jueves, 19 de junio de 2008

Aprender como construír

From csalinas@iponet.es
Tue Oct 20 14:12:09 1998
Subject: [csn-ttee] Estudiar como construcción.


Un modelo que puede resultar interesante para el que se interesa en las cuestiones del "aprender a aprender" (deuteroaprendizaje) es ver esta actividad como una *construcción* de un objeto real, una casa, un puente, unas carretera.

Se trata de construir en la propia mente un edificio, o complejo de edificios, que sean habitados por las ideas. En realidad se trata de construir el continente y el contenido; porque a la par que el edificio se construyen, también, sus habitantes.

Se trata de un edificio virtual, no visible, pero real. Sólo que existe en el ámbito de la mente (entendida esta, simplemente, como *lo que hace el cerebro*, el resultado global de la actividad coordinada del sistema más complejo del ser humano: el sistema nervioso).

Los elementos de construcción, están ahí fuera: los e-mail, los libros, las representaciones gráficas, lo que escuchamos... toda clase de percepciones, en suma. Esos elementos no forman parte inevitable de nuestro edificio, para que lleguen a serlo se necesita una actividad constructora: *el estudio*.

El estudio es la actividad individualizada que convierte a la información exterior en objetos interiores que permiten pensar y actuar.

Si el proceso es incorrecto, la casa interior tiene "aluminosis", no soporta el paso del tiempo ni los terremotos que se producen cuando uno tiene que aplicar esos conocimientos-edificio.

También puede suceder que la casa interior sea una pequeña barraca, aunque la existencia de "certificados" y "diplomas" digan que es un palacio gigantesco. La ausencia de una mirada crítica sobre lo que construimos puede llegar a confundirnos y a creer que tiene más razón el diploma que lo que podemos percibir de el nuevo edificio erigido.

Tambien existen otras fuentes de error. A veces no se trata de un diploma, sino del poder que ostenta el sujeto. Si es una persona que tiene ese poder, puede hacer creer que su "aldea" mental es nada mas y nada menos que una gran y compleja ciudad (un importante empresario, o un político de alto nivel, o, incluso, un profesor famoso... puede parecer que tiene un cerebro más poderoso; lo cual no siempre es verdad... por lo menos en España).

Estos errores (personales y de los de "afuera") son fáciles de cometer porque las construcciones internas no se ven a simple vista. Para localizar sus características, forma y envergadura se necesita el auxilio de tests y sobre todo, la prueba de la práctica. Como esto no se puede hacer en un minuto, ni (a veces) en un dia... la superchería puede durar mucho tiempo.

Cuando aprendo algo, algo pasa en el interior de mi cerebro. Se ha comprobado que pequeños ratones sometidos al aprendizaje (reconocer laberintos) tienen redes neuronales más densas que sus congéneres. No se puede hacer lo mismo (hasta ahora) con seres humanos; pero estoy seguro que el cerebro cambia físicamente, aunque sea a un nivel super-microscópico. Esto es difícil de observar (la nueva idea de un "perro", por ejemplo, no tiene forma de perro) pero todas las investigaciones actuales apuntan a observar que una alteración del soft queda registrada de algún modo en el hard (de la misma manera que este mensaje está produciendo una modificación en mi ordenador y en el de vosotros cuando lo recibais... unas pequeñisimas señales magnéticas se han reorientado de otra manera).

El 99% del aprendizaje se hace sin pensar en lo que sucede en nuestra cabeza; sin planes de urbanización. El estudio normal hace crecer la ciudad interior... pero desordenadamente; como sucede con las grandes ciudades con la gente que llega de provincias... se van asentando donde pueden (la analogía con lo que sucede en un "disco duro" es casi inevitable).

Este proceso es natural y económico (nos evita frenarnos mientras aprendemos. Así se avanza más rápido)... sin embargo, creo que hasta cierto punto puede ser orientado. El obligarse, por ejemplo, a llevar un "diario" de aprendizaje (una especie de documento donde se van registrando tanto los avances, como las dudas, y los problemas), es una manera suave (soft) de introducir la planificación en el desorden. No se altera el proceso, pero se reflexiona sobre él.

Dejo aquí el modelo... en espera de que lleguen comentarios.

Saludos. Carlos.