martes, 3 de junio de 2008

Iniciativas curiosas

La Vanguardia. 1-feb-97
Mándeme un dólar
Rafael Clemente

A veces, en Internet se encuentran iniciativas que pueden considerarse verdaderamente geniales, como, por ejemplo, la que puede verse en http://tt.net/send-me-a-dollar. Su autor es un caballero de Los Ángeles que, con muy buen sentido, sólo da como referencias su dirección electrónica y un apartado de Correos. El título lo dice todo. Se trata, simplemente, de que todo visitante de esta página envíe a su autor un dólar. Y ya está. Así de sencillo. A cambio de tan modesta contribución tendrá la íntima satisfacción de ver crecer un gráfico de barras que indica, un día tras otro sin fallar uno, la suma de dinero acumulada.

Tal como dice el mismo autor de la idea, "¿Quién sabe?... Podría funcionar". Por ahora, al menos, ya ha amortizado los costes de la página. En menos de un mes de operación ha reunido un total de 120.25 dólares (los 25 centavos son la aportación de un anónimo que los encontró en su sofá). En un alarde de optimismo, nuestro hombre ha previsto que la escala del gráfico de barras alcance hasta el cuarto de millón de dólares.

Pero esta página no se queda aquí, sino que ofrece algo más. Quien aporte un donativo está autorizado a colocar un mensaje, breve, eso sía, en el tablón de anuncios. Y ahí radica el secreto del éxito. Por veinticinco duros uno puede dejar ahí la huella de su paso, desde un grafito electrónico hasta un enlace en su propia página. Si el "send-me-a-dollar" se hace verdaderamente popular, puede convertirse en un efectivo escaparate publicitario.

El tablón de anuncios ahora mismo rebosa de comentarios que no disimulan cierta envidia, con frases de este estilo: "No puedo creer que esté haciendo esto. Aquí te mando tu dolar", "Qué idea más estúpida; ojalá se me hubiera ocurrido a mí", "No sé quién está más loco de los dos, si tú por pedir un dolar o yo por enviarlo", "De acuerdo. Pi camos. Aquí están nuestros dos dólares"...

Pero también hay cibernautas más prácticos que envían a su ingenioso colega puros mensajes comerciales: "El dolar mejor gastado en publicidad - Discos Restless", o el de quienes colocan anuncios de improvisadas ventas al estilo de "todo a cien", cotizaciones actualizadas de moneda "¿cuántas rupias indias hacen un dolar?". Incluso hay un niño que tiene tan sólo 12 años que sugiere lo siguiente: "Si todos los americanos pican, te enviarán 250 millones de dólares. ¿Por qué no me mandas tú 50, por favor?". A eso se le llama coger las oportunidades al vuelo.