sábado, 21 de junio de 2008

Qué piensan los mormones

EL REGRESO A ESPAÑA DE SU PRIMERA TRADICIÓN ESPIRITUAL.

Pocos eventos en Ia historia del mundo han tenido un impacto tan grande como el viaje de Cristóbal Colón. Las consecuencias de su descubrimiento son profundas, tanto en la política o en la economía como en la agricultura. Pero a pesar de los muchos historiadores que reconocen las diversas consecuencias del descubrimiento, pocos han descrito el significado espiritual de este gran acontecimiento.

Esta omisión es interesante, considerando que lo espiritual fue para Colón el factor, quizás, más importante. Aunque él también esperaba beneficios económicos y políticos, siempre tenía una visión de su misión divina. En varias ocasiones, en especial durante momentos dificiles de su vida, oía en su interior una voz que le llamaba a una misión de gran importancia.

Esa convicción profunda de un Ilamamiento divino le movía a seguir luchando, a pesar de más de quince años de frustración, rechazo y burla que repetidas veces sufria.

Pero el sentido de Ilamamiento divino no era la única fuerza espiritual en la vida de Colón. El sintió que su descubrimiento, sea lo que fuere, sería un instrumento para Ilevar la cristiandad a la gente que descubriría. Y hasta veía las riquezas que anhelaba como la forma de costear el cristianizar las demás partes del mundo, incluso Jerusalén y el Oriente (Madariaga, 1984).

Pero con la noticia del descubrimiento, las metas espirituales de Colón cedieron ante la manía de los demás para conse-uir oro, fama o dominación. Aunque está claro que este robo de las riquezas y de las gentes de las Américas no fue inspirado por Dios, sirvió, sin embargo, para fines espirituales. Por una conquista de armas, por ejemplo, la Biblia pudó salir al Nuevo Mundo como la palabra de Dios, como resultado del descubrimiento de Colón.

Pero hay otros grandes resultados espirituales del descubrimiento que apenas empiezan a cumplirse hoy día. Como veremos, a causa del descubrimiento las gentes de ambos lados del Atlántico están finalmente recibiendo una herencia espiritual de gran importancia que antiguamente habían perdido su primera tradición cristiana.

EL CRISTIANISMO EN ESPAÑA Y EN EUROPA.

Para ver lo que están recibiendo los dos pueblos unidos por Colón, veamos primero lo que perdieron. Tanto los europeos como los indios americanos, ya habían tenido, y luego perdido, muchas partes de una herencia cristiana anterior.

EI caso de los europeos es mucho más conocido que el de los indios. El evangelio que predicó Jesucristo se había difundido hasta España, entonces una provincia del imperio romano.

Los primeros discípulos de Cristo que Ilegaron a Hispania lograron pocos conversos al principio. Luego, con la incorporación de su religión al imperio cerca del año 400, hubo grandes cambios y trastornos. EI crecimiento de la iglesia, como fuente del poder cambió totalmente la religión cristiana. En España y en todo el continente, llegó a ser muy diferente de la religión simple que habían predicado los primeros cristianos (como nos muestran los registros más primitivos de éstos en España, tales como las actas del Concilio de Granada cerca del 300 DC o las actas de San Cipriano a los Cristianos en España de 254 DC (Descritos en Villoslada, 1979, Tomo 1).

En la iglesia que establecieron Ios primeros cristianos españoles, por ejemplo, los sacerdotes y obispos trabajaban para sostenerse a si mismos y no recibían ningún dinero de la iglesia. Tenían familias y vivían vidas muy sencillas. Prohibieron el uso de imágenes en las iglesias. Sus ceremonias y ritos eran simples y básicos. EI bautismo, por ejemplo, se hacía por inmersión, en memoria simbólica de la muerte y resurrección de Jesucristo. EI bautismo de los niños era impensable porque este rito para los primeros cristianos se hacía solamente después de que el candidato mostraba una fe profunda y un arrepentimiento firme.

