sábado, 28 de junio de 2008

El valor del tiempo

Wed Feb 09 16:29:09 2000
From: "Sancho Ferré, Josep Lluis"


Un experto asesor de empresas en Gestion del Tiempo quiso sorprender a los asistentes a su conferencia. Saco de debajo del escritorio un frasco grande de boca ancha. Lo coloco sobre la mesa, junto a una bandeja con piedras del tamaño de un puno y pregunto: ¿Cuantas piedras piensan que caben en el frasco? Después de que los asistentes hicieran sus conjeturas, empezó a meter piedras hasta que lleno el frasco. Luego pregunto: ¿Esta lleno?.

Todo el mundo lo miró y asintió. Entonces saco de debajo de la mesa un cubo con gravilla. Metió parte de la gravilla en el frasco y lo agitó. Las piedrecillas penetraron por los espacios que dejaban las piedras grandes. El experto sonrió con ironia y repitió: ¿Esta lleno? Esta vez los oyentes dudaron: "Tal vez no". ¿Bien!. Y puso en la mesa un cubo con arena que comenzó a volcar en el frasco. La arena se filtraba en los pequeños recovecos que dejaban las piedras y la grava. "¿Esta lleno?" pregunto de nuevo. "¡No!", exclamaron los asistentes.

"Bien", dijo, y cogió una jarra de agua de un litro que comenzó a verter en el frasco. El frasco aun no rebosaba. "Bueno, ¿que hemos demostrado?", preguntó. Un alumno respondió: "Que no importa lo llena que este tu agenda, si lo intentas, siempre puedes hacer que quepan mas cosas".

"¡No!",concluyó el experto: "lo que esta lección nos enseña es que si no colocas las piedras grandes primero, nunca podrás colocarlas después.

¿Cuales son las grandes piedras en tu vida?. Tus hijos, tus amigos, tus sueños, tu salud, la persona amada. Recuerda, ponlas primero. El resto encontrara su lugar.

(De un curso de gestión empresarial para aprovechar mejor el tiempo.)


Imagínate que existe un Banco que cada mañana acredita en tu cuenta la suma de $86.400. No arrastra el saldo día a día. Cada noche borra cualquier cantidad de tu saldo que no usaste durante el día... ¿Qué harías?...retirar hasta el último centavo, por supuesto!!!

Cada uno de nosotros tiene ese Banco. Su nombre es TIEMPO. Cada mañana, este Banco te acredita 86.400 segundos y cada noche este Banco borra y da como perdida cualquier cantidad de ese crédito que no hayas invertido en un buen propósito. Ese Banco no arrastra saldos, ni permite sobregiros. Cada día te abre una nueva cuenta. Cada noche elimina los saldos del día. Si no usas tus depósitos del día, la pérdida es tuya. No se puede dar marcha atrás. No existen los giros a cuenta del depósito de mañana, debes vivir en el presente con los depósitos de hoy.

Invierte de tal manera que consigas lo mejor en salud, felicidad y éxito. El reloj sigue su marcha. Consigue lo máximo en el día. Para entender el valor de un año, pregúntale a algún estudiante que perdió el año de estudios. Para entender el valor de un mes, pregúntale a una madre que alumbró a un bebé prematuro. Para entender el valor de una semana, pregúntale al editor de un semanario. Para entender el valor de una hora, pregúntale a los amantes que esperan para encontrarse. Para entender el valor de un minuto, pregúntale a una persona que perdió el tren. Para entender el valor de un segundo, pregúntale a una persona que por un segundo evitó un accidente. Para entender el valor de una milésima de segundo, pregúntale a la persona que ganó la medalla de plata en las Olimpiadas.

Recuerda que el tiempo no espera por nadie. Ayer es historia. Mañana es misterio. Es por eso que se le llama presente. El tiempo no espera a nadie. Atesora cada momento que tengas.