miércoles, 4 de junio de 2008

Informe Veritas

INTERIOR ENCARGO EL "INFORME VERITAS"

Fue coordinado por Enrique de Federico, comisario de Policia Judicial. Destituidos tres policias tras la investigación a jueces y políticos del PP Manuel Cerdan.Antonio Ruibo
El Mundo 4-mayo-95
Madrid.

[fragmentos]

...confirma que Interior elaboró durante 1994 y 19954 un informe secreto en el que figuran datos sobre la vida privada de jueces, políticos de la oposición, periodistas y empresarios. Este dossier, que recibió el nombre clave de "Veritas" fue elaborado por agentes de la Comisaría de Policia Judicial, con el visto bueno del propio Olivares [el Dir de la Policia, Angel Olivares]

El director de la Policía ha querido zanjar el escándalo de la utilización de fondos del Estado para investigar la intimidad de personas como Baltasar GArzón, Luis Ramallo, Javier de la Rosa, Luis del Olmo y varios periodistas de El Mundo, depurando a tres simples funcionarios estatales: Ramón Lillo, Enrique García Castaño y José Villarejo.

(...)de las pesquisas policiales siempre estuvieron informados, tal como recoge el propio informe, Enrique de Federico, jefe de la Comisaría General de Policia Judicial, el director de la Policía, Angel Olivares, y el subdirector, Miguel Angel Alonso.

INFORME SECRETO.- El Mundo publicó el 16 de febrero pasado que "un grupo especial de la Policía ha investigado al juez Garzón y a funcionarios del Interior". Tambien desvelaba la existencia de un informe secreto en el que la Policía aseguraba que "Garzón tenía relaciones con miembros de una organización de narcotraficantes" y "había participado en orgías con mujeres". Parte de este informe fue remitido al Juzgado de Instrucción n? 46 de Madrid que abrió las diligencias 7214.

Tras las denuncias de este periódico, la Dirección de la Policía difundió una nota informativa negando la existencia del dossier secreto sobre Garzón y sus colaboradores policiales. Ayer, el director de la Policía manifestó que el cambio de destino de los inspectores se debía, exclusivamente a razones profesionales: "Son puestos de libre designación, por lo que el Ministerio ha creído más conveniente comunicarles un nuevo destino".

El operativo de seguimiento y control sobre Garzón y algunos de sus colaboradores, acusados de colaborar con redes de narcotráfico, se puso en marcha a mediados de septiembre de 1994, antes de que estallara el "caso GAL". En él, participaron 20 inspectgores, coordinados por el comisario de Barcelona, Carlos Rubio. Los policias fueron trasladados a Madrid desde la Ciudad Condal y Zaragoza para evitar filtraciones. De Federico, contrariamente a lo previsto en las ordenanzas policiales, no utilizó a la Brigada de Régimen Interno, la encargada de investigar estos temas.

Castaño, que estaba destinado a la Comisaría General de Información y colaboraba estrechamente con Garzón, fue investigado por este grupo especial de policias por haber participado en la detención del sirio Monzer Al Kassar.

El propio comisario Rubio se entrevistó en persona en el hotel Novotel con el arrepentido del "caso Al Kassar", Abu Siad, para que le facilitara información sobre el entorno de Garzón. El Mundo tiene en su poder una nota manuscrita de Rubio que entregó al arrepentido con un número de teléfono y extensión de las dependencias de Canillas.

Fuentes policiales han mostrado a El Mundo su extrañeza por el traslado de los tres policías a distintas comisarías de Madrid, ya que no existen razones objetivas para este castigo. Además, los agentes Lillo y Castaño aparecen en el "Informe Veritas" como perjudicados. De lillo se dice que había participado en una maniobra para que se produjera un acercamiento entre Al Kassar y el Ministerio del Interior. De Castaño, se afirma que pertenecía a una organización que se dedicaba a corromper a políticos y jueces.

(...)