Pero con los grandes eventos que sucederían entre los años 300 y 400 DC, todo eso iba a cambiar. La persecución romana se intensificó. Los romanos destruyeron gran número de las escrituras cristianas. Muchos de los líderes cristianos traicionaron a sus seguidores al entregar las escrituras sagradas para la destruccibn. Otros traicionaron la fe por ofrecer sacrificio a los dioses romanos para evitar persecución y para ganar el favor de los dirigentes romanos. Una gran cantidad de los que rehusaron hacerlo sufrieron la muerte.

Luego, vino la incorporación de la iglesia al imperio romano. La fe simple y la vida no complicada de los sacerdotes cristianos comenzó a cambiár dramáticamente. Los emperadores romanos luego dieron gran riqueza y poder político a los obispos. La prohibición anterior de no tener imágenes pronto cedió a una expresión materialista del cristianismo. Y aunque mucho de la Biblia fue preservado, el uso de las escrituras fue prohibido a los cristianos del pueblo. EI clero poderoso Ilegó a ser el intérprete único de la palabra de Dios.

Esta "caída" de la tradición del cristianismo primitivo fue claramente predicha por los apóstoles de Cristo, Pablo, por ejemplo, dijo:

"Nadie os engañe en ninguna manera, porque no
vendrá (Cristo sin que antes venga la apostasia, y se
manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición "
(véase 2 Tesalonicenses 2:3).

Cipriano, obispo de Cartago, junto con otros 34 obispos, escribieron en el año 254 a los cristianos en España algo muy parecido:

"Lo palabra del Señor y..el testimonio de los após-
toles han predicho que, al decaer el mundo y acer-
carse la venida del anticristo, decaerá el bien y
aumentará el mal y la adversidad".
(véase Villoslada, 1979; pág. 44).

EL CRISTIANISMO DE LAS AMERICAS.

Aunque se ha documentado históricamente esta apostasía en el mundo antiguo, se conoce mucho menos una apostasía del cristianismo entre los antiguos habitantes del nuevo mundo. Igual que los europeos, los antepasados de los indios una vez tuvieron y luego perdieron, muchas de las verdades claras preciosas de Cristo. Los Padres Católicos que acompañaban a los conquistadores españoles hallaron evidencia de esto. Se asombraron en extremo al hallar entre los indios conquistados leyendas que se parecían mucho a las enseñanzas de la Biblia (tales como la creación, el diluvio y el cautiverio de Israel). Estos Padres solamente podían proponer que el diabio había falsificado las enseñanzas cristianas. Como resultado de eso mandaron la destrucción de todas las escrituras indias.

Quizás la leyenda más conocida en las Américas fue la del Gran Dios Blanco y Barbudo (Quetzalcoatl para los aztecas). En todas partes de ambos continentes americanos, los indios pensaban que los conquistadores eran representantes de este Gran Dios Blanco y Barbudo que, según sus leyendas, antiguamente había visìtado a sus antepasados, enseñándoles grandes verdades y prometiéndoles volver.

¿Quién era este ser tan importante de las leyendas indígenas? Para los primeros conquistadores españoles esta leyenda fue un gran misterio. Hoy, sin embargo, se puede decir que Jesucristo era el personaje que comenzó la leyenda. En su forma resucitada, Cristo visitó a grupos de creyentes en el continente americano.

Esta conclusión no se basa solamente en interpretaciones de leyendas. Se basa, por el contrario, en registros o escrituras muy antiguos que tenían los primeros cristianos americanos, registros que fueron grabados en planchas de oro y enterrados.

Mil años antes del descubrimiento. Estas planchas fueron descubiertas en 1824, cuando un joven, ayudado por Dios, pudo hallarlas y traducirIas. Esta traducción hoy día se conoce como el Libro de Mormón.

Este libro describe poderosa, y muy claramente, las enseñanzas cristianas que existían antiguamente en las Américas. Contiene las enseñanzas de sus profetas y un retablo bello de la visita del Cristo resucitado a las Américas.

Es más, describe como 400 años después de su visita, esta gente americana también cambió y rechazó las enseñanzas de Cristo. Como resultado cayeron en un período de gran oscuridad espiritual una caída más oscura que la del viejo mundo.

