un mormón de Texas que otro de Washington.

Desde mi punto de vista el motivo por el cual existan pocos mormones de color en Estados Unidos, sería porque hay otras Iglesias más próximas a la gente de color, más afín con la cultura afro-americana, que es la que en realidad capta más adeptos en los barrios pobres, en los que por desgracia hay muchos hispanos y gente de color.

5. ¿Adoran a la Virgen María, como hacen los católicos?

La respuesta es no. Respetan totalmente la figura de la Virgen María, por ser la madre de Jesucristo, y por ser una persona clave en la historia de nuestras religiones, pero los mormones opinan que no se debe adorar más que a Dios Padre, a Jesucristo y al Espíritu Santo.

6. ¿Que hacen exactamente estos jóvenes predicadores en España?

Para ellos,es como realizar un servicio social para su comunidad, o como realizar el Servicio Militar aquí en España. La "misión" se realiza en un pais extranjero, durante el periodo de dos años, durante los cuales no pueden volver a sus casas. Pueden mantener correspondencia con sus familiares por correo, o comunicarse por teléfono (sin olvidarse nunca de lo caro que les puede resultar 3 o 4 minutos de conferencia).

Durante estos dos años se comprometen a dedicarse por entero, las 24 horas si es necesario, a predicar su doctrina en el pais que se les asigne. Han de aprender el nuevo idioma en cursos acelerados, además de nociones importantes sobre la cultura del pais en el que les ha tocado cumplir la misión.

Para evitar cualquier distracción de sus obligaciones, no deben ver la televisión, ni escuchar música. Tienen un dia a la semana libre en el que si pueden dedicarse a su hobies, a hacer deporte o a visitar lugares como turistas.

Han de levantarse temprano, se asean, desayunan y hacen los preparativos para su ronda diaria. Una parte del día la tienen que dedicar a estudiar el "Libro de Mormón"; y al final del día, hacen un informe sobre las incidencias que hayan tenido y anotan muchos datos sobre las personas visitadas. He visto algunas de sus fichas y en ellas encontramos anotaciones como:

"... c/uxuxuxux, nº 00, piso 00, puerta x.

... nos abre la señora de la casa que con tono serio

nos dice que no puede atendernos... no volveremos"

"... calle ... nº ...

nos abre un chico con mal aspecto pero con ganas de hablar

... nos enteramos de que se encuentra en paro ...

... otro dia volveremos para conversar"

"... calle .. nº ...

Llamamos tres veces y no nos han querido abrir. Sabemos

que había alguién porque hemos escuchado la televisión"

Los lugares visitados, los temas de conversación, las personas que había en la vivienda, y otros datos parecidos son incluidos en el informe, que más tarde será mostrado al encargado de zona (su superior más inmediato). Así que cada pareja va creando una base de datos de la zona que tiene asignada, y va estudiando caso por caso, para ver la posibilidad de captar nuevos individuos.

Nadie entra a la fuerza, simplemente ellos llegan en el momento oportuno, dando apoyo psicológico y moral a personas que pueden sentirse muy desgraciadas. Otras veces no hay nada de eso, y el nuevo adepto lo es, por simple convencimiento de que le han contado una nueva verdad que él estaba ansiando escuchar desde hacía años.

7. Algunas anécdotas ...

Creo interesante contar otras cosas que no sabía bien donde incluirlas. Supongo que ha quedado claro que yo no soy mormón y que nunca tuve interés por serlo.

No he dicho antes que conocí sólamente a dos mormones españoles haciendo la misión, y aparte otro más que estaba iniciándose y apenas llevaba unos meses.

Dios me ayude y espero que ninguno de ellos lea nada de esto, pues si esto ocurre sabrán quien soy. El único problema, de ser así, es que puedan pensar que me he aprovechado de su amistad para sacar un benefício del tipo que sea, y que se sientan utilizados por mi. Nada más lejos de la realidad.

Desde aquí quiero dejar claro que mi amistad siempre es sincera, aún cuando sin que nadie se de cuenta, esté estudiando y analizando a las personas que me rodean. Es una costumbre o mania (buena o mala según se mire), pero yo soy así :-) ...

Uno de los misioneros españoles era un ex-soldado de los cuerpos especiales del ejército. Al parecer se cansó de tanta metodología militar y se fue buscando una base espiritual de la que estaba muy necesitado.

