viernes, 6 de junio de 2008

Salvando gansos

El rey de los gansos
Por JOSE NUÑEZ
Nueva, 1998
7/6/1998

Christian Moullec fue adoptado por los pichones como su madre. Mas adelante aprendió a volar en un ultraliviano para guiar a la bandada en su vuelo migratorio.

Cruzada ecologica

Un meteorologo francés guió a una bandada en su migración invernal para protegerla del ataque de los cazadores.

Sucedió a principios de diciembre pasado en Francia. El viaje de seiscientos kilometros, desde el borde sur del Macizo Central hasta su santuario invernal, en la llanura pantanosa de la Grande-Brire (Bretaña), se llevó a cabo sin problemas. Los doce gansos completaron el trayecto en ocho dias y quienes los vieron pasar notaron una sola cosa rara: en el centro de la bandada volaba un extraño personaje en un ultraliviano.

Se trata de Christian Moullec, un meteorologo de treinta y cinco años, que es un apasionado defensor de las aves. Moullec se decidió a volar con los gansos para asegurarse de que ningun cazador les disparara. Su actitud protectora es el ultimo paso de un extraordinario experimento que empezo cuando Christian presencio el nacimiento de un grupo de pichones. "Yo fui la primera criatura que vieron estos gansos cuenta el meteorologo- y por eso ellos me adoptaron como su madre." Este fenomeno ya habia sido descubierto por el celebre etologo austriaco Konrad Lorenz (1903-1989), quien estudio la conducta social de las aves.

Su émulo frances, por su parte, fortaleció el vinculo maternal a medida que los gansos crecian: Moullec los alimentaba, se bañaba y dormía con ellos. Incluso los ayudo a aprender a volar. "Claro que para hacer esto ultimo -recuerda- primero tuve que aprender a volar yo."

A falta de alas, se las arreglo muy bien con un ultraliviano. Cuando llego la hora de la migración invernal, Christian ya estaba lo suficientemente canchero como para guiar a sus "hijos" lejos de los lugares donde podia haber cazadores acechandolos. "Aunque los gansos vuelan mucho mejor que yo -dice-, siempre esperaban a que encendiera el motor de mi aparato."

El exito de su experimento ha entusiasmado tanto a Moullec que piensa ensayarlo con otro tipo de aves. "En Francia se entrecruzan distintas rutas migratorias de Europa -explica-. Por aqui pasan especies venidas
del Reino Unido, Escandinavia y Holanda. Sin embargo los cazadores les disparan sin ningun escrupulo. Hay que hacer algo para protegerlas."