UNA RESTAURACION A AMBOS PUEBLOS.

Aunque esta gente rechazó a Dios, él no se olvidó de ellos, ni de su pueblo en Europa. La Biblia menciona profecías de los dos pueblos. Y profetiza la salida a la luz de escrituras que les devolverían las enseñanzas antiguamente perdidas. Un profeta del antiguo testamento, Ezequiel, por ejemplo, predice la venida de dos libros sagrados. Uno, el palo de Judá "La Biblia", y el otro el palo de José "El Libro de Mormón".

"Hijo de hombre, toma ahora un palo, y escribe en
él Para Judá, y para los hijos de Israel sus compa-
ñeros. Toma después otro palo, y escribe en él: Pa-
ra José, palo de Efraín, y para toda la casua de Is-
rael sus compañeros".

(Ezequiel 37:16).

El Libro de Mormón es el palo de José. Relata el origen del pueblo cristiano en las Américas. Cuenta que un profeta, descendiente de José, salió de Jerusalén, con su familia, 600 años antes de Cristo. Llevó consigo al continente americano escrituras del Antiguo Testamento. Tenian en esas escrituras predicaciones o profecias de la venida de Cristo. Y con el paso del tiempo, unos profetas entre este pueblo americano enseñaron y escribieron otras enseñanzas de Dios.

Pero Ezequiel no sólo habla de la existencia de otro "palo" (el Libro de Mormón). También profetiza la unión del palo de José con la Biblia (el palo de Judá). Dice así:

"Júntalos luego el uno con el otro, para que sean
uno solo, y serán uno solo en tu mano"

(Ezequiel 37:17).

Según esto, los dos libros eventualmente llegarían a estar juntos, un acontecimiento que requeriría el descubrimiento del pueblo americano y su Iibro de historia y escrituras sagradas, el Libro de Mormón.

Cristo también dijo algo muy parecido hablando a sus apóstoles en Jerusalén:

"También tengo otras ovejas que no son de este re-
dil; aquellas también debo traer, y oirán mi voz"

(Juan l0:l6).

Cristo, en esta escritura, está contando a los de Jerusalén que tenía otras ovejas en otra parte del mundo que él iba a visitar. Luego, en una forma muy parecida a la de Ezequiel, Cristo, en esta escritura, profetiza:

"Y habrá un rebaño y un postor" (Juan 10:16).

Sabemos por el Libro de Mormón que los antiguos cristianos de las Américas en verdad oyeron sú voz. EI Libro de Mormón relata que Cristo apareció en el continente americano. Les enseñó su doctrina en una forma muy clara. Y como la profecía de Cristo en el libro de Juan, estas ovejas y los dél antiguo mundo no se quedarían para siempre aparte. Vendría el tiempo en que los rediles llegarían a ser uno, como un solo pueblo.

LA IMPORTANCIA DEL DESCUBRIMIENTO DE COLON.

Este es el significado principal del viaje de Colón. El iba a comenzar la unión de los restos de dos rediles separados. Y con el tiempo, prepararía la forma para que los dos palos o escrituras pudieran unirse en uno para dar a los dos grupos la herencia perdida en ambos continentes de las cosas claras y preciosas de Cristo.

El Libro de Mormón, igual que la Biblia, contiene profecías tocantes a la unión de los dos pueblos y de sus registros. El primer profeta del Libro de Mormón, Nefi, vio, el descubrimiento 600 años antes de Cristo. Dijo que el Espíritu Santo obraría sobre un hombre al otro lado del oceáno. Profetizó que ese hombre sería guiado a descubrir a los restos del pueblo antes cristiano. A la vez vio el papel importante que tendrían los españoles. Por la conquista, la colonización y la evangelización de los indios, los españoles y otros llevarían la Biblia a los descendientes caídos de este profeta americano.