El joven español que conocí (que se estaba iniciando), se había quedado huérfano de padre y madre un poco antes. Se encontraba en paro y su ambiente social, muy bien lo podrían haber conducido a un mal camino en el mundo de las drogas o algo similar. Encontró una nueva "familia" entre tantos misioneros y se encontraba feliz. Parecía como si hubiese nacido de nuevo.

Hay algo que a mi me hace mucha gracia, en el buen sentido de la palabra, y cada vez que lo recuerdo no deja de resultarme curioso. Resulta que yo intercambiaba ideas con ellos, no sólo escuchaba, y algunas de mis ideas cuajaron en algunos, de eso estoy seguro. En más de una ocasión les he prestado libros, y como confiaban en mí, llegaron a leerlos. Esto es algo que tienen totalmente prohibido, al menos durante el tiempo que se encuentren de misión (2 años). Libros como "Juan Salvador Gaviota" y "Caballo de Troya" pueden dar mucho que pensar a cualquier mente curiosa, y más aún, si te llevas todo el día hablando de temas religiosos. Apenas sin darme cuenta estaba intruduciendo un "caballo de Troya" en la lógica de algunos de ellos, un posible mecanismo de relojería, que algún dia puede explotar :-)). Practicamente en secreto hablábamos sobre algunos temas del libro e intercambiábamos ideas sobre la figura de Jesucristo en el Mundo.

En otras ocasiones nos dejábamos de religión y quedábamos para competir en juegos de ordenador. Otras veces les pedía sus datos natales, normalmente se negaban en redondo, pero alguno accedía a que le hiciera su carta astrál, o que buscara sus números personales, o incluso que casi, casi le echara las cartas del Tarot. En principio decían que estas cosas las dirige el diablo, pero algunos llegaban a razonar y me dejaban actuar para ver hasta donde llegábamos. Todo esto por supuesto, en el mayor de los secretos frente a otros compañeros.

Las conclusiones que yo he sacado de esto, es que en su gran mayoría tienen unas ideas religiosas un poco infantiles, que están presionados por su propia comunidad en cuanto a la libertad opinión, pero que no se llega hasta el extremo de que tengan sus mentes manipuladas y controladas por sus dirigentes religiosos. Yo diría que simplemente son gente de caracter noble, celosos defensores de sus costumbres y convencidos totalmente de que tienen una misión que cumplir en mundo y que su salvación va necesariamente unida a las buenas acciones y a un ritmo de vida moderado.

Lo que me empujó a profundizar en esta doctrina o secta religiosa o gran religión (según la opinión de cada uno), fue la coincidencia en el tiempo con estudios que yo estaba realizando sobre las culturas mayas, inca y egipcia, sobre todo de las dos últimas.

Siempre me apasionó el misterio que rodeaba a las pirámides y el resto de las grandes construcciones del antiguo Egipto. Poco a poco fui descubriendo que al otro lado del mundo, en Sudamérica, también aparecen grandes construcciones que son tan fabulosas y que están construidas con tal perfección técnica que demostraban el esplendor de tiempos pasados mucho antes de la llegada de Cristobal Colón al Nuevo Mundo.

Un dia por casualidad escuché decir a una pareja de mormones que los indios sudamericanos ya esperaban a Cristobal Colón desde hacía mucho tiempo porque Dios los había avisado con antelación. Esto es algo discutible, pero ¿no es discutible cualquier religión?.

Comencé encajar datos que tenía en mente, datos aislados que estaban en mi memoría y que los había captado en alguna de esas noches sin dormir y que me las pasaba leyendo; ya no me acordaba cuando fué, ni en que libro o programa de televisión, pero resultó que se comenzaba a recomponer una versión de la historia que nunca me había planteado.

La versión final que me quedó de esta historia no coincide completamente con la que aportan los mormones, es simplemente mi visión particular de una parte de la historia de la humanidad. Yo he añadido mis experiencias, mis conocimientos sobre las ciencias ocultas, el resto de mis conocimientos religiosos, y de esta exótica mezcla saqué conclusiones. Esto mismo espero que hagan todos lo que lean estas líneas, y de esa forma me sentiré como un eslabón más de la cadena del conocimiento humano. Es mi forma de poner un granito de arena.

Termino aquí mi exposición del tema, muchas cosas se me habrán quedado en el tintero, aunque creo que he dado una idea muy clara sobre los mormones, y los que no los conocían, ahora pueden conocerlos un poquito mejor. Ya sabemos que nunca llueve al gusto de todos, vuelvo a repetir que mi intención es noble, y si a alguién he molestado con lo escrito, pido mil disculpas.

(C) 1997 CORSARIO AZUL
mar'97
[Casi Nada 12]