domingo, 15 de junio de 2008

Publicación de libros

[Extraído de demalibr.h_]

17. Después de la televisión, la población crece al 1,8% anual (en vez del 0,3% cuando apareción la imprenta -1450-), y la publicación de libros al 2,8% anual (en vez del 1,6% anterior a la tv).

17. Títulos por millón de habitantes:
1450 1950 2000 (estimado)
0,2 100 167

18. La humanidad publica un libro cada medio minuto.

20. Los libros son tan baratos que pueden publicarse sin anuncios, para unos cuantos miles de interesados, a diferencia de la prensa, la radio y la televisión. Basta reunir 3.000 lectores dispuestos a pagar unos cuantos dias de salario mínimo, para financiar casi cualquier libro.

21. ...la economía del libro, a diferencia de la economía del diario, el cine, la televisión, es viable en pequeña escala. El umbral económico, los requisitos mínimos para entrar al mercado, son muy bajos en el caso del libro, lo cual favorece la proliferación de títulos y editoriales, la multitud de iniciativas diversas y dispersas, la riqueza cultural.

22. ...la mayor parte de los títulos publicados en los países ricos no vende más que unos cuantos miles de ejemplares, como en el resto del mundo.

22. La verdadera superioridad editorial de los países ricos está en que pueden reunir con mayor facilidad unos cuantos millares de compradores dispuestos a pagar treinta dólares (o mucho más) por un libro de interés muy limitado. Está en que publican diez veces más títulos por millón de habitantes que los demás países (513 contra 55 en 1991), porque pueden darse el lujo de editar una infinita variedad de títulos de bajos tirajes.

(...)

76. Los libros ruedan al azar. Es un milagro que estén ahí, en el momento. Un milagro que no se puede exigir, sino aprovechar comprando en el momento.

79. Un libro perdido en un océano de libros está perdido sin esperanza alguna. ¿Quién va a fletar una costosa expedición para localizarlo y rescatarlo? Los investigadores saben que muchas veces cuesta menos repetir un experimento, un estudio, un cálculo ya hecho, que meterse en el trabajo de localizar dónde quedó o donde se publicó o quién lo tiene. Informarse de la información disponible (dónde está, de qué se trata, cómo se consigue) puede costar más, lo mismo o menos que la información buscada.

Gabriel Zaid
Los demasiados libros
Anagrama. Colección Argumentos.
Bcn -1996