Este primer profeta americano describe, además, que estos descubridores españoles tomarían un papel principal en la restauración a los dos pueblos de verdades ántiguamente perdidas. Según él, una vez esparcida la Biblia en las Américas, el Libro de Mormón saldría a la luz para restaurar a Ios europeos y a las gentes de las Américas su herencia de las verdades claras y preciosas que ambos grupos habían perdido más o menos al mismo tiempo (400 años después de Cristo). Nefi profetizó diciendo:

"Estos últimos anales que has visto enlre los genti-
les, establecerán la verdad de los primeros, los cua-
les son los de los doce apóstoles del Cordero, y da-
rán a conocer las cosas claras y preciosas que se les
han quitado, y manifestarán a todas las familias,
lenguas y pueblos que el Cordero de Dios es el Hijo
del Eterno Padre, y es el Salvador del mundo; y
que es necesario de que todos vengan a él o no po-
drán ser salvos. "

(I Nefi 13:40).

EI Libro de Mormón, este registro de las enseñanzas cristianas en las Américas, no fue destinado únicamente para las Américas. Fue preparado por Dios para restaurar a la gente de Europa y a la de las Américas las verdades claras y preciosas que una vez ambos pueblos habían tenido. Tras este registro, ambos grupos recibirian su herencia de lá antigua tradición tan clara y preciosa de Jesucristo, el Salvador de todo el mundo. Por el Libro de Mormón, los españoles hoy día están conociendo las mismas verdades que antiguamente enseñaban en España los primeros discípulos de Cristo.

Y tiene una promesa adicional. En el Libro de Mórmón se les promete que el mismo espíritu que obró sobre Colón para embarcarse en su viaje de descubrimiento les ayudará a reconocer su primera tradición de las cosas claras y preciosas. EI último profeta del Libro de Mormón, escribiendo en el año 42l DC, dice:

"Y cuando recibáis estas cosas, quisiera exhortaros
a que preguntáseis a Dios el Eterno Padre, en el nom-
bre de Cristo, si no son verdaderas estas cosas; y si
pedís con un corazón sincero, con verdadera inten-
ción, teniendo fe en Cristo, él os manifestará la
verdad de ellas por el poder del Espíritu Santo; y
por el poder del Espiritu Santo podréis conocer la
verdad de todas las cosas".

(Moroni l0:4,5).

EI viaje de Colón ha tenido consecuencias profundas durante los casi quinientos años después de que embarcara en Palos. Pero ninguna consecuencia tiene más importancia que la restauración de la herencia espiritual a los pueblos en ambos lados del Atlántico. Y por razón de la importancia de hacer saber estas cosas a los que esperan su herencia de cosas claras y preciosas, el Señor promete que ellos podrán reconocer la verdad y la importancia de este registro por el poder del Espíritu Santo. Solamente tienen que examinarlo sinceramente y pedir a Dios el Padre en el nombre de Cristo para saber qué es verdadero.

Hay más de ocho millones de personas en todo el mundo que han puesto a prueba esta promesa y la han hallado fiel. Dios, sí vive hoy día. Y por medio del Espíritu Santo él sigue revelando las cosas claras y preciosas de su Hijo Jesucristo para que todos los pueblos del mundo puedan venir a él.

EI libro de Mormón presenta a la gente de España la forma por la cual pueden conocer de nuevo las verdades claras, preciosas y básicas que una vez se enseñaban en esta tierra. España, desde el viaje de Cristóbal Colón, ha sido un instrumento en traer a la luz, o juntar, a dos rediles de Cristo. Y ahora en esta tierra histórica verán los españoles el cumplimiento de las profecias de Ezequiel y de Cristo de que los dos registros, la Biblia y el Libro de Mormón, vendrán a ser uno en la mano. Sabrán dar una forma muy renovada que Cristo es el hijo de Dios, el Salvador de todo el mundo.

Corsario Azul
mar'97

BIBLIOGRAFIA:

l. MADARIAGA, SALVADOR. "Vida del Muy Magnífico
señor Don Cristóbal Colón." Madrìd, Espasa-Calpe, 1984.

2. VILLOSLADA, RICARDO GARCIA et al. "Historia de
la Iglesia en España". Tomo I. Madrid, Biblioteca de Auto-
res Cristianos, 1979.

PUBLICADO POR:
La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Dias
Misión España-Sevilla
[Casi Nada